arrow

The Americans (Serie de TV) (2013)

The Americans (Serie de TV)
Trailer
7,3
6.691
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Serie de TV (2013-2018). 6 temporadas. Drama de época cuyos protagonistas son un matrimonio de espías del KGB que, en los años 80, viven cerca de Washington DC y se hacen pasar por estadounidenses. Phillip y Elizabeth Jennings tienen dos hijos que no saben nada sobre la verdadera identidad de sus padres. Tendrán que afrontar situaciones muy difícles debido al recrudecimiento de la Guerra Fría durante la presidencia de Ronald Reagan. Otro problema no menor es la creciente afinidad que siente Phillip por el modo de vida americano. (FILMAFFINITY)
Dirección
  Ver todos los directores
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Americans (TV Series)
Duración
45 min.
Guion
Joseph Weisberg, Mike Batistick, Joel Fields, Joshua Brand, Melissa James Gibson
Música
Nathan Barr
Fotografía
Richard Rutkowski
Productora
Emitida por FX; Amblin Television / DreamWorks Television. Productor: Fox Television Studios
Género
Serie de TV Drama Años 80 Espionaje Guerra Fría
Premios 27
Ver más
9
Ralista y creíble
No pensaba escribir una crítica porque vi que ya había varias buenas y desarrolladas pero tras ver dos críticas tan nefastas como desacertadas no me resisto a decir la mía.

Para empezar, las dos críticas malas a esta serie parece que son de gente que no ha vista toda la temporada sino solo el capítulo piloto y que se han llevado una decepción porque pensaban que sería algo así como Los Simpson versión espionaje.

En mi opinión es una serie muy buena, de lo más acertado de su género y mucho mejor que estas series de espías tipo Alias o Nikita que solo servían al lucimiento de sus protagonistas con muchas hostias y cachibaches modernos.

Esta serie es muy buena precisamente porque no es así. Trata de las relaciones humanas entre los espías, sus familias, su entorno, sus amigos y entre propios espías y sus gobiernos. Expone las dificultades personales y familiares a los que se ven sometidos por el cumplimiento del deber y las dudas éticas que les genera su oficio.

Aunque el espionaje es parte esencial de cada capítulo, no dejan la misión en manos de sofisticados aparatos que limitan la actuación del espía a ponerse un traje que les siente bien y a sonreír como idiotas mientras un empollón desde una furgoneta descifre passwords.

La tecnología en "The americans" está muy limitada y los subterfugios, engaños y líos de cama son las mejores herramientas de los espías. El que espere persecuciones, disparos y artes marciales se llevará una decepción o, como en mi caso, una alegría, pues resulta gratificante ver una serie realista donde la información se obtiene por el chantaje o mediante un buen polvo y no descodificando superordenadores vía satélite.

Muy, pero que muy recomendable para cualquier tipo de espectador. ¡BRAVO!
[Leer más +]
40 de 51 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Guerra fría rusa, calor americano
Una primera temporada muy sólida, completa y con unos admirables márgenes de calidad han plantado en nuestros televisores una de las ficciones con mayor futuro y crecimiento dentro de la presente y competida era de grandes series. “The Americans” tenía una sombra peligrosa de sospechas llamada “Homeland” como tendencia catódica imprescindible y el halo cinematográfico del resurgir, a golpe de calentamiento en microondas, de la Guerra Fría con títulos tan dispares como “Misión imposible: Protocolo Fantasma”, “Salt”, “Iron Man 2”, “La sombra de la traición”… Matthew Rhys y Keri Russell están ansiosos, al parecer, de tener trabajo estable. Gracias a “The Americans”, nueva ficción de la FX, pueden que tengan serie para rato. Está claro que la cadena de cable no quiere ser una tercera o cuarta en discordia y está lanzándose a revolucionar la competencia con series claves en la comedia norteamericana como “Louie”, en el género de terror como “American Horror Story” o ficciones fuera de lo común (y con focos de público muy amplio) como “Wilfred”, “Sons of Anarchy”, “Justified” o “Legit”. “The Americans” quiere ofrece algo nuevo sobre lugares comunes previos volteando la historia y dotándola de una inusitada y peligrosa perspectiva. Después de sus primeros trece primeros capítulos se puede afirmar alto y claro que esta serie ha llegado para quedarse.

Los iniciales destellos sobre algunos absurdos y numerosos flashbacks explicativos, que dejaba el piloto, podrían despertar cierto escepticismo pero, pasada la carta de presentación, va desarrollándose una gran serie que vuela en paralelo de “Homeland”. Ni ritmo, ni estética, ni personajes… y ni siquiera trasfondo son iguales que a la serie que protagonizan Carrie Mathison y Nicholas Brody. La familia sí es una pieza fundamental en el día a día de esa pareja de espías soviéticos infiltrados en Washington DC durante los años 80 y el misterioso Directorio ‘S’ tiene suficiente bazas y juego colateral para crear una serie con proyección de futuro. Es cierto que el matrimonio de espías rusos está un poco como Pyotr por su casa maquinando infinidades de conspiraciones ante su propio vecino de enfrente, el agente del FBI que tiene que cazarlos… y que también rompe los moldes y clichés preestablecidos sobre su personaje. Por encima de ese choque inicial de planteamientos en posiciones diferentes entre Elizabeth (Keri Russell) y Philip (Matthew Rhys) sobre el american way of life, enseguida comprobamos que el potencial de suspense y drama se juega en una balanza de intrigas, engaños y daños (y víctimas) colaterales.

“The Americans” apunta directamente a la familia norteamericana como fábula y crítica de la farsa del sueño americano. Un matrimonio de espías que se replantea pasar a la realidad con su mentira mientras enfrente el agente del FBI que debe capturarlos está desconectado completamente de la suya. Los espejos que utiliza la serie pasan a un segundo plano ya que el objetivo es garantizar un ‘entretenimiento’ como misiones imposibles y un juego de espionaje inteligente que ofrece contraplanos de la Rezidentura soviética y la sede del FBI. El tablero está dispuesto en un movimiento de fichas que denotan que la venganza, como el buen vodka, se sirve fría… y “The Americans” funciona por contrastes de interés y desaliento a partes iguales, dejando el conjunto más cercano a la comedia negra que a un drama funcional con espías rusos; donde el frío muchas veces no es soviético ni el calor la fogosidad patriótica nortemáericana. Una guerra más sucia que fría va a ser revelada y desmigajada, pero el acierto de la serie, aparte de dirigirse al gris por encima de blancos y negros, es que la multitud de personajes y el juego de espionaje y contraespionaje deja un poso de incertidumbre en el espectador: ¿quiénes son los buenos y los malos de la historia?
[Leer más +]
32 de 36 usuarios han encontrado esta crítica útil