arrow

Vivacious Lady (1938)

6,3
306
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
El profesor universitario Peter Morgan (James Stewart) se encuentra a su primo Keith (James Ellison) totalmente ebrio en un night club, por lo que tiene que avisar a su madre. Durante la espera, Peter ve cantar a Francey (Ginger Rogers) y, automáticamente, se queda prendado de ella. De forma impulsiva Peter y Francey se casan y cogen un tren para ir a ver al padre de él. Pero Peter teme la reacción de su conservadora familia y convencerá a su primo para que se haga pasar por la pareja de Francey. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Vivacious Lady
Duración
90 min.
Guion
P.J. Wolfson, Ernest Pagano (Historia: I.A.R. Wylie)
Música
Roy Webb
Fotografía
Robert De Grasse (B&W)
Productora
RKO Radio Pictures
Género
Romance Comedia Comedia romántica
7
Cuando era pecado y repudiable ser una corista
Una corista ha sido siempre respetable cuando canta óperas o zarzuelas en salas destinadas a conciertos. Pero, cuando se es corista de espectáculos musicales, donde se canta y se baila exhibiendo en coreografías parte de la anatomía, ha sido visto como algo de dudosa moral y lo rechaza de plano aquella gente que se considera de muy buenas costumbres. Las chicas que hacen parte de estos espectáculos, que tanto éxito tienen en EEUU, en Francia y otros países, son repudiadas por muchas personas de la alta sociedad que, indiscriminadamente, las echan a todas en el mismo costal. Pero, como suele suceder, generalizar es no saber ver.

Hay muchos escritores y directores de cine que han tratado a algunas de estas chicas personalmente y, convencidos de la, con frecuencia, inmerecida discriminación que la sociedad ha sostenido con ellas, han hecho numerosas películas donde las reivindican y muestran las apreciables personalidades que pueden encontrarse en algunos casos. Títulos como “La trampa amorosa”, “Las chicas del coro”… o “ARDID FEMENINO”, ven con ojos limpios a estas muchachas y escudriñan (o trazan) historias que las reflejan como verdaderas heroínas o, cuando menos, como chicas dignas de quererlas para siempre.

Francey Brent, también canta y baila en una sala de espectáculos y allí conoce al profesor Peter Morgan Jr., el hijo del rector de una universidad y aspirante a heredero del cargo. El flechazo es instantáneo y, ¡sí señor! al día siguiente ya están casados… olvidándose Peter de que ya estaba comprometido con otra atractiva chica llamada Helen. ¿Cómo volver a casa para contárselo a papá?, ¿Cómo asumirán que un profesor universitario se haya casado con una corista de las que levantan las piernas?, ¿Qué sentirá Helen al saberse traicionada?

George Stevens logra una jocosa comedia con algunos momentos para carcajadas (la pelea entre Francey y Helen, el baile con la suegra…y sobre todo la escena con el camarero del tren). Otros para sentirse tocado por el romanticismo (el primer beso entre Francey y Peter) y en general, un ambiente amable y con contradicciones debidamente resueltas, hacen que pasemos un buen rato al lado de la pícara Ginger Rogers, el enamoradísimo James Stewart, y los simpáticos suegros Charles Coburn y Beulah Bondi. Pero, las mayores palmas se las concedo, en esta ocasión, al veteranísimo Willie Best, por esa estupenda escena donde atiende con rigor a Francey y a su suegra.

Título para Latinoamérica: “QUE NO LO SEPA PAPÁ”
[Leer más +]
6 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
El profesor y la cantante
Un joven profesor universitario se casa súbitamente con la cantante de un club nocturno, sin pensar cómo se lo explicará a su conservadora familia.

Comedia romántica producida y dirigida por George Stevens para la RKO, con el matrimonio protagonista interpretado por James Stewart y Gingers Rogers, a los que secundan unos geniales Charles Coburn y Beulah Bondi como los padres de él. Entre silbido y silbido de los personajes -que salpimientan todo el metraje- asistiremos a numerosas situaciones de enredo que derivan en graciosísimos gags. El guión proviene de un relato corto de I.A.R. Wylie.



"Recuerda que un mal comienzo significa un final feliz."
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil