arrow

The Nevadan (1950)

5,5
81
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
El comisario Barkley tiene la misión de capturar a Tom Tanner, un peligroso forajido que ha escondido un botín de doscientos mil dólares en lingotes de oro. Para ello se hace pasar por prisionero. Pero todo se complica cuando Galt, un rico y avaricioso ranchero, decide buscar por su cuenta el suculento botín. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Nevadan
Duración
81 min.
Guion
George W. George, George F. Slavin, Rowland Brown
Música
Arthur Morton
Fotografía
Charles Lawton Jr.
Productora
Columbia Pictures Corporation
Género
Western
6
Tras el botín oculto
Western del siempre correcto Gordon Douglas que transcurre por los caminos previsibles pero que esto, a veces, es una garantía; lo que pasa es que sabes que tampoco el film va a deslumbrar.

Un correcto desarrollo de la historia, una guapa Dorothy Malone, de simpática capataz y única mujer del rodaje si obviamos a la recepcionista del hostal mejicano, que por lo visto hubo un tiempo que no la llamaban mamá; George Macready, que por lo que sea es el personaje siempre siniestro del cine negro, que da el pego, todo lo contrario que Randolph Scott, con su clásica estampa pétrea que es el paradigma de la honradez.

Si alguna vez das con esta película será una casualidad pero no creo que sea un tropiezo.
[Leer más +]
5 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
La bien entendida serie B
Puede parecer obvio, pero no está de más insistir en ello, que el western no se limita en modo alguno a las cumbres artísticas de los grandes maestros del género (Walsh, Ford, Hawks, Mann). Fue precisamente el western de serie B, la auténtica base del género en el soporte continuo durante la década de los 40 y 50 frente al empuje de la televisión. Este western de Gordon Douglas, ni siquiera es el mejor de su filmografía (Rio Conchos, Chuka, en mi opinión son superiores), pero merece un análisis por ser ameno y respetuoso en sus constantes pese a su escaso presupuesto, regateado metraje y no muy elevadas aspiraciones artísticas. Desde una perspectiva histórica el western es el género americano por excelencia, sus logros estéticos plantean las bases icónicas y temáticas que arrancan desde la Historia y la Leyenda pretérita norteamericana, aquí se muestra la influencia de la condición humana, la ambición, la traición, la lealtad y el amor en medio de la plasticidad de un territorio físico que influye en los personajes y su evolución moral.

“The Nevadan” es un western poco conocido, narrado de una forma un tanto especial pues sus autenticas estrellas si puede denominarse así en un film barato, aparecen realmente una vez que ha avanzado su trama. Con el siempre eficaz pero inexpresivo Randolph Scott, famoso por su rostro pétreo en una serie de westerns B durante los años 50 para De Toth o Boetticher, y la bella y joven entonces, Dorothy Malone que estaba en periodo de ascensión al estrellato. Aunque Douglas como cineasta aportó poco como estilo personal al western, destacando su indefinición tipológica, si que goza de una acertada óptica puntual en relación al sistema de producción, en el más puro estilo artesano de realizar dignamente su trabajo. Parece claro que su talento era más instintivo que premeditado. En esta ocasión, su trama es muy esquemática y con pocas aristas, su narrativa es sobria y concisa, su puesta en escena es lacónica y su fotografía es terrosa y difuminada como la ambigüedad moral de algunos de sus protagonistas.

La cámara busca siempre encuadres de paisajes escarpados y montañas nevadas, todo ello para destacar su trama de huida y persecución, de refugio y estrategia para cazar al delincuente que ha robado y escondido el oro. Tampoco falta el ambicioso terrateniente (George MaCready) que bajo la apariencia de ciudadano ejemplar esconde su ladino comportamiento. Hasta el sheriff de Twin Forks, como secundario mantiene un cierto tono jocoso al no dedicarse exclusivamente a salvaguardar la ley, también realiza trabajos de prótesis dentales por las excesivas peleas en las que sus ciudadanos pierden algún que otro diente. Un western nada despreciable y por descubrir en el que el duro Randolph Scott, guarda el misterio de su personaje hasta bien avanzada la historia, en una especie de doble papel para el desarrollo del film.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil