arrow

White Heat (1949)

White Heat
Trailer
8,1
10.250
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Después de asaltar un tren que transportaba 300.000 dólares y asesinar a los maquinistas, Cody Jarret y su banda huyen con el dinero, pero son perseguidos por agentes federales que sospechan que Cody es el autor del robo. Una vez preparada una coartada perfecta, Cody se entrega a la policía y es condenado sólo a dos años de prisión; sin embargo, los agentes del Tesoro, convencidos de que fue el cerebro del asalto, le tienden una trampa. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
White Heat
Duración
114 min.
Guion
Ivan Goff, Ben Roberts (Historia: Virginia Kellogg)
Música
Max Steiner
Fotografía
Sid Hickox (B&W)
Productora
Warner Bros. Pictures
Género
Cine negro Drama carcelario Crimen
"Cagney vuelve a demostrar sus innatas dotes de gran actor en esta vibrante entrega de intriga que supuso uno de los films más violentos del mítico Walsh (...) Llena de fuerza y energía, una de las cumbres del género"
[Diario El País]
9
Arthur Cody Jarret
James Cagney vuelve al cine negro y a las películas de gángsters, tras siete años de ausencia para evitar su identificación como actor con este tipo de personajes.

Narra la historia de Arthur "Cody" Jarret, un criminal psicópata, que padece una enfermiza fijación por su madre, Ma Jarret (Margaret Wycherly), que le colma de halagos, le anima en los momentos de abatimiento y le domina tiranicamente. El protagonista padece, además, ataques de epilepsia y vive obsesionado por la posibilidad de acabar loco como su padre y su hermano. El médico de la prisión le diagnostica locura con tendencias criminales y asesinas, por lo que recomienda su internamiento en un manicomio. Bajo la tutela de la madre, dirige una banda de facinerosos que obtienen dinero en atracos a mano armada con múltiples asesinatos. La película alcanza unos niveles elevados de violencia: ésta se ve y, sobre todo, se palpa en el clima que envuelve las escenas más duras.

La magnífica interpretación de James Cagney, posiblemente la mejor de su carrera, le valió una acogida apoteósica, no igualada posteriormente. El conjunto de secundarios, incluída Verna (Virginia Mayo), dan a Cagney la réplica adecuada. La fotografía luce un magnífico juego de luces y sombras, blancos y negros intensos, todos los grises, transparencias y brillos (los pendientes, las pulseras, el vestido satinado de Verna, etc.). En una secuencia memorable un foco ilumina intensamente la escena hasta llenar de luz la pantalla. Presta atención a detalles significativos: las ruedas del tren en marcha, la cinta que identifica el coche de la madre, etc. Incluye algunos travellings sorprendentes, como los realizados a gran velocidad en movimientos de giro similares a los de unos coches que huyen. La música de Max Steiner, solemne y wagneriana, incluye contrabajos, instrumentos de cuerda y trompetas agudas. Se dapta milimetricamente a la acción y se combina en ocasiones con el sonido de las sirenas o el rugir del viento. Sugiere sentimientos de angustia y subraya el clima de violencia. El guión, nominado al Oscar, se inspira en un relato basado en hechos reales, tomados de la vida de Arthur "Doc" y su madre Ma Barker. La dirección de Walsh imprime a la acción un ritmo intenso y sostenido, que no decae ni un instante. El movimientos de los personajes es magistral, sobre todo en la escena en la que los presos entran ordenadamente en el comedor desde tres accesos diferentes.

Las escenas más destacables son la que recoge el ataque de histeria de Cody en el comedor, la huída de la banda en coche bajo una fuerte tormenta y la secuencia final. El título original responde al hecho que Zuckie sufre un accidente que obliga a bendarle toda la cara. El título en español corresponde a lo que Cody dice a Verna cuando conoce que la policía ha identificado a Zuckie.

Es una de las mejores películas clásicas del cine negro de la Postguerra.
[Leer más +]
53 de 58 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Rojo no… negrísimo
Jugadores en la mesa:

El Jefe. La mitad es para él. Sobresaliente.
La familia es importante. Sobresaliente.
Rubia peligrosa. Amante del poder y de rivalidades irreconciliables. Notable bajo.
La rivalidad busca tumbar al jefe… como siempre. Pasable
A los enemigos, cuando más cerca, mejor. Notable alto.

Vestimenta: sombrero de fieltro negro, traje de tres botones estilo yo te mato, pistola a juego con el color de los ojos, Cadillac (el Sedan de 355-C V-8 es mi preferido). El de ellos también.

Juego: ganar mucha pasta

Premio: una temporada a la sombra. Si no te compensa, al menos habrás disfrutado con trejemanejes, balas a doquier, escrúpulos ¿dónde?, y la sabia dirección de Raoul Walsh. Ya lo dije, de rojo nada, negro tizón. Como mandan los cánones… y los Cadillac Sedan.
[Leer más +]
38 de 56 usuarios han encontrado esta crítica útil