arrow
8
12 apuntes
1. No volverse loco buscando fallos de guión. Ya lo dijo Austin Powers: relájense y disfruten de la peli... es como ir a ver magia intentando pillar los trucos.
2. La manía de catalogar. Como va del futuro y es ficción decepciona si esperas naves y robots. Nada mejor que ver una película sin saber de qué va.
3. Terry Gilliam no me gusta, pero se agradece que intente hacer películas originales. Mejor eso que hace remakes de historias ya contadas (y muy bien, por cierto): crimen perfecto, psicosis, casablanca,...
4. Brad Pitt sobreactúa, pero le queda bien la cosa.
5. La Stowe está muy convincente.
6. Willis es un magnífico actor, pero como hace cine comercial queda tope-guay decir que es malo.
7. A mi es que en cuanto hay viajes en el tiempo ya me enganchan... y si se hacen en un Delorian todavía más.
8. No sólo de star wars vive el hombre. Está muy bien que te guste el cine de entretenimiento, pero tampoco viene mal ir madurando en gustos. A todos los niños les gustan los macarrones, ¿pero a que con el tiempo no le dices que no a un buen centollo?
9. La duración no depende del crono. Hay películas que duran 3 horas que no quieres que se acaben y hay anuncios de la tele que se hacen más largos que el rabo de la pantera rosa (Jaro dixit)
10. Si no pierde al verla varias veces es que es buena.
11. La atmósfera, la estética, el ambiente. No hay que ser un experto, son cosas que sientes o no... aunque no sepas describirlo.
12. No volverse loco buscando fallos de guión. Ya lo dijo Austin Powers: relájense y disfruten de la peli... es como ir a ver magia intentando pillar los trucos.
[Leer más +]
151 de 189 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
¡Fantástica!
Una película fantástica e imprescindible. La primera vez que la vi tenía 10 años, la echaban en la tele, y lo que recuerdo es una sensación de mareo, de no enterarme de nada, y de angustia producida por su particular banda sonora. No logré terminar de verla, mi madre y yo cambiamos de canal antes de darle tregua.

12 años después la he vuelto a ver y he quedado maravillada. El guión es magnífico, enrevesado pero sin lagunas ni errores, las interpretaciones estupendas (no sólo destaca la de Pitt, Willis está genial también, y todos/as los/as demás muy correctos/as), la banda sonora logra su objetivo desquiciante y es apropiadísima, la atmósfera corrosiva... Es perfecta. Tiene en su estética algunos resquicios de Brazil, para los/as amantes de este anterior film, pero a mi juicio 12 monos la supera con creces.

Pero importante a tener en cuenta antes de verla es que estés dispuesto/a a ver una rayada de película, que te guste el cine que te hace pensar, que no te den alergia las películas con sabor amargo y nudo en el estómago, y que tengas el suficiente desarrollo cognitivo adquirido como para encajar todas las piezas del puzzle.

Resumiendo, abstenerse niños/as, aficionados/as al cine "feliz" y de simple entretenimiento.
De obligada visualización para gente con inquietudes e imaginación.
Para todos/as los/as demás, muy recomendable.
[Leer más +]
169 de 229 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
"No estoy loco, solo soy divergente mental"
James Cole sale nuevamente al exterior a recolectar muestras. La superficie es para los animales, los humanos deben vivir bastantes metros bajo tierra para que el virus no les afecte. Es el año 2035 y los científicos necesitan pruebas para encontrar el antídoto. Solo encuentran una pista: "We did it". Firma: el ejército de los 12 monos.

El prisionero James Cole es entonces enviado al pasado para intentar conseguir más datos. En el año 1995 conoce a una bella psiquiatra, y debido a las circunstancias de su llegada y de sus palabras es encerrado en un manicomio. Allí conoce a Jeffrey Goines, un interno que le dará pistas sobre los pasos a seguir. Pero como Cole conoce el futuro, también le dará pistas al futuro líder del ejército de los 12 monos.

Brillante fábula futurista que nos brinda Terry Gillian, donde los viajes en el tiempo son una excusa para exponernos un ensayo sobre la locura. Llega un momento en la película en donde el protagonista dudará de su cordura y de sus palabras, e incluso deseará estar loco para olvidar la pesadilla. Su psiquiatra también confesará estar "perdiendo la fe" en su disciplina.

Bruce Willis consigue sin duda la mejor actuación de su carrera, sobre todo en su primer encuentro con la doctora (cuando respira aire puro) y cuando escucha por primera vez una canción, la bella "What a wonderful world". Buena actuación también la de Madeleine Stowe, consigue estar a la altura entre dos grandes. Porque Brad Pitt, bueno, sinceramente te hace dudar de su estado de salud mental. Sorprendente.

La película hipnotiza, es casi obligada una segunda visión para poder captar los detalles de la misma. Síndromes de Cassandra, síndromes de Estocolmo, imágenes para el recuerdo (los animales invadiendo la ciudad), ejércitos ecológicos, futuros bajo tierra, reflexiones sobre la condición humana ("tal vez merezcamos ser aniquilados") y, como no, la sombra del apocalipsis. Basada en el corto "La jetée" y en las declaraciones de un enfermo mental (que afirmaba que en el año 1997 un virus mataría a 1000 millones de personas), "12 monos" es un lujo para la vista y el oído. La música de Piazzola, tan atrapante como la película misma, es un verdadero placer.
[Leer más +]
99 de 107 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
¿Qué decir de esta gran película que no se haya dicho ya?
Genial película de Terry Gillian, uno de los integrantes del grupo humorístico Monty Python, que fue antecesora en su filmografía de otras interesantes películas como Miedo y asco en las Vegas, El secreto de los hermanos Grimm o Tideland. Todas ellas, al igual que 12 monos, están marcadas por una serie de rasgos surrealistas, tan característicos de este director: el mundo de los sueños frente a la realidad, el mundo de la locura, de la paranoia, la fantasía, la imaginación,...

La película se basa en la idea de que, en el año 2035, un virus ha reducido la población humana a un 1%, matando a 5.000 millones de personas y obligando al resto a vivir en el subsuelo. No obstante, los animales son inmunes a este virus, por lo que, como antaño, son los únicos pobladores de la superficie terrestre. Se nos muestra, por lo tanto, un futuro decadente, sórdido, oscuro, en el que los humanos se han visto obligados a vivir como ratas, lo que nos hace recordar ese futuro también oscuro y sórdido de Blade Runner.

Partiendo de esta idea, la película narra el viaje al pasado como teórico voluntario de James Cole (Bruce Willis) con el fin, no de cambiar en pasado, sino de buscar un remedio para el futuro. Así, deberá encontrar el origen del virus, relacionado con el llamado “Ejército de los 12 monos”.

Aunque así contado no parezca un tema original y fuera de lo común, mientras ves la película te das cuenta de que no es así, de que te encuentras ante algo totalmente novedoso, principalmente por la forma de desarrollar y enfocar dicha idea. Esto la hace una película 100% recomendable y que seguro no te defraudará.
[Leer más +]
72 de 86 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Poesía de la paradoja
Lo normal, la primera vez que se ve, es no entenderla demasiado (independientemente de que haya gustado o no). Eso sí, a partir de que entiendes el juego de Gilliam, mucho más inteligente y medido de lo que pudiera suponerse, puedes tirarte años con la boca abierta por la habilidad con que se cierra esta magnífica película, un merecido tributo al precioso experimento que fue "La Jetée", mediometraje de fotos sobre futuros y amores imposibles.

Pero no es sólo entenderla, puesto que por sí misma, rebosa bellas virtudes y la menor de ellas es quizás la interpretación de un Bruce Willis granítico o un Brad Pitt adrenalítico que tampoco es para tanto. Es el lento hilvanado de una trama perfectamente calibrada que juega con las infinitas dobleces posibles del pasado futuro con una habilidad casi monstruosa y te implica en el juego hasta que al final y si tienes suerte y te has enganchado a lo que se te está contando, te regala un finalazo al que cuesta poner pegas de tan perfecto y lógico que resulta.

Fotografía de caerse de espaldas (no sólo por estética, sino por la puntería de su intencionalidad), ritmo casi perfecto en su balance acción/reflexión, actores correctísimos, ambientación futurista muy sugerente y una historia de vuelos inmortales que por lo menos a mí me sigue pasmando porque no consigo encontrarle ni un cabo suelto, ni una pega visible...

Algún truquito hay, por supuesto, porque la paradoja perfecta es prácticamente imposible. Pero si se comprende en toda su extensión, es un fogonazo de la mejor ciencia ficción que se ha visto en años-luz. Muy, muy, muy recomendable.
[Leer más +]
60 de 67 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Una aventura futurista colosal
Este film me maravilló en muchos aspectos: su historia es fascinante, sus aristas la hacen un film que fascina y desespera por igual, su visión trágica de un futuro devastador, controlado, sombrío, peligroso e inhabitable, son aspectos remarcables en lo que es un film colosal.
La aterradora aventura de un hombre que vuelve atrás intentando detener lo que sería la exterminación de casi toda la población humana, su encuentro con la doctora que lo intentará ayudar y los oscuros personajes alrededor suyo, son el hilo central de una historia de magistral argumento.
Obra superior de Terry Gilliam, llena de grandes momentos, con una banda sonora espectacular y vibrante como el relato y su muy buen elenco con Bruce Willis, en su mejor actuación de su dilatada carrera, la siempre sensacional Madeline Stowe y Brad Pitt que descuella con su maravillosa creación de Jerry, su mejor papel.
Obra maestra, sin dudas una de las mejores pelis que ví.
[Leer más +]
65 de 98 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Ciencia ficción sin pompa.
Una de mis películas de ciencia ficción favoritas. Sin efectos especiales, sin adornos ni engaños visuales. Simplemente una historia fantástica y fantasiosa, con un Bruce Willis MARAVILLOSO, que sufre y te emociona, una Madeleine Stowe en el mejor papel de su carrera, seguramente, y un Brad Pitt moviendo esos ojos con lentillas como si supiera actuar. ¡Y a ratos lo parece, así de buena es la película...!

Terry Gilliam la bordó. Y el viaje en el tiempo y las aventuras detectivescas de los protagonistas son casi lo de menos: lo mejor es el tema principal, ese deseo de ser feliz, de sentirse humano en una sociedad deshumanizada. A veces parece que actualmente no estamos tan lejos de esa frialdad, y "Doce Monos" apunta directamente en esta dirección; ayudado por un Bruce Willis que se emociona al escuchar música, respirar aire fresco y ver una "Prezioza" mujer...

La banda sonora es tan curiosa y a ratos tan asfixiante como el desarrollo del film. Muy entonada, lo mejor (o peor) es que te engancha y una vez la has escuchado no la olvidas nunca más...

En resumen, es una muy buena película de ciencia ficción que parece no haber recibido las críticas positivas que creo que merece. O quizá es sólo que soy una romántica de los buenos viajes en el tiempo...
[Leer más +]
41 de 57 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Simplemente, genial.
Recuerdo la primera vez que la vi. Era joven, demasiado joven para entenderla y la borré de mi memoria. Hace unos años, la volví a ver. Cual fue mi sorpresa al encontrarme con esta maravilla del séptimo arte.

Quizá sea porque me va el género de ciencia ficción y futurista. Pero si tenemos un guión genial respaldado por una gran historia, ayuda. La historia va de menos a más. Cada vez es más trepidante y en algunos momentos de la película (* ver spoiler) se me pone la piel de gallina.

Eso sí, creo que para captar la historia se necesita ver, al menos, un par de veces. Pero te recompensa con creces: cada vez que la veo, más me gusta.

Yo la recomendaría a todo el mundo. Pero seguro que aquellos que no os gusten las historias enrevesadas con cierto ambiente oscuro y del futuro, mejor que se abstengan o se acordarán de mi familia por habérsela recomendado.
[Leer más +]
23 de 24 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Obra maestra
Una historia genialmente concebida y una puesta en escena estéticamente deslumbrante desde el principio... Atípica en cuanto a ciencia ficción se refiere, atípica en cuanto a uso de efectos visuales, atípica en manejo de recursos narrativos..., mejor dicho: atípico producto de la industria Made in Hollywood...

El director da cátedra sobre cómo presentar con altura una historia compleja y repleta de matices, una historia capaz de reinventarse a sí misma cada vez que la película es vista de nuevo. Es notable cómo es necesario verla una y otra vez para seguir hallando en ella nuevos detalles e ingredientes, no basta con verla una vez solamente. ¿De qué trata? Nada menos que de la aniquilación casi total de la especie humana..., de la manipulación del espacio y del tiempo mediante tecnologías imprecisas y peligrosas..., pero sobretodo... de la imposibilidad de cambiar lo que ya está escrito... ¿El resultado? Una historia sobre la locura, sobre la dificultad de entender un ambiente convulsionado y de asimilar la sensación de relatividad espacio-temporal -que naturalmente podría experimentar una persona que viajase por el tiempo-...

Gilliam captura muy bien la complejidad contenida en lo que narra y se esmera en mostrar la subsiguiente angustia y caos mentales que sobrevienen a los viajes temporales y al retorno a una sociedad a punto de ser exterminada. Un acierto impecable de la cinta es confrontar a los personajes y al mismo espectador con las explicaciones de la psiquiatría como elemento de juicio racional... Finalmente ¿Qué es la realidad? ¿Está en nuestra mente o está en lo que se nos dice que es? O, acaso, ¿es tan compleja, tan desquiciadamente compleja, que es preferible permanecer como borregos para no perder la cabeza y enloquecer pensando qué es lo real y cuál es nuestro lugar en ella y cuáles nuestras posibilidades?

Nos encontramos con una joya que rompe cánones: no hay aventuras colosales, no hay héroes, no hay heroínas, no se salva al mundo ni a la humanidad, a nadie... , ni siquiera hay espectaculares efectos porque no hacen falta, se trata de una puesta en escena ejemplar, de una posibilidad de hacer cine diferente sin caer en excesos o malabarismos, ...y tampoco le hace falta caer en un vano pesimismo para ser capaz de sugerir una inquietante reflexión sobre nuestra inexorable banalidad como seres racionales...

Obra maestra.
[Leer más +]
28 de 35 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Presente, pasado y futuro en una misma realidad inalterable.
Si una persona viaja al pasado entonces no es posible que altere algo de lo que ya está hecho en su presente/futuro porque sino este no será exactamente como debería de ser cuando esa persona vivía en su presente/futuro y tenga que viajar al pasado; es decir todas las personas que ya viajaron al pasado desde el futuro ya fueron presenciadas y ya hicieron sus cosas y/o las están haciendo en este momento; por eso existen locos, psiquicos, extraterrestres o lo que sean. Gente que quedó atrapada en el intento de interferir en el pasado/futuro cuando en realidad están haciendo lo que es necesario hacer para que su y nuestro futuro sea como "es". Ellos en el futuro no se van a poder dar cuenta de que su intento va a ser en vano, porque no solo no van a poder cambiar su presente/futuro, sino que no van a poder evitar el impulso de cambiar el pasado, puesto que es parte de la condición para que exista exactamente ese futuro.
[Leer más +]
35 de 50 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
"Siempre has sido tú"
Chris Marker dejó en 1962 el bosquejo de un potencialmente muy interesante argumento en su mediometraje "La jetée". En un aeropuerto, un niño que iba a ver los aviones presenciaba el asesinato de un hombre, y se le quedaba memorizado también el rostro de una mujer a la que nunca podría olvidar. Después de haber experimentado sus últimos momentos de felicidad en su vida corriente de niño normal, y de ser testigo de la extraña escena en el aeropuerto, sólo se sabe que ese niño sería posteriormente uno de los escasos supervivientes de una hecatombe mundial que relegó a los humanos a las profundidades de la tierra. La raza de los científicos (que era la oligarquía dominante) usaba a sus "prisioneros", sometiéndolos como si fueran cobayas a experimentos de viajes en el tiempo para indagar acerca del origen exacto del factor apocalíptico que condenó a la humanidad a quedar al borde de la extinción, y al mismo tiempo buscar auxilio para evitar la catástrofe.
Chris Marker colocó las bases en sólo veintiséis minutos desarrollados escuetamente en una especie de fotonovela audiovisual. A lo mejor no se le ocurrió que en el futuro, concretamente treinta y dos años más tarde, otro cineasta en busca de ideas estrambóticas y creativas retomaría su argumento para desarrollarlo a su manera. Terry Gilliam, un director caracterizado por su estilo entre lo onírico, la fantasía y la ciencia-ficción, supo hacerle honor y creo que hasta lo mejoró. Porque si bien la idea de Marker se me quedó muy incompleta, Gilliam completó el trabajo honrosamente y con respeto hacia el tema original.
James Cole, prisionero de los científicos en el planeta agonizante, es enviado por la fuerza al pasado, a la búsqueda de respuestas... Y lo que hara será empezar a descubrirse a sí mismo, su rastro perdido. Portador de una certeza terrible (la del destino de la especie humana), irá en pos de pistas y rastros. Por supuesto, padecerá el llamado "complejo de Casandra". Casandra, según algunas versiones, fue una sacerdotisa de la mitología griega que fue dotada con el don de la clarividencia, pero a la vez sentenciada a no ser creída, lo cual le creaba una impotencia enorme. Por su parte, James Cole tratará de hacerse escuchar por alguien del "pasado", y captará la atención de una psiquiatra, cuyo rostro está incrustado en su recuerdo y en sus sueños...
Una aventura increíble de saltos temporales, la persecución de unas metas imposibles y, bajo toda la envoltura y la confusión espacio-temporal, un mensaje pesimista pero también hermoso: "Vive el presente, el ahora, porque el pasado ya se marchó y el futuro aún no ha llegado. Márchate a ver el mar, a respirar el aire puro y a ver las estrellas junto a la persona que amas, a la que has amado desde que puedes recordar, porque es lo único bueno que te llevarás de esta vida tan horrible como maravillosa."
[Leer más +]
21 de 22 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Dios mío, ¡qué película!
Antes que nada, quiero pedir humildemente perdón porque la crítica anterior de 12 monos la puse mal ya que conté cosas del argumento, la he corregido y aquí os la brindo. Al ser de las primeras críticas que hice no sabía como funcionaba esto. En fin, he puesto todo lo que revela algo de la historia en el spoiler.
Esta película la vi siendo muy pequeño, y la verdad es que me quedé un poco igual, cuando salí del cine. Pero siendo mucho más mayor, volví a verla y no diré que me salvara la vida ni nada parecido, pero me encantó la música y los actores; Pitt lo borda, Willis siempre da muy bien en pantalla y Stowe, impresionante.
Otro punto de mi crítica es para el montaje que, aún siendo enrevesado, es un trabajo magnífico, todo queda claro, ningún hilo se le escapa al director, que encuentra explicación para todas aquellas cuestiones que a Willis se le plantean en el año 2035.
La estética de la película; para mi gusto este es uno de los puntos mas fuertes que tiene la película. El film tiene que ser oscuro, apocalíptico y descorazonador porque el ser humano ha logrado destruirse a sí mismo; cosa que estoy seguro hará, si no ahora, dentro de unos años.
La música; es todo un estudio en cuanto a notas asfixiantes, deprimentes y claustrofóbicas, que le va a la película como a pocas de las que ahora mismo me acuerde.
La historia; es cierto que está un poco trillada, pero el director tiene una muy particular forma de contar los hechos, a través de un Willis cada vez mas desquiciado por verse obligado a vivir dos realidades paralelas.
El sueño recurrente es genial, en cada una de las veces que sale, se nos revela un poco mas y, en consecuencia, también aporta un poco más de locura al protagonista, que sueña variaciones de ese sueño que tiene desde niño.
Las paradojas; debo decir que soy un entusiasta de todo lo que se refiera a paradojas, porque me muestra como hubiera podido ser el mundo o, simplemente, ver como una persona puede, o no, existir mas de una vez en una determinada realidad, a consecuencia de viajar en el tiempo. En este punto he de decir que cuando descubrí las paradojas al verla en mi casa 10 o 11 años después, me empezó a gustar de una manera que ni yo mismo creí.
[Leer más +]
25 de 31 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
A mi la película me encanta (y no por ello soy una necia)
La opinión es algo muy subjetivo, en eso creo que estaremos todos de acuerdo.
La educación es algo muy necesario, también coincidimos todos en eso ¿no?

Bien, resulta, que esta es de mis películas favoritas de todos los tiempos. Cómo me considero una persona bastante crítica, me he decidido a leer los comentarios negativos sobre la peli, por aquello de conocer todas las opiniones y, sobre todo, las diferentes a la mia.

Solo he podido leer tres críticas, ya que me he hartado de que me llamen de "imbécil" para arriba. Ahora resulta que si te gusta determinada película, es porqué eres boba, necia y no se qué cuantas cosas más. Cómo alguien que comenta por ahí que su compañera de trabajo "no tiene ni puta idea de cine" ya que le gusta esta peli.

Para empezar, Terry Gilliam me parece un gran director, que sabe hacer cosas diferentes y con calidad, además, por lo menos tiene una formación cinematográfica amplia, ya que esta película está basada en "La Jetè", no cómo otros directores, que parece que no han pasado de ver todas las porquerias mainstream y no cesan de repetir historias, roles etc.

A mi sí me gusta la ambientación, me gustan las actuaciones y para mi, toda la película merece un rotundo 10.

Ah, y NO me parece que la gente que no opina igual que yo sea ignorante, imbécil o que no tenga "ni puta idea de cine".
[Leer más +]
21 de 25 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
El pez que se muerde la cola.
Sin duda esta obra del a veces genial director Terry Guilliam genera en muchos desconcierto. Lo es a causa de que la película presenta un elenco de actores famosos y de una trama aparentemente comercial pero sin embargo tanto el tratamiento como el desarrollo y sobretodo el final no son nada convencionales. Y además están alejados de una comprensión superficial.

Es por ello que esta película genera una gran dispersión entre la valoración de los espectadores. Unos la catalogan de excelente u obra maestra otras de película mediocre a insoportable. Los de este segundo grupo, los motivos para su pobre puntuación es debido a esperaban una película aparentemente comercial (de acción/ciencia-ficción, aventuras, entretenimiento, chistes fáciles, final feliz ,…) pero que en realidad no lo es (se hace dudar si sobre lo que piensa el protagonista es verdad o es fruto de su locura, se siguen falsas pistas, un inicio que se repite a lo largo del film en forma de sueños con distintas modificaciones hasta el propio final, un futuro burocrático dominado por científicos manipuladores, y un final kafkiano aunque con un puntito para la esperanza) y además se topan con un final que no entienden o no quieren aceptar (Spoiler).

Es una película arriesgada, porque primero aborda una temática desde un punto de vista pesimista y nada simplista; y segundo porque cuando una película aborda los viajes en le tiempo se puede caer fácilmente en fallos de guión, de coherencia y entrar en múltiples paradojas. Sin embargo esto se soluciona de forma airada eso sí con una hipótesis que a mucha gente no agrada o no comprende (ver spoiler otra vez).

Mi valoración entra dentro de los que aplauden este film. Estamos hablando de la mejor obra del ex integrante norteamericano de los Monty Pyton (mejor incluso que su obra considerada de referencia, Brazil), atrevida, absorbente, que nos acerca a la locura del protagonista, nos plantea varias dudas sobre lo que realmente pasa a lo largo de la película, actores sin notables dotes interpretativos pero que se superan en sus interpretaciones (las mejores en las carreras de Willis, Pitt y Stowe), homenaje a Vértigo, gran sincronización en el guión, …

En definitiva, si no es una obra maestra al menos bordea esta calificación.

Buenos días, buenas tardes y buenas noches,
[Leer más +]
18 de 20 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Si no puedes cambiar el pasado, al menos huele las flores
Interesante película de ciencia ficción que, a pesar de basarse en un tema ya bastante recurrido (viajar al pasado para solucionar un problema del futuro, ya sea para evitar la dominación por mano de los robots en Terminator, para evitar que se muera tu prometida como en "La Máquina del Tiempo" ..., o para como aquí, conseguir curar una enfermedad que acabó con gran parte de la población). En cambio, la estética y la historia a tratar cambia mucho de una a otra, siendo ésta más atractiva y mejor realizada para mi gusto personal.

Destacan las actuaciones (si después de ver esta película dices que actuó mal Brad Pitt, en serio, es que le tienes manía, que no será un grande, pero cuando la gente hace las cosas bien hay que reconocérselo). Bruce Willis, en la línea de sus otras películas de acción y ciencia ficción, actúa de una forma muy correcta también.

Para mi punto de vista me atrae especialmente la idea de meter el tema de la locura en la película, sobre todo por lo que le pasa a Willis a lo largo de la obra. Deja bien claro que un sistema corrupto, poco a poco, aunque tu realmente no estés loco, si se lo proponen, te acaban convenciéndote de que lo estás, consiguiendo que realmente lo estés (te empeñas en no ver una realidad que está ahí simplemente porque te dicen que no puede estar ahí).

En general buena película de ciencia ficción que merece la pena ver. El final es bueno, pero nada novedoso realmente, yo creo que en general la película más que por original en cuanto a la idea, es original en cuanto a la forma de contar la idea y llevarla a cabo.
[Leer más +]
29 de 45 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Manual para los viajeros en el tiempo. Tengo una debilidad...
Hay dos tipos de películas relacionadas con los viajes en el tiempo, las que cada viaje causa cambios tipo efecto mariposa (Efecto mariposa, la serie Héroes, la nueva Star Trek...) y las que el viajante no consigue cambiar nada ni intentándolo (12 monos, Terminator, La máquina del tiempo...). En las del primer tipo la realidad se parte en infinitas realidades alternativas y acaba siendo un embrollo de difícil digestión donde solo el guionista sabe adonde quiere ir a parar. Yo me quedo con el segundo tipo, no es que crea en el destino pero la fatalidad de intentar cambiar las cosas y que todo continúe igual me resulta sugerente, irresistible, cínico, atractivo, cinematográficamente mas interesante..
De todas ellas tengo una debilidad por 12 Monos, será por Madeleine Stowe que está insultantemente bella por ella yo también iría al fin del mundo, será por el dúo Willis-Pitt que están mejor que nunca, será por Terry Guilliam que hace su película mas redonda con diferencia, será por David Morse uno de los mejores secundarios que hay, será por la historia llena de poesía, será por la ciencia-ficción apocalíptica de calidad, supongo que por un poco de cada cosa, demasiadas cosas de mi gusto hacen de esta una de mis películas preferidas, seguramente yo también este zumbado como el personaje de Willis, seguramente también me enamoraría de Madeleine Stowe.
[Leer más +]
19 de 26 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Futuro desolador
Algunos dicen que Brazil es la obra maestra de Gilliam: son aquellos que no han visto 12 monos.

¿Por qué 12 monos? Porque simplemente te cautiva de principio a fin. No hay siquiera un rayo o un hombre volando, aún así es una película de ciencia ficción, una increíble película de ciencia ficción, es interesante de principio a fin y las actuaciones son soberbias: Pitt como nunca antes visto y Willis sin tener que saltar edificios.

El guión, tema aparte, no deja de ser interesante: siempre se habla del "futuro desolador", pero nunca de esta manera: en esta película vemos como de a poco se va creando ese futuro.

Véanla.
[Leer más +]
12 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
El loco soy yo, y estoy aquí...
Film de aspiraciones sencillas pero muy logrado. Con un protagonista de órdago, todo un Bruce Willis que no puede permitirse salir de su ámbito, pero que en él (el de la acción) es el Indiscutible Rey.
Brad Pitt y Madeleine Stowe cumplen suficientemente en sus papeles secundarios.

Estética entre pop y holocaustica para una obra de apariencia muy europea (por momentos me recuerda a Jean Pierre Jeunet) pero de alto contenido americano.
A pesar de no ser excelente, su reflexión la hace imprescindible.
[Leer más +]
10 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Más Brazil que La jetée
Gilliam es un director con gran personalidad, empezó la aventura con los Monty Python y ha mantenido su personal estilo a lo largo de su carrera. Sus propuestas son conocidas tanto por su originalidad como por su capacidad de dejar perplejo al espectador. En este caso estamos ante un remake o readaptación de la fotopelícula "El muelle" (Chris Marker, 1962) pero el mencionado estilismo de Gilliam hace que se parezca más a "Brazil" (Terry Gilliam, 1985) que a la única ficción del documentalista francés.

El inglés no supera el trabajo del mediometraje en el que se basa y tampoco llega a lo que él mismo planteó en su sátira del '85. En gran parte la culpa es del guión y en segunda instancia --aunque no menor-- del humor particular que suele utilizar Gilliam.

El guión tiene varios errores, baches, cosas poco explicables y detalles que sólo se entienden si uno es un poco gafapastil. El hecho de que la doctora "reconozca" a Willis cuando se coloca el bigote y la peluca ¿? no se entiende ya que ella jamás lo había visto así antes. El personaje que lo llama Bob tampoco tiene explicación, algunos dirán que es una voz de la conciencia pero el hecho de que ella también lo vea tira esta teoría por la borda. La aparición de Brad Pitt en el sueño sólo se justifica como medio para confundir al espectador, algo que los guionistas buscan constantemente y que no entiendo por qué.

El humor gamberro de Gilliam aparece constantemente, no sólo en los diálogos o en el personaje histriónico de un avasallante y excelente Pitt sino también en detalles y planos sugerentes. De repente algunas tomas comienzan antes que los personajes entren al cuadro y mientras están enfocando cosas simplemente para hacer reír. O detalles como la mujer negra que atiende el teléfono y tiene como una docena de hijos. Son pequeños toques de humor que no aportan nada a la trama y que enchastran lo que se presupone como un film "serio". En "Brazil" era perdonable porque se trataba de una sátira pero aquí, en una película de tonalidad oscura, no tiene sentido.

Sin dudas la estética en Gilliam es uno de los puntos que siempre destacan, logra definir tres líneas temporales de forma magnífica, no sólo desde lo narrativo sino principalmente desde lo visual. Hace una alusión muy clara a "El muelle" en el vestuario de los científicos del futuro, y además un guiño muy inteligente a "Vértigo" (Alfred Hitchcock, 1958) película con la que comparte cierto parecido.

Lo mejor: la dirección de arte.
Lo peor: un humor que no se acopla a la puesta en escena del film.
[Leer más +]
9 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
La Jetée tiene un fenomenal remake americano
12 monos se basa en un genial corto francés de menos de media hora de duración llamado La Jetée de la década de los 60 que todo buen aficionado al cine debe ver en el que se hablaba de las consecuencias de una hipotética tercera guerra mundial. Utilizando esa base, ésta película nos narra la historia de un apocalíptico futuro dominado por los animales y en el que los hombres viven bajo tierra debido a un virus mortal que ha arrasado las vidas del 90% de la población. Lo que nos propone es un viaje al pasado con objetivos científicos, en el cual nos muestra ditintas fechas, y cómo afectan al futuro. El guión, a pesar de ser una auténtica "comedura de tarro" está genialmente ideado para que todo se descubra al final, con varias preguntas e interrogantes abiertos a partir de una imágen. Sencillamente genial. Aconsejable ver la película más de una vez, se suele descubrir algo nuevo. Con éste papel, Willis demuestra una vez más, que pese a no ser el mejor actor, sabe elejir muy bien sus películas. Por cierto, la actuación de Brad Pitt, maravillosa.
[Leer más +]
16 de 25 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo