arrow

Gigante (1956)

Gigante
Trailer
7,4
24.145
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
El joven terrateniente Jordan 'Bick' Benedict (Rock Hudson) llega a su inmenso rancho de Texas con su flamante esposa Leslie (Elizabeth Taylor), una rica y bella muchacha del Este. No tardan mucho en descubrir que pertenecen a mundos radicalmente opuestos y que los separa un abismo. Jett Rink (James Dean), un joven y arrogante empleado de los Benedict, tiene la suerte de encontrar petróleo en unas tierras que le ha dejado en su testamento Luz, la hermana de Jordan; pero, a pesar de su inmensa fortuna, no consigue lo que realmente le importa. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Giant
Duración
201 min.
Guion
Ivan Moffat, Fred Guiol (Novela: Edna Ferber)
Música
Dimitri Tiomkin
Fotografía
William Mellor
Productora
Warner Bros. Pictures
Género
Drama Romance Cine épico Racismo Melodrama Vida rural (Norteamérica) Familia Amistad
Grupos  Novedad
Adaptaciones de Edna Ferber
"Stevens se rodeó de lo mejorcito del star system del Hollywood del momento para dar forma a este conocidísimo melodrama. Interesante pero larguísimo filme"
[Diario El País]
9
"Nunca me pareciste más grande que cuando te vi tirado bajo una pila de platos sucios en aquella cafetería"
Esta gran superproducción, que reúne a grandes astros de la pantalla de los años 50, es muy digna de admiración por muchos aspectos.
La trama gira en torno a un terrateniente, Jordan Benedict II, que posee un gran rancho de ganado en Texas. Es un hombre orgulloso, obstinado y de ideas anticuadas, que se ha criado interiorizando fuertes prejuicios: que las personas valen más cuanto más rango tengan, que los indios y los mejicanos son la peste... Está empeñado en planificar su vida y la de los que le rodean según su esquema ideal de unidad familiar en la que su esposa debe ser el ejemplo perfecto de mujer sumisa, los hijos varones están destinados a dirigir el rancho y las hijas han de casarse con buenos partidos. Pero las cosas no van a salir como él las ha planeado. La vida le irá dando grandes lecciones de humildad, mientras él no tendrá más remedio que ir aceptando los cambios y las decisiones que sus hijos irán tomando por sí mismos.
James Dean introduce el elemento del hombre envidioso, que anhela todo lo que el patrón tiene: una esposa bella e inteligente, un gran rancho, prestigio social... Cuando él hereda un trozo de tierra y se descubre petróleo en la zona, este pequeño granjero se transforma en un hombre inmensamente rico que creerá poder obtener lo que desea gracias a su poder recientemente adquirido.
Mientras vemos los avatares de dos generaciones de Benedict y comienza a existir la tercera generación, la trama nos va conduciendo por la evolución de los personajes y analiza en profundidad asuntos como el ciego orgullo por el renombre de un apellido ilustre, los prejuicios contra otras razas, el precio que hay que pagar por aceptar el progreso y el cambio, el vacío de la soledad, que no puede paliar ni siquiera un montón de dinero...
Hermosa película de gran calidad en todos los apartados: actuaciones, fotografía, banda sonora... El único apartado que encuentro más deficiente es el maquillaje: no resulta muy convincente el "envejecimiento" de algunos personajes. Aún así, la película posee una gran belleza visual.
A destacar las magnífica interpretaciones del dúo principal: Rock Hudson-Liz Taylor. Estupendos, con actuaciones llenas de matices y de química.
[Leer más +]
39 de 44 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Ni mitos ni patrañas, parece que no siempre son falsos...
Tras ver "Gigante", no me queda más regustillo que ese, ver como James Dean realizaba un papel de inconmensurable talento y daba una excelente réplica tanto a una comedida Taylor como a un serio Rock Hudson.
Yo ya pensaba que esto de los mitos se resumía a la etiqueta que algún infame crítico de la epoca (o posterior, nunca se sabe cuando y de donde saldrán estos capullos) le endilgó a un film/actor, como han hecho y seguirán haciendo con muchos, sin embargo y tras ver la primera interpretación que tengo el placer de observar del ya mítico (valga la redundancia) James Dean, pues parece ser que este se ganó la etiqueta por algo más además de por fallecer a una temprana edad en un desgraciado accidente. Y me alegra que por una vez no encumbrasen algo por cualquier chorradilla, coño.

En cuanto al film en sí, creo que se podría resumir en una virtud excelente que le da un tremendo carácter y absorve al espectador del primer al último minuto: Atrapante, pues George Stevens encauza su historia otorgando en todo momento el ritmo adecuado y engrosando o reduciendo los minutos dedicados a cada secuencia con un pulso magnífico. Se podría decir así que, la labor de Stevens ante una historia que pudiera haber resultado todo un muermazo, es fantástica, por saber ofrecer además de eso, una ambientación de lujo y unas características en cada instante a la cinta que le vienen de auténtica fábula.

Entre todo, en "Gigante" y durante sus más de tres horas de duración, tenemos la ocasión de ver el desmembramiento por momentos de una familia o como la codicia y el poder corrompen al más sencillo, entre muchas otras cosas. Y todo, arrancando desde esa pequeña parcela que hereda Dean y en la cual deposita todo su sentir, haciendo de ella un claro ejemplo del triunfo de la voluntad sobre todo lo demás, del esfuerzo y la dedicación que siempre terminan por dar frutos y otorgar un camino hacía una mayor satisfacción. Lo malo, como ya apunté, es que todo ello conlleva a los peores caminos, como los de la soberbia y la codicia, y así cualquiera puede terminar sus días desamparado, como un lobo solitario.

También me encanta la forma de tratar los tabúes que poseía aquella sociedad observados desde el punto de vista de Stevens, que le da la vía adecuada e, incluso, se antepone a algunos de ellos mediante el protagonismo de Hudson en la historia y muchas de sus reacciones, aunque él también tuviese defectos similares. Pero la cuestión no es esa, sino que cualquiera, por carencias que posea, puede anteponerse a otras de la misma índole y demostrar que no sólo están el blanco y el negro, y todo ello queda retratado aquí formidable e impecablemente.
[Leer más +]
42 de 54 usuarios han encontrado esta crítica útil