arrow

Castle Rock (Serie de TV) (2018)

Castle Rock (Serie de TV)
Trailer
6,1
1.168
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Serie de TV (2018). Serie de terror psicológico ambientada en el universo de Stephen King. "Castle Rock" combina la mitología y la narración de algunos de los personajes más célebres de las novelas de Stephen King tejiendo una saga épica de oscuridad y luz, que transcurre en un área de unos cuantos kilómetros cuadrados en Maine. Castle Rock es el pequeño pueblo donde transcurren varias novelas de King como "Cujo", "La Mitad Oscura", "La Tienda" e incluso hay referencias a ella en "The Body" o "Cadena Perpetua". Cada una de las temporadas tendrá personajes e historias diferentes, pero estarán relacionadas entre ellas de algún modo. La primera temporada consta de diez episodios. (FILMAFFINITY)
Dirección
  Ver todos los directores
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Castle Rock (TV Series)
Guion
Sam Shaw, Dustin Thomason, Gina Welch, Marc Bernardin, Lila Byock, Tom Spezialy, Heather Thomason, Vinnie Wilhelm, Scott Brown (Novela: Stephen King)
Música
Christopher Westlake, Thomas Newman
Fotografía
Jeffrey Greeley, Richard Rutkowski
Productora
Bad Robot / Warner Bros.. Distribuida por Hulu
Género
Serie de TV Fantástico Intriga Terror
Grupos  Novedad
Adaptaciones de Stephen King
5
Fan de las novelas del señor King, pero no de sus pésimas adaptaciones.
Me da igual que el productor sea el mismo King o J.J.Abrams, lo cierto es que a día de hoy, después de más de veinte años leyendo todas y cada una de las novelas del rey del terror, todavía estoy esperando una buena adaptación. Qué sí, se salva alguna, "La milla verde" entre otras, pero poco más. Siempre voy con toda mi ilusión a ver las adaptaciones que hacen y de verdad que me llevo unas bofetadas en toda la cara increíbles. Lo siento, esta no es tampoco una buena historia. Sí, hay muchos buenos actores, incluso los que hace guiños a "Carrie" o a "Cujo". Se intenta mantener una buena atmósfera de tensión..Pero..¡no se logra! Solo veo aburrimiento y que no pasa nada en toda la serie. Holland trabaja muy bien, igual que Skarsgard o Lynskey, pero es que no nos dicen nada. Está claro que es un problema de guion. Además tampoco impacta nada visualmente, no hay nada nuevo.
Después de ver la maravilla de Hill House, esto se queda muy pequeño y es una pena, Stephen King es un gran escritor que sabe crear mundos de terror, de suspense, de amor incluso y nadie le está haciendo justicia.
Es decepcionante también leer la crítica profesional, que no hace más que la pelota. Creo que ustedes no han leído nada o no lo suficiente de King para decir que esta es una buena serie que intenta recrear uno de los pueblos más famosos que describe el escritor.
Señor King, tendrá que seguir frustrado con directores, guionistas, etc.
[Leer más +]
8 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
El perejil de todas las salsas
El ficticio pueblo de Castle Rock, en el estado de Maine, tiene la tasa de mortalidad del norte de Siria. Sin embargo, ello no reviste gravedad suficiente como para que el FBI o, después, cuando la cosa se pone cruda de verdad, la Guardia Nacional se pasen siquiera a preguntar. Asimismo, llega un punto en que todo se antoja tan incomprensible y aleatorio que ha de recurrirse al subterfugio de los universos paralelos, otrora sugerente hipótesis y hoy perejil de todas las salsas, como en su día la reducción de Pedro Ximénez o la cebolla caramelizada.
El del multiverso pródigo en cadáveres es un burladero para guionistas con poca imaginación —haberte dedicado a otra cosa, haberte hecho funcionario— y relacionado, me temo, con mi convicción de que Stephen King brilla en las distancias cortas y no tanto en el gran fondo. En efecto, sin tratarse de una historia de su puño y letra, esta “Castle Rock” está ambientada en escenarios y atravesada de motivos típicos del prolífico novelista, compartiendo sus mismas virtudes y defectos, entre los que se cuentan sus dificultades para resolver las historias que se alargan más de la cuenta. Por eso la serie marcha de maravilla, induciendo la malsana inquietud que era de prever, hasta su ecuador. A partir de entonces y a la vista del callejón sin salida en el que se ha ido adentrando su argumento, se opta por una acumulación de fiambres y explicaciones al buen tuntún culminada en dos últimos episodios para los que el epíteto “delirantes” resulta en exceso benévolo. John Carpenter, en hora y media y con la décima parte de presupuesto, hubiera hecho algo bastante más interesante. Si no queremos hilar tan fino, una miniserie de tres capítulos y aquí paz y después gloria. Pero no contentos con las cotas de sinsentido alcanzadas, sus perpetradores han renovado por una segunda temporada, confirmación de que la de las series es otra burbuja que tarde o temprano habrá de explotar.
Bill Skarsgård, pese a haberse limpiado a conciencia el maquillaje del pérfido payaso Pennywise, tiene un aire tal de psicópata adolescente que nada le cuesta componer esa especie de anticristo taciturno al que todos, con muy buen criterio, quieren meter entre rejas. Melanie Lynskey entrega una solvente promotora inmobiliaria hasta las cejas de tranquilizantes. La veterana Sissy Spacek también parece más colocada que una mula de Tijuana, cuando lo que pretendía recrear era una enferma de alzheimer. Tampoco ofrece grandes prestaciones el protagonista, un André Holland con perpetuo rictus de querer estar en cualquier otra parte o de que algo en el set huele a chucrut. En cuanto a Scott Glenn, me ha hecho mucha gracia que la vejez haya convertido a su personaje, un educadísimo y pulquérrimo sheriff de los que rescatan gatitos atrapados en las copas de los árboles, en un “redneck” de Kentucky al que sólo le falta mascar tabaco y escupirlo de canto. El porqué de tamaña mutación sí daría para una temporada más, un “spin-off” incluso, y no la retahíla de disparates con que probablemente se engordará la que está por llegar.
[Leer más +]
14 de 25 usuarios han encontrado esta crítica útil