arrow
8
No es original, pero perfecciona la fórmula del profesor en escuela conflictiva (7.7)
Historia cien mil millones de veces vista, pero tratada como nunca.
Tampoco es que la propuesta sea demasiado complicada, pero hasta ahora nadie lo había hecho así.
Para empezar, no hay ninguna estrellita de turno que acapare todas las escenas (Goldberg, Pfeiffer, Poitier...). El entrañable actor que encarna al profesor bonachón es Gérard Jugnot, un completo desconocido para la mayoría pero con el típico aspecto de bombona de butano que tan común es en las aulas de todo el mundo. El casting, en general, es fantástico.
Tampoco es un grupo de adolescentes barriobajeros, sino de niños internos por diversos motivos. Es creíble, por tanto, que reaccionen de ese modo ante una figura que les comprenda e intente ayudarles.
La música y los coros son fantásticos. Mucho mejor que la típica banda sonora con grupitos de rap o con los refritos de clásicos. ¡Ah!, y los chicos son buenos actores, nada de la joven estrellita del pop reconvertida a la fuerza.

Por otra parte, el guión está muy bien trabajado. Se nota la implicación total de Barratier en esta historia.

Muy recomendable para espíritus tiernos.
[Leer más +]
84 de 94 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Estremecedoramente enternecedora
Si una sobrecarga emocional no atraviesa tu cuerpo con esta película lo siento, pero no eres humano. Si hablamos del movimiento de la cámara, de la fotografía o de otros conceptos técnicos que puedan definir una película entonces me abstendré de opinar. Pero si lo que aquí se juzga es la capacidad de expresar emociones y sensaciones mi diez está más que justificado. No encuentro palabras para describir esa humedad que se apoderaba de mis ojos o esos segundos en que no quería seguir existiendo porque sabía que esa sensación me abandonaría tarde o temprano y que físicamente sería algo imposible de soportar eternamente, pero más difícil de soportar es saber que son unos 30 segundos al año los que me siento así, y que cada vez resulta más difícil encontrar cosas en la vida que te hagan sentir así, por eso doy gracias a todo aquel que hizo posible la creación de este filme, mi felicitación sincera por crear algo que llega al alma, la sobrecoge y luego la hace trizas para volver a reconstruirla sintiendo así que uno vuelve a nacer. Os quiero.

Qué difícil es encontrar a niños que no resulten repelentes, pero aquí lo han conseguido, y creo que el factor principal es que estos niños no eran actores, excepto el protagonista el resto son todos niños de los alrededores, y eso da un toque de humanidad y realismo que los actores no pueden aportar a una película.


P.D.- Despues de ver esta película me arrepentí de haber escogido francés en lugar de clases corales cuando iba al colegio. Y pensar que lo veía tan ridículo...
[Leer más +]
62 de 74 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Found de l'Etang
Primer largo de Christophe Barratier, escrito por él en colaboración con Philippe Lopes-Curval. Se inspira en la experiencia personal del realizador, que en su infancia vivió en un internado, tras el divorcio de sus padres, en los recuerdos de su aprendizaje de la música y en la película "La cage aux rossignols" (J. Dréville, 1945). Obtuvo 2 nominaciones a los Oscar (canción y película en lengua extranjera) y un Premio del Cine Europeo (banda sonora). Producido por Jacques Perrin, Arthur Cohn y Nicolas Mauvernay, se estrenó el 17-III-2004 (Francia).

La acción tiene lugar en un centro correccional de menores, de Francia (Le Fond de l'Etang), en el tercer curso de la Posguerra (1948/49), cuando todavía no se había superado el horror de una contienda que había estropeado muchas cosas, muchas personas, muchos hogares y, sobre todo, muchos niños. Un músico fracasado y en paro, Clément Mathieu (Gérard Jugnot), es contratado como vigilante del centro. El ambiente de tensión que se vive en él, le mueve a organizar un coro, como medio de atraer la atención de los chicos, implicarles en una tarea atractiva, potenciar sus deseos de superación y fortalecer su interés por la formación. El objetivo propuesto no es fácil, choca con el rigorismo del director y con el clima de frustración de los chicos.

La película denuncia la intransigencia del director, su rigorismo punitivo y su estrategia basada en el principio de "acción/reacción", o lo que es lo mismo "ninguna falta sin castigo", que no da buenos resultados. El film contrapone a la educación represiva, la educación basada en la motivación, la incentivación de los chicos, el trato afectuoso, el establecimiento de unas relaciones inspiradas en la comprensión y la confianza y la utilización de la música como medio de trabajo y objeto de aprendizaje. La música eleva la autoestima de los chicos y les proporciona interés por esforzarse, colaborar y trabajar en grupo. El film recuerda, pero no imita, la excelente cinta "Adiós muchachos", de Louis Malle. "Maroa" (2005) y "El milagro de Candeal" (2004) tratan el tema de la música como vehículo de educación e inserción social de menores conflictivos.

La música, de Bruno Coulais, de orquesta y coro, es sencilla, emotiva y de aires clasicistas, de acuerdo con los gustos del protagonista y su formación. Es, sobre todo, música nueva, pensada para un coro de chicos, que no cantan canciones tópicas. El vals inicial, vienés, no es un ejemplo acertado de buena música. La fotografía realza la austeridad y sobriedad de un edificio inmenso, lóbrego e inquietante. El guión, bien construido y narrado en flashback, explica una historia que relaciona infancia, música, disciplina y enseñanza. Trata el tema con seriedad y rigor, pese a algunos toques sentimentales. La interpretación de Jugnot se mueve a gran altura. La intervención de los chicos es natural, desenvuelta y verista.
[Leer más +]
33 de 34 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
El profesor de música
Esta historia del empeño de un admirable profesor de música fracasado por enseñar música a unos niños de reformatorio tiene todos los elementos con los que el cine popular logra emocionar y encandilar las mentes y los corazones de una gran parte de los espectadores, pero quizá sea ese empeño por querer gustar a todo tipo de públicos su principal problema.

Es evidente que la película es muy bonita, por la historia que cuenta (un modelo de educación abierto y humanizado frente a la tiranía y la incomprensión), por quienes la protagonizan (los niños, que suelen tener el beneplácito de los espectadores), y porque todo ello lo cuenta con un envoltorio formal (fotografía, montaje, diseño de producción), admirable.

Pese a ello, es indudable que la película podría haber sido más realista si hubiera renunciado a un cierto maniqueísmo en la composición del personaje del director del internado, el mayor lastre de una película muy bonita y emotiva, ideal para disfrutarla en familia.
[Leer más +]
38 de 46 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
El Oscar perdido
O mejor dicho, robado. No entiendo cómo Mar Adentro, ésa buena película tan sumamente sobrevalorada, pudo ganar el Oscar por delante de películas como ésta o El hundimiento. Es de esas historias que emocionan y que nunca te cansas de ver. Además la banda sonora es sublime y se ajusta perfectamente a la película. Para mi gusto, una obra maestra. Pocas películas me han emocionado, entusiasmado y confortado tanto.

Lo mejor: Gérard Jugnot, las canciones y el tono del guión.
Lo peor: Es predecible hasta la saciedad
[Leer más +]
39 de 54 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Los alumnos de cabeza bolo
Los chicos del coro es un film sin desperdicio. Lleva nuestra memoria a lugares oscuros y olvidados, a severos castigos mediante golpes de voz, a bofetones y cocas y encierros a chavales como una vez fuimos nosotros. Y lo hace sin sentimentalismos, sin adornos innecesarios, y lo mejor... sin profesores tipo Michelle Pfeiffer en Mentes Peligrosas y con negratas y latinos cantando temas de esa mierda llamada rap. Una película europea grata y honesta, y con Gérard Jugnot (gran actuación) como el héroe iluso que con su físico jamás podría protagonizar un film norteamericano. Ellos se lo pierden. Película de metraje perfecto y sin alargar innecesariamente las escenas emotivas. Con unos fenómenos de chavales actuando a la perfeción. Además, Christophe Barratier anula cualquier tipo de carga dramática para ganar el favor del espectador.
La ambientación es sublime. La cámara recorre las grietas del viejo edificio como un médico osculta a su paciente. Tiene ritmo, la música es preciosa, la fotografía acertada, el director un gran interprete... ¿se le puede pedir más? Un saludo.
[Leer más +]
39 de 59 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
"Acción-Reacción" [Los Truancas del Coro]
Si alguien me preguntase alguna vez cuales son mis diez películas preferidas, sin dudarlo la que se da cita en esta crítica estaría en dicho listado. Una cinta que nos muestra el lado más amargo de la sociedad, la transcendencia de la música como mejor forma de expresión y posiblemente es la que mejor muestra el lado más humano que solemos dejar en el olvido y que aquí queda bien personificado en cada uno de los actores.

La historia comienza en Estados Unidos, mostrándonos a un director de orquesta con cierto prestigio dando un concierto de música. Una vez finalizada su actuación, recibe la triste noticia de que su madre ha fallecido. Más tarde, llega un desconocido que llama a su puerta y le muestra un libro y unas fotografías.

A raíz de la aparición del susodicho, el argumento de la película retrocede hasta el año 1949, en Francia, donde nos encontraremos con Clement Mathieu, un profesor de música en paro que anteriormente había sido vigilante y que ahora empezará a trabajar en un centro de reeducación de menores, con métodos especialmente drásticos y represivos. La escuela correccional llamada Fond de L'Etang (El Fondo del Estanque) es dirigida por el director Rachin que basa sus enseñanzas en el método “acción-reacción”, métodos bastante estrictos. A Mathieu no le gustan los drásticos métodos de Rachin por lo que intentará, mediante la música, acercarse a unos niños rebeldes, sin futuro ni motivación alguna formando un coro no oficial.

En cuanto al reparto, es magnifico y logra mostrar lo que quiere realmente. Clement Mathieu (Gérard Jugnot) hace un excelente papel, del que logras encariñarte con él muy rápidamente debido a su gran bondad y forma de hacerles ver a los chicos a través de la música el sentido de la vida, algo realmente importante y valioso que en la cinta se logra a la perfección.

Resulta encantador ver como Pierre Morhange (Jean-Baptiste Maunier) muestra su gran facultad como cantante, que guarda con recelo y sólo expresa en la intimidad de una forma maravillosa. El director Rachin (François Berléand) nos muestra la verdadera cara de un trepa sin escrúpulos y sin éxito en la vida que lo único que ha logrado es ser un estricto director de poca monta pero con el cual también podremos indentificarnos.

La empatía que se crea con los personajes es extraordinaria, sobretodo con los niños por los que uno llega a sentir cierta lástima e incluso aprecio. Chiquillos objetivos de futuro, ni nada que hacer hasta que no aparece Mathieu y les da un sentido a su vida. Veremos como pasan del método “acción-reacción” drástico a otro más agradable, como es la música, con la que pueden mostrar sus verdaderas ilusiones. En cuanto a ésta misma, la banda sonora juega un papel fundamental como desencadenante de las emociones. La música es la expresión de los sentimientos y este será el papel fundamental que jugara en esta película.

(Sigue en el SPOILER sin desvelar detalles del argumento por falta de espacio)
[Leer más +]
19 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
"Vois sur ton chemin, gamins oubliés égarés, donne leur la main..."
Ésta es una de esas pequeñas joyas que con el tiempo se van olvidando y merecen ser rescatadas del baúl de las cintas más injustamente tratadas. Hay quien tiene la desfachatez de tacharla de 'sobrevalorada' cuando desde sus escenas, claramente humildes, se refleja la intención de hacer una buena película con un gran mensaje, que no pretende arrasar en ninguno de los festivales de premios más importantes, en los que claramente fracasó, pero que desde luego triunfa en la lógica y los corazones de los que comprendemos y sentimos lo que desde su expresión fílmica se transmite.

Gérard Jugnot hace una interpretación de Oscar en esta grandísima película que con lírismo lleva al espectador una historia con un mensaje claro: los métodos drásticos y autoritarios no siempre son eficaces y desde luego, los que se aplicaban en la ficticia escuela de esta película, eran un completo fracaso. Llega un pobre hombre como vigilante de los desventurados chavales, que vagan tristes por la escuela sin oficio ni beneficio, trasteando y maleducándose por las ansias de libertad que les produce precisamente la privación de la misma, y se hace con el control de todos ellos desde los compases que él mismo crea gracias a sus conocimientos al haber sido profesor de música. No sólo dirige el coro que consigue crear, si no que los lleva a todos a su redil y comprueba, ante la rabia del que se sabe inútil, que es el director, cómo a los niños les brillan los ojos, les cambia la vida y comienzan a dejar de lado todos los vicios adquiridos por culpa del sistema "acción-reacción".

El conjunto de la película es agradable y de gran belleza, y su música una delicia para los oídos.
[Leer más +]
14 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Tortilla de patatas
La tortilla es un clásico. Sabes cuáles son sus ingredientes. La has comido mil veces, y hasta con algún toque nuevo. Has probado la de tu madre, la de tu abuela, la de muchos bares...siempre vuelves a la tortilla porque nunca te defradudará.

Esta película funciona igual. Intuyes de qué va cuando lees el argumento, sabes que habrá sonrisas, alguna lagrimita, rebeldía y redención. Esto lo has visto ya otras veces pero sabes que te gustará. Aquí el ingrediente nuevo es la música, es el que va a aglutinar a todos los demás, el que te hará paladear un sabor diferente de algo que, sin embargo, ya conoces.

Lo dicho, un clásico. Que aproveche.
[Leer más +]
14 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Un canto a la vida
Estupenda película, sobre todo por haber sido filmada en una época en que, la mayoría, son producciones que se regodean en la violencia.
Todo es excelente: la música, las actuaciones, la fotografía, el guión.
Es de esas películas que parecen cortas y te dejan con ganas de que no se acabe.
Es admirable el trabajo de esos niños-actores y, por supuesto, la calidad del Coro.
Para no perdérsela.
[Leer más +]
12 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Ciencia ficción
El tema de los alumnos conflictivos a los que un profesor "milagro" mete en vereda tras aplicar una magnífica fórmula educativa llena de compresión, complicidad, mano de hierro en guante de seda, etc. se ha tocado mucho en el cine dando películas demagógicas y fantasiosas que creo muy poco tienen que ver con la realidad. Son historias tramposas que en sus momentos cumbre pueden llegar a llenar de euforia y buenos sentimientos al espectador, pero si se para uno algo a feflexionar sobre lo visto llega a la conclusión de que ha sido manipulado. Esta película es un ejemplo más de ese subgénero de "aulas" que tan poco rigor y verosimilitud suele aportar a sus historias. Hay una gran película francesa en mi opinión que también se desarrolla en un internado galo en los años cuarenta y que, al igual que "Los chicos del coro", estuvo nominada a los oscar. No recuerdo ni me importa mucho si lo ganó. Se llama "Adiós Muchachos", de Louis Malle, y es maravillosa.
[Leer más +]
30 de 50 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
El club de las peligrosas mentes coristas muertas
No sé si os pasa también a vosotros. A mí "Los chicos del coro" me pareció convencional, cobardona, insustancialmente tiernecita y deudora de una inmadurez cinéfila alarmante. Pero entonces recuerdo la cara que se le ponía a mi padre cuando llegaba la escena final, no puedo evitarlo...

...que me guste, pero sólo un poquito.
[Leer más +]
28 de 46 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
¡EL CORO QUE ME ALEGRA LA VIDA!
Estamos ante una joya de película que sin duda tuvo que ser premiada con el Oscar a mejor película de habla no inglesa, descaradamente además. Es una película bellísima y muy emotiva, y con unas actuaciones de lo más logradas. Gérard Jugnot se sale interpretando al profesor Mathieu, y los niños todos extraordinarios, mención aparte de Morange y Pepinot, lo mejor de la película. No he visto muchas películas francesas, pero esta sin dudarlo es la mejor de todas. Una pasada, alegría y tristeza a partes iguales, extraordinaria película.
Nunca me cansaré de verla una y otra vez.
[Leer más +]
8 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Tierna
Una película tierna sin caer en sentimentalismos. El trasfondo es totalmente optimista sin mostrar gratuitamente el lado oscuro de cada personaje, lo cual sería fácil ateniendo que estamos en un centro de reeducación de menores. Los críos son lo que son cuando llega el vigilante, y su meta es poder sacar lo mejor de todos ellos a través de la música como nexo de unión sin establecer valores morales sobre su pasado. Solo los personajes de los mayores son un poco mas “exagerados”, en especial el director, pero estos matices ayudan al espectador a situar al conjunto de los niños dentro del relato.

Excelente película con un final conmovedor pero sin artificios.
[Leer más +]
7 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
"escúchalos con atención"
Magnífica. De lo mejorcito que hemos podido ver en los últimos tiempos.
La ternura sin sentimentalismo, lo inocencia sin estupideces, la sonrisa cómplice, la lágrima sincera, la música contagiosa que no es canción del verano; la miseria de los mediocres frente a los renovadores altruistas; la bondad frente a la maldad; la rectitud tolerante; doblarse antes que romperse....

Te apuntas a la audición?
[Leer más +]
7 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Mi película favorita
Reconozco que no es para un 10.
Reconozco que no es una obra maestra.
Reconozco, incluso, que es en alguna ocasion muy típica y tópica
Reconozco que es ñoña y que me manipula con la lágrima fácil
Reconozco que sus actuaciones son buenas, sin más.

Pero, me da exactamente igual, cada vez que la veo, es cómo si la viera por primera vez, me emociono y río como la primera vez, canto sus canciones cómo si fuera la primera vez que las oyera, y me sorprendo igual que la primera vez que la vi.

Sin duda es una de las mejores películas francesas de esta década que terminó (que ni muchísimo menos es decir poco), y sin duda es mi película favorita.
[Leer más +]
7 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
tierna
Es una película fuera de lo común.
Tiene un comienzo y un final para nada predecibles.
No es el típico sitio donde a los niños se los trata mal, sino que es un lugar para que puedan comenzar una vida digna.
formidable!!!
Vale la pena intentar trabajar de esa manera.
Es para que todos los docentes reflexionen en su pedagogía, recomendable para todos los educadores.
[Leer más +]
6 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Excelente ejercicio del buen cine!
Realmente es un obra a destacar. Sumamente emotiva y que logra llegar a donde se propone. La idea de creer en causas perdidas y de buscar en cada instante la fe en la humanidad, no debe ser tomada con sensiblería barata. Magnifico ejercicio de la moral y los sentimientos, que busca llegar a quienes la ven y tratar de reflotar ese deseo de hacer el bien solo por hacerlo.
Interpretaciones muy buenas, mas que destacables, el coro magnifico por si solo. En cuanto a la fotografía si bien no se luce, no desentona.
Realmente una pequeña nueva joya que de vez en cuando aparece en el cine fuera de los estándares de Hollywood.
[Leer más +]
6 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Ángeles cantores.
El éxito de esta película radica en mayor medida a su sorprendente banda sonora. Esta se aupó en la lista de los discos más vendidos de nuestro país, continúa vigente a pesar de que ya han transcurrido unos cuantos años desde su estreno. Ahora, Les Petits Chanteurs de Saint Marc inician una nueva gira benéfica por España que, organizada por AD+ Proyectos Solidarios, pretende respaldar iniciativas contra la violencia de género y apoyar organizaciones sin ánimo de lucro que ayuden a jóvenes con parálisis cerebral o a niños en riesgo de exclusión social. Se inspira en la primera infancia del director, en las emociones que experimentó entre los cuatro y los ocho años, así como en su interés por contar una historia relacionada con la música y en el recuerdo de la película La Cage Aux Rossignols (Jean Druville, 1945) que le emocionó profundamente.
[Leer más +]
6 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Sin música no hay vida.
Grandísima película del cine francés, un flechazo directo al alma y al recuerdo. Los chicos del coro es una obra sencilla y virtuosa a la que ni le sobra ni le falta de nada, todo está en perfecta armonía. Los actores (grandes y pequeños) están sencillamente perfectos y la banda sonora es una de las mejores que he oído (la canción principal es preciosa). Imprescindible.
[Leer más +]
6 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo