arrow

La última locura de Mel Brooks (1976)

La última locura de Mel Brooks
Trailer
6,1
1.116
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Homenaje satírico al cine mudo norteamericano, en el que grandes estrellas como Paul Newman o Burt Reynolds se autoparodian. Mel Brooks interpreta a un director que propone lo que él considera una idea fantástica: hacer una película muda. Está convencido de que su original idea evitará la desaparición de los estudios de cine para los que trabaja. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Silent Movie
Duración
87 min.
Guion
Mel Brooks, Ron Clark, Rudy De Luca, Barry Levinson (Historia: Ron Clark)
Música
John Morris
Fotografía
Paul Lohmann
Productora
Crossbow Productions
Género
Comedia Cine mudo Cine dentro del cine Parodia
7
Homenaje al cine clásico mudo
Homenaje al cine clásico mudo, del célebre humorista Mel Brooks, que dirige y protagoniza el filme.

Tras haber conocido la gloria y el exito, un director de cine, Mel Funn (Mel Brooks) ve cómo su carrera se viene abajo por culpa del alcohol. En un momento de reflexión, decide volver a dirigir un film.

Con mucha astucia consigue venderle el guion de una película a la productora de cine independiente, Películas Grandiosas. Se trata de hacer un film cómico, pero mudo, interpretado por las más cotizadas estrellas del momento.

La productora accede siempre y cuando ellos consigan tener actores de cine de primera fila, por lo que empiezan a reclutarlos de las maneras más inverosímiles.

Los actores que los productores del film reclutan están interpretados por grandes estrellas como Burt Reynolds, James Caan, Liza Minelli, Anne Bancroft, Marcel Marceau y Paul Newman.

La película tuvo un presupuesto $4,4 millones y generó por venta de taquillas la cantidad de $36,1 millones en EEUU solamente, más $21,2 millones por la venta de alquiler en los videoclubes, además recibió cuatro nominaciones a los “Golden Globes” por mejor película de comedia, mejor actor de comedia: Mel Brooks, mejor actor de reparto de comedia: Marty Feldman y mejor actriz de reparto de comedia: Bernadette Peters.
[Leer más +]
8 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
RISAS SONORAS
“Silent Movie” se trata de una comedia muy original, de lo mejor de Brooks, que había triunfado en parodias originales como son “Sillas de Montar Calientes” (Blazing Saddles, 1974) y “El Jovencito Frankenstein” (Young Frankenstein, 1974), donde flirteaba con el cine del oeste y el de terror respectivamente. En “Máxima Ansiedad” (High Anxiety, 1977) nos ofrecería una inusual referencia a Hitchcock o ésa encarnizada afluencia de “gags” fáciles contra el “merchandising” que representó “La Loca Historia de las Galaxias” (Spaceballs, 1987) o metiéndose con el horterismo precedido a la oleada de films de moda de los noventa parodiando al arquero de Sherwood en “Las Locas, Locas Aventuras de Robin Hood” (Robin Hood, Men in Tights, 1993) o de nuevo con el terror vampírico renovado de Francis Ford Coppola al reclutar Leslie Nielsen en “Drácula, un muerto muy contento y feliz” (Dracula, Dead and Loving It, 1995), a cuales más pobres y desgastadas con demasiado humor de sal gruesa y desprovistas de esa inteligencia .

Brooks sabía muy bien lo que hacía al saber moverse con la parodia tocando los géneros que tanto habían dejado generar clásicos indiscutibles del Séptimo Arte, desde la época dorada del Hollywood de la Universal Pictures o la incansable oleada de “westerns” manufacturados por maestros como Howard Hawks y John Ford, aunque después su carrera se resentiría con filmes más absurdos y aburridos. Pero en ese momento de inventiva y genialidad tan propia de su humor sátiro y apto para todos los públicos removió ideas hasta dar con el clavo; parodiar las películas mudas a modo de film mudo y que intentaba dar un toque de atención a la oleada de films comerciales tipo “Tiburón” (Jaws, 1975) que estremecían más por su surround y reclamo comercial con sabor a palomitas y coca-cola.

El director neoyorkino convocó a unos cuantos actores para que se interpretaran a sí mismos, algunos de los cuales estaban disfrutando de los mayores momentos de gloria de su carrera, en el caso de Liza Minnelli, Burt Reynolds, Anne Bancroft y James Caan. U otros más consolidados como Paul Newman. Mención especial al mimo Marcel Marceau escenificando, para mí, uno de los mejores gags de la historia del cine, tal y como lo entendemos. Su número de contra el viento es finalizado con un rotundo “no”, la única palabra que suena en la película aparte del amenizado soundtrack que anima a un Mel Funn (el propio Brooks) y sus colaboradores Marty Eggs (bajo la mirada penentrante de Marty Feldman) y Dom Bell (Dom De Luise) en su intento de ser innovadores en los tiempos modernos de la Industria y poder alcanzar el sueño de realizar un film mudo. Pero una absorbente corporación se los intentará impedir mandándoles una lasciva cabaretera (Bernardette Peters) para así arrebatarles sus intenciones y arruinarles la carrera. “Silent Movie” es, por encima de todo lo que pueda representar como comedia al uso, una mordaz súplica al regreso del cine clásico.
[Leer más +]
6 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil