arrow

Padre e hijo (1984)

5,8
657
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Harry, un hombre viudo que trabaja en la construcción, está pasando malos momentos por motivos de salud. Cuando, de manera involuntaria, casi mata a un compañero, decide buscar un nuevo trabajo. Tiene un hijo adolescente, un tanto irresponsable, que no entiende el malhumor de su padre, sobre todo, cuando le aconseja que busque trabajo. Además, el chico sueña con ser escritor, pero sólo se lo confía a su amiga Katy. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Harry and Son (Harry & Son)
Duración
117 min.
Guion
Ronald L. Buck, Paul Newman
Música
Henry Mancini
Fotografía
Donald McAlpine
Productora
Orion Pictures
Género
Drama Familia
"Diferencias generacionales se dan cita en este filme que, al parecer, tiene bastante de autobiográfico. Newman no convence en el papel de viejo padre, aunque sí pesenta detalles de calidad"
[Diario El País]
8
HOWARD y padre
¡Qué bien dirigía Paul Newman en general y con qué sensibilidad! Verle en esta película lo atestigua y suma otro buen papel dentro de su trayectoria: el de un padre malhumorado que, después de enviudar, tiene que vérselas con un hijo, llamémosle ‘bohemio’ y con madera de escritor, dentro de una familia que más bien se dedica al desguace o a repuestos… Rara avis en definitiva que encima se levanta a la hora que le da la gana y/o deja sin cervezas la nevera de su prócer (y es que muchos son así, los hijos, me refiero).

No parece ser gran cosa y sin embargo lo es tal como está explicada, con precisión, naturalidad y sin grandes aspavientos. Contribuyen a su clímax una Ellen Barkin muy jovencita y embarazada, Morgan Freeman casi irreconocible sin ni siquiera una cana y una pseudohippie, Joanne Woodward (esposa de Newman en la vida real), que salpica la pantalla de libertad y buen rollo. La música de Henry Mancini es la guinda del relato.
[Leer más +]
9 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Hijo modelo
Aparte de lo buen actor que era Paul Newman, hay que reconocer lo bien que sabía hacer películas. Un hombre excepcional. Además, se nota que era una persona preocupada y de fuertes sentimientos por los jóvenes y por los niños y esto se palpa en Harry e hijo y, también por ejemplo, en la de El efecto de los rayos gamma… Una película inolvidable. En ambas el protagonismo está en un hijo o en una hija y en ambas la ternura, el dolor y el amor está presente de una forma efectiva y sin exageraciones tremebundas.

Es para quedarse asombrado de la suerte que tiene Harry con un hijo como el que tiene. Viudo de dos años, la vida no le ha sonreído pero con ese hijo puede darse con un canto en los dientes porque ya lo quisiera para sí cualquier padre que disfrute con el cariño de su familia. Personalmente, parece una exageración de hijo, de generosidad, un muchacho que es una bella persona, un hijo modelo, cuando en la realidad tantas familias se destrozan a la mínima y para siempre por egoísmos y por envidias y padres que no vuelven a ver a su hijo por una discusión…
Parece casi increíble que un muchacho tenga esa alegría a esa edad y sepa dar tanto cariño a un padre amargado.

El padre sabe que el mundo que le espera a su hijo está lleno de hijos de puta, ladrones y sinvergüenzas y se desespera porque ve que no va a saber enfrentarse a la realidad y se le adivina derrotado … Pero la ternura de Paul Newman nos garantiza una más que agradable película.
Sinceramente, por un lado parece algo exagerada, forzada, pero por otro lado lo que cuenta te parece verídico, real, porque supongo que no sólo en las películas, sino que en algún lado de este superpoblado mundo habrá algún muchacho de su edad que en vez de estar de botellón y haciendo el ganso esté ayudando a una buena muchacha a salir adelante con el niño que otro le hizo.
[Leer más +]
6 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil