arrow
8
Emocionante viaje de Medem hacia el dolor desde la felicidad.
En la fantástica película de Isabel Coixet "Mi vida sin mí" una mujer descubre que va a morir de cáncer y decide atar todos los cabos para el día en el que ella no esté en este mundo. "ma ma", que toca un tema cercano, con un tono totalmente distinto, no busca tampoco esto. El personaje de Magda busca la consecución de una satisfacción personal, idea un plan descabellado, por puro disfrute. Y es que, como dice a lo largo de la película, hay que tender a vivir momentos buenos, y huir de los malos.

"ma ma", que gira casi exclusivamente alrededor del inmenso personaje de Magda (el resto de personajes pululan alrededor de ella) es una llamada a gritos a disfrutar de la vida a pesar de que ésta te dé palos. Desde el comienzo de la película, Magda, reciente parada, abandonada y enferma (sí, no cabe más drama) es luz, es positividad, es coger el toro por los cuernos, algo que se transmite de un modo natural, nada forzado. Es imposible no amar a este personaje.

También se percibe claramente que Penélope Cruz (también productora de la cinta) ama su personaje. La actriz es auténtica, creíble y muy eficaz interpretando a Magda. Parece imposible que el espectador pueda abstraerse y llegar a olvidarse de Penélope Cruz personaje, y ver desde el minuto 1 a Magda. Quizás Cruz no logre jamás quitarse ese halo por el que es tan odiada por tantos sectores por motivos no cinematográficos, pero los afortunados que dejamos eso de lado, ya hemos disfrutado de varias interpretaciones míticas. Magda es una de ellas, y desde ya, está al lado de Raimunda, Maria Elena y Macarena. Trabajo memorable.

Su cuerpo, su calva, su mirada, que huelen a verdad, vienen acompañadas de un piano ligero que rápidamente nos recuerda a esas grandes Bandas Sonoras compuestas con Alberto Iglesias. Es una delicia ver algunos planos tan medemianos (con esos colores fríos conseguidos por Kiko de la Rica) acompañados, de nuevo de su música. Y a la vez, se trata de una música capaz de erizar el vello escuchándose con los ojos cerrados. En el apartado técnico, mención aparte necesita la labor de Iván Aledo (y el propio Medem) a la hora de montar la película jugando continuamente con varias historias entrecruzadas. Sin duda, esta película contada respetando el orden cronológico no conseguiría la misma intensidad.

Decía Julio Medem al presentar la película que el espectador tenía que hacer el esfuerzo de dejar la cabeza racional debajo de la butaca y dejarse llevar, entrar sin prejuicios a la sala y dejarte tocar. Yo fui capaz de hacerlo y la disfrute muchísimo.
[Leer más +]
42 de 50 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
pe ne
Al acabar la película vi que una de las chicas que estaban sentadas a mi lado lloraba a moco tendido. Yo fui incapaz de sentir emoción ninguna excepto la del aburrimiento pero ver que hay gente que puede vivir el cine así me parece algo enorme.

La película va directa al grano desde el principio, es un drama, y ya desde el comienzo te lo dice, y además de los duros. Pero entonces aparece el personaje de Tosar y ahí es cuando se empieza a torcer todo, no porque no esté bien ¿pero es necesario que en todos los dramas todos los personajes principales les ocurran las desgracias más grandes? Porque lo que ocurre en la película me parece rizar el rizo.

Luego está el personaje del ginecólogo que trata al personaje de Penélope que es ponerse a cantar y pasar la película de drama realista a ñoñeria. El momento de la operación con el tío cantando era peor que las películas de Raphael o Manolo Escobar.

El marido sale poco pero es de los más creíbles, un pedazo de cabrón que sin embargo tiene su momento de debilidad en el encuentro con su mujer. Es de los pocos momentos que logró emocionarme algo.

A Penélope Cruz la encuentro por lo general poco creíble y sobrectuada, pero aquí es para darle de comer aparte. Lo digo en un plan positivo. Si la película consigue el aprobado es gracias a ella, creo que no hay calificativos para definir lo enorme que está en la película. En todos y cada uno de los planos, escenas o secuencias de la misma, Penélope está de lo más premiable y no sólo de cosas como los goya o los oscars.
[Leer más +]
37 de 45 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
asunto trascendentalmente social
Quizás la crítica oficial con la que puedo estar más de acuerdo sea con la de Beatriz Martínez de Fotogramas y es que esto de lo "oficial" a veces sólo sirve para tenerlo en cuenta en contra. Recuerdo a un crítico que puso por las nubes "Rosa, Rosae" de Colomo y tiró a la basura "La ardilla roja" de Medem. Y no creo que todo sea cuestión de gustos, ni siquiera de intereses.

El cine de Medem es complejo. Sus historias con complejas. Sus personajes son complejos (como ese Ángel de Tierra)... Qué vamos a decir.

Esta película creo que pretende llegar y ofrecer un mensaje vitalista a esa 1 de cada 8 mujeres que se enfrentan al cáncer de mama. Y más a ese 30 por ciento de ese 1 de 8 que, al final, mueren. Creo que tiene una intención social sin renunciar a la personalísima manera de expresarlo del autor. En este caso un auténtico, expuesto y arriesgado artista. Y no porque todo el cine sea arte (valga apuntarlo debido a lo fácil es confundir el medio de transmisión con la obra), sino porque hay un cine que viene con el inconfundible sello de autor, como el de Medem. Para lo bueno y para lo menos bueno. Arriesga y se consume en ello. Yo pienso que esto es valeroso y además tiene valor, incluso el del fracaso, cuando toca.

Aquí nos vemos con esta película que para algunos análisis excesivamente intelectualistas y faltos de conexión con la realidad puede parecer un dramón de "aquí te espero" lleno de coincidencias traídas por los pelos. Bueno, ya he visto que uno de los críticos habla de la clave de cuento sin la que para los "intelectuales" no sería llevadera esta película (esto último lo aporto yo). Claro, va en clave de cuento, lo que no se aparta en absoluto de la manera de contar del autor ¿No es Tierra un cuento? ¿No es Los amantes del Círculo Polar un cuento? Podríamos seguir...

Es un cuento en el que los buenos pierden..., y ganan. Ganan en la medida que son capaces de entender la vida. De terminar, cuando se va terminando, la manera de entender la vida.

La interpretación... Hay adictos a "Pe", la encuentro excesiva aun dentro de la dificultad del papel ; Tosar, algo envarado (difícil papel) por el que pasan más dramas que sobre "Pe", pero no toca en esta película fijarse en él; va de acompañamiento. Asier Etxeandía, también va de acompañamiento en un papel si cabe más difícil y casi traído por los pelos. Silvia Abascal, un verdadero ángel protector, apenas presente, pero con ese peso...

La música excelente y medida. Como siempre con Iglesias.

Película en la que predomina el blanco: hospitalario y a la vez fronterizo entre el aquí y el allá.

Montaje realizado, casi, desde la disposición de planos. Había un dicho en cine " esto se arregla en montaje". Con Medem no va así. O lo ruedas dentro de su continuidad del todo, o no existe, y falta ese "algo" de difícil arreglo para el montador y para la historia.

Recurrencias: "Ya huele a mar" Algo así dice Mary en la última secuencia de Tierra, en casi un plano paralelo al de "Pe (Magda)" camino de la playa. El agua, símbolo femenino por excelencia, como siempre en las películas de Medem. Lugares propios y lugares comunes, una vez tamizados y reedificados.

Guiños a la realidad no "femenina": "sería peor perder una pierna que una teta". También hay que hacerse esa reflexión.

Una película que sin renunciar al sello Medem trata de llegar al público en general. A todo ese tanto por ciento que se ve afectado por la posibilidad de muerte, debido a lo que sea, y tiene que bregárselas con decisiones trascendentales inminentes.

Un canto a la vida en la que la muerte quedaría integrada como generadora de vida.

Una película honesta, más que digna, y entregada, que espero sea vista por tanta gente como a la que le hace falta un mensaje conciliador en ese trayecto entre la vida y la muerte al que todos tendremos acceso.

En definitiva un tema tremendamente arriesgado con el que el director sabe hacerse a su manera, utilizando favorablemente el máximo de sus posibilidades, que no son todas ni se ofrecen al gusto del consumidor.

Mucho más que sumamente digna tratando lo que trata.
[Leer más +]
25 de 33 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
Penélope y 10 más.
He de reconocer que Medem tiene una cierta habilidad para plasmar fotogramas y un cierto estilo en el manejo de la cámara que se agradece en el panorama cinematográfico actual. Sin embargo, como guionista podía echarse a un lado. Si en otras obras como "Lucía y el sexo" te deja frío, conseguir esa misma temperatura con una historia potente en el plano sentimental es para hacérselo mirar.

Es cierto que me esperaba un juego sensible al estilo "Lo Imposible", pero tenía mis esperanzas puestas en un buen argumento que tratara sobre la superación humana, el sufrimiento cotidiano, los vínculos familiares...y puede que toque todos estos temas, pero de forma tan horrenda, vacía y distante, que llegas por muchos momentos a desconectar de la película. El montaje es bueno, pero la calidad narrativa es nula. Las historias, se suceden sin lógica alguna sobre la pantalla, donde el espectador se nota lejano debido al surrealismo de muchas escenas y lo irreal del argumento.

Por lo tanto, a Medem le queda una obra pretenciosa reconstruida a última hora con pegamento, dando lugar a un producto incompleto que te dejará completamente helado. La película no te sumerge, no te hace partícipe, no te incomoda, no te alienta, y puede que emocione, pero a pequeños rasgos. Hasta Luis Tosar parece empaparse de tan poca conexión en un papel desaprovechado, que como todo el film, puede ser enorme, pero transmite muy poco. No sé si el director en algún momento se percató de ello, porque llena el largometraje de primeros planos de Penélope Cruz, y resulta ser lo más salvable -junto a la niña rubia-, de "Ma Ma".
[Leer más +]
17 de 22 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
El plan maestro de Pe
La estrategia de Penélope Cruz ha sido impecable. Consciente de que su carrera internacional corría peligro tras condenar la ofensiva israelí en Gaza, hiriendo de lleno al importante lobby judío afincado en Hollywood, decidió arriar velas de vuelta a casa y convencer a un director patrio más o menos prestigioso, más que menos necesitado de un revulsivo en su filmografía, para que le concediese el honor y privilegio de protagonizar su próxima película.

La jugada le ha salido redonda. Hoy a Julio Medem le llueven los palos por ma ma, mientras a su nueva musa la colman de elogios por su impecable papel de madre coraje, enferma de cáncer de mama, desempleada dicharachera y gran amiga del alma. Todo en uno. Y porque la trama no le ha permitido incrustar más géneros que sino nuestra Pe sería hoy también la nueva reina del cine de terror. La actriz ha querido amortizar los euros que ha invertido en su segunda producción apostando sobre seguro, apostando a sí misma. Y de entrada ya se ha ganado todas las papeletas para subir al escenario como mejor actriz principal en los próximos Goya.

Ni las furibundas críticas a Medem ni los desbordantes piropos que se ha llevado Penélope le hacen justicia a ma ma. La película ni es tan bochornosa ni la interpretación de la protagonista tan exageradamente meritoria. Pero parte de razón esconden las reaccciones impulsivas. Se comprenden los airados ataques hacia el director cuando de repente decide romper el tono melodramático de la cinta y permite que Asier Etxeandia se marque, no una sino hasta tres sesiones de karaoke tan vergonzosas como innecesarias.

Como dice Nacho Gay en su acertadísima crítica de la película en Vanitatis, Medem hace años que tiene un serio problema con la sutileza. Prueba de ello son esos planos internos, absolutamente ridículos, del corazón de la protagonista latiendo en dos de los momentos clave del filme. Lo que en Javier Fesser y su maravillosa Camino resultaba enternecedor, aquí roza el patetismo. La trama aporta tan poco a una premisa tan sobada como el cáncer que uno se pregunta dónde fue a parar aquel ingenio que logró cautivarnos con Los amantes del Círculo Polar o Lucía y el sexo. Algunos vestigios quedan, en cambio, en su particular narrativa visual, haciendo un interesante y original uso del flashforward fundido con el presente.

Sin embargo, el peso de la película, su auténtico aliciente, recae en descubrir el amplio abanico de registros que se marca la estrella principal, aunque no todos en su beneficio. La Magda guasona del principio, forzadamente optimista y escasamente graciosa, poco tiene que ver con la sensibilidad y la cercanía que desprende el personaje en sus minutos finales. Ma ma demuestra, por tanto, que Penélope Cruz no es la actriz total que tantos desean pero tampoco el bluf que otros tantos pregonan. Demuestra, en todo caso, que su talento es más brillante en sus roles domésticos que en sus aventuras internacionales.

Pe ha vuelto a casa, al calor del hogar, y ha salido de nuevo triunfante. Medem, mientras tanto, observará en sucesivas ceremonias de premios, desde el patio de butacas, cómo los focos y aplausos se dirigen a ella, preguntándose si el negocio finalmente ha merecido la pena.
[Leer más +]
19 de 27 usuarios han encontrado esta crítica útil
2
Medem, el dramaturgo
La forma en que Medem abusa de la sensiblería es tan descabellada, de una incontinencia tan violenta y tan obstinada a lo largo de toda su filmografía, que es imposible que dicha cursilería sea una decisión o estrategia razonada. Ha de explicarse por algo más radical que el simple oportunismo circunscrito a sus películas, individualmente. Films sobre el cáncer hay varios, y casi todos pergeñados con el gen de la manipulación más insolente, pero Medem ya era melindroso antes de asestar su brochazo a esta temática. Diría que no es la tentación de la empatía fácil lo que conduce a su falta absoluta de mesura. Yo aventuraría que él está absolutamente convencido de que siente más que el resto; o, más exactamente, que los demás estamos incapacitados para sentir tan intensamente como él. Y se dirige al espectador no como a un igual, sino como el maestro catequizando al niño, en tono de gurú de la autoayuda. Al parecer, incluso pidió que el público 'se olvidase de la razón y se dejase llevar y tocar' por 'ma ma', como educandos de Mesmer.

...

Usa a Pe, una actriz sin dificultad para rebasar los límites de la expresividad cuando se lo exige el director, y Medem se lo exige (no le pide el llanto desaforado, menos mal; le pide una simpatía aguerrida y mundana, forzadísima).

Una película sobre una mamá con cáncer de mama, y la titula 'ma ma': medida de sutilidad e ingenio.

El personaje del médico; amigote antes que profesional. Burdo, timorato y lastimero, despojado de pundonor profesional. Casi parece su primera vez diagnosticando un cáncer, y le da cosa. Y no es el rigor médico lo achacable; es que aquí la estrella es Pe, ningún otro puede dar la sensación de imponerse a ella. "¿Qué es eso de 'estadio 3', que os he escuchado?", y los médicos agachan la cabeza, ruborizados ante la resolutiva chica Almodóvar.

No, Medem, uno no se pitorrea cuando le diagnostican cáncer, o cuando se lo diagnostican a un familiar. La risa es un paliativo, una muleta, un bálsamo. Entiendo que quieres ilustrarnos en que hay que reírse hasta en las malas, gracias por tan inaudito consejo. De ahí a un "¿en seis meses me muero? Coño, justo cuando se me acaba el paro" hay, o una comedia de mal gusto, o insensatez dramática. "¿Me vais a dejar, al menos, el pezón?".

Sí, Medem, tu Pe está viva. Su corazón late más fuerte cuando folla, se relaja después de correrse y deja de latir cuando muere. Gracias por el triple subrayado, por estamparnos un corazón digital, feo y tosco, para que veamos en qué se diferencia de uno ortopédico.

Alguna mención superflua a "La Crisis en España". La adhesión fácil, supongo. Un director que decide, arbitrariamente, que sus personajes sufran La Crisis, ya sea de soslayo y sin desarrollo alguno, ha de tener una noble conciencia social.

La fotografía, saturada en el blanco hasta el paroxismo. Llama la atención, en una película que busca el candor y la calidez a toda costa, que huye de la asepsia. No sé si Medem busca el plano luminoso; en tal caso, no veo coherencia formal en su elección.

Una concesión que te hago, Medem; la imagen de Pe una vez ha expirado, con el bebé sobre su pecho, con una sonrisa tenue [restalló en mi cabeza el espléndido plano final de 'Érase una vez en América', de Leone].

...

Sí, Medem, hay que vivir y disfrutar la vida antes de diñarla, lo entiendo. No hace falta que insistas, que nos lo escupas al oído, que nos lo tri-cante tu médico, que nos lo bailes, que mates a Pe, que el niño le diga te quiero a su madre a través de Natasha y no sé qué más filigranas afectadísimas. ¿Ves al público tan incapaz de extraer esa conclusión, tan humana, solito?

[Opción alternativa: diría 'Vivir', de Kurosawa; pero no hace falta irse tan lejos. 'Truman', de Cesc Gay, con sus limitaciones, ofrece mayor honestidad y calidad dramática, en mi opinión]

Gracias.
[Leer más +]
13 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Obra de Arte
Ma Ma
El pasado lunes fui al cine a ver Ma Ma de Medem y me pareció una gran película. Otra obra maestra del 7º arte, grandísimo Medem, gran Penelope Cruz, gran Tosar, fotografía, guión, música...toda la pelicula tan bien hecha, tan tierna.
Fui contra todo pronóstico ya que las críticas son del tipo: "cursi, blanda y llorona" (Luis Martínez en El Mundo), "Falsa poesía"(Jordi Costa en El País), "No tiene lógica" (M. Torreiro en Fotogramas), "Se mueve entre lo sublime y lo ridículo" (Beatriz Martinez de Fotogramas).
De lo que quiero dar constancia en esta crítica es de todo el daño que hacen los críticos de cine al propio cine y a los espectadores con esos comentarios que hacen, tan desproporcionados , insultantes y malintencionados. De cine se habla en otro tono, con respeto, sin descalificar y sin intentar hundir un trabajo que por cierto en este caso muy bien hecho .
Así que lo que les propongo a los lectores es que se olviden de todo lo que han leído sobre Ma Ma, incluyendo este escrito y que vayan a verla, sin prejuicios. Medem les tiene preparado un camino de dos horas que es CINE en mayúsculas, de disfrute y crecimiento personal.
[Leer más +]
15 de 22 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Gran obra de Medem
Yo no fui informado ni vi el tráiler para no ver la película condicionado. Según mi opinión, no tan categórica ni sentenciadora como la de algunos críticos que he leído antes, "ma ma" me ha impactado. Tratada con realismo, sensibilidad, fuerza, sin prejuicios y sobretodo, como nunca antes se ha creado una obra sobre la temática del cáncer y la visión que se puede tener de la vida. Felicidades a Medem y resto del equipo.
[Leer más +]
11 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Una niña rusa que lanza cangrejos en la playa
No es muy sencillo lanzarse a la crítica de una película que tan solo por el título y los retazos del argumento encogen el corazón de melancolía y de miedo. Un cuadro que enmarca a una profesora en paro y separada (Penélope Cruz) a la que diagnostican cáncer de mama y a un ojeador del Real Madrid que acaba de perder a su hija (Luis Tosar) no puede contener más que tonalidades grises y luces apagadas. Sin embargo, Julio Medem (el director de Caótica Ana o Habitación en Roma), busca otorgar un poco de aire fresco y de humor a esta trágica escena, pero lo consigue de forma torpe a mi entender.

Es un film lacrimógeno por excelencia, un drama cincelado en el alma, con todas las miras del director puestas en conmover a un público que se va a dejar llevar por las sensaciones y que, con suerte, en medio de las lágrimas, no podrá apreciar las carencias de la película, no se atreverá a juzgarlas por miedo a parecer un insensible. Y es que he de decir que durante las dos horas que dura la película la sala, que estaba hasta los topes, estaba sorbiéndose los mocos en su casi totalidad, el silencio era tenso y el ambiente cortante. Flotaba la amargura y los corazones de los espectadores estaban encogidos de congoja. Solo unos pocos, permanecíamos impasibles ante la tragedia que asolaba a Magda, demasiado perturbados por la falta de verosimilitud para ser capaz de digerir la espesura del guion.

Como decía, hay que tener habilidad para intentar meter alegría y humor en una película que va sobre un tumor en el pecho y todo lo duro de esa realidad. Pero también hay que tener destreza a la hora de plasmar un suceso tan duro y devastador como éste, y hacerlo sin caer en los tópicos de la tristeza (o, también, en el soporífero hapiness). Julio Medem se muestra pretencioso, buscando fotogramas místicos, queriéndole dar un trasfondo, una unión de historias, que no encaja por ninguna parte, un sentido metafísico, filosófico, una lucha por la religión y la vida. Por momentos, he sentido cierta vergüenza ajena y desesperación, con ganas de gritarle a la pantalla...'¿¡Pero esto es necesario!?'.

Había esperado una película española de verdad, castiza, costumbrista, llena de tonos grises, de ojeras bajo los ojos, de lágrimas que rompen el rostro, de dolor del de verdad (no este decorado por los focos y por un coraje que es imposible de creer). En cambio me he encontrado con un juego de luces blancas, una niña rusa que camina por la nieve o lanza cangrejos en la playa (sí, que alguien me lo explique, por favor). Y, también, un retrato frivolizado del cáncer de mama y de la quimioterapia, como si se tratara de una sesión de solarium.

Penélope Cruz, la gran Pe, se encuentra muy por encima de todo esto. Rescata lo salvable del film, su estelar interpretación, porque mima la cámara y mima a su personaje con el cariño con el que solo ella saber hacerlo. Incluso sus silencios son estelares, parece controlar hasta el temple de su respiración. Y aunque el guion sea tan torpe, su mirada habla por sí sola, y esas lágrimas cristalinas acarician el alma con dedos gélidos. Desde luego, brillante.

Los demás personajes destacables son masculinos, otro lastre del cine y un gran error. Tenemos a Luis Tosar en su papel de Luis Tosar, a un ginecólogo poco creíble que canta bulerías en los chiringuitos de la playa, a un ex marido que apenas media dos palabras pero que tiene los ojos azules y eso siempre vende, y al hijo de Penélope, un muchacho que juega a fútbol y cuya aparición es muy prometedora, por cierto. Se crea entorno a esta mujer (que, por cierto, es una luchadora y no se doblega ante nada) una especie de triángulo amoroso absurdo y bochornoso que es un auténtico despropósito.

Digamos pues que se trata de una película floja, pero con matices. En realidad, no la recomiendo. Los más sensibles saldrán destrozados sin consuelo. Los más enteros, no la disfrutarán. Los amantes de Penélope Cruz disfrutarán de su interpretación, pero se sentirán vacíos. Un mal retrato sobre una realidad social devastadora.
[Leer más +]
10 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Nubes y claros
Un rayo ilumina el cuerpo de una mujer. Envuelto en las mejores intenciones, Julio Medem proyecta una obra vital y sentida que, en una primera impresión, puede presentarse un tanto desigual. No obstante, “ma ma” se esfuerza en sobreponerse y consigue superar con la mejor de sus caras los obstáculos que encuentra por el camino. Fundamentalmente, gracias a la brillante entrega de su actriz principal. La labor de Penélope Cruz, dentro de la que es su vertiente más afable y agradecida, acaba por convertirse en un fuerte pilar sobre el que se sujeta el valor de la cinta. La bondad de su personaje se asoma con una sonrisa en el fondo de los espectadores y es inevitable contagiarse de su calidez y de su espontánea sabiduría. Ella transforma el conjunto en una película que respira y se expande en el recuerdo.

Lo triste es que el sol no resplandezca todo el tiempo. Durante los primeros minutos del largometraje, los intérpretes se muestran un tanto descarriados. Algunos de los curiosos recursos visuales del director terminan por repetirse más de lo debido y, sobre todo, chirría el problema del rubor generado ante los desconcertantes momentos musicales con los que tiene que lidiar el polifacético Asier Etxeandia. Eso sí, conforme la película avanza, nace en el relato un anticiclón sembrado de optimismo que se lleva por delante varias de estas nubes pasajeras que flotan sobre las cabezas de sus desdichados personajes.



El material con el que se construye la película es delicado. A la hora de hablar en el cine sobre la enfermedad, conviene andar con cautela y no caer en un tono excesivamente melodramático. Es peligroso dejarse llevar por un tratamiento manido de estos asuntos. Ahí probablemente radique el verdadero éxito de “ma ma”, pues el hallazgo de su mensaje alentador puede ser muy útil para los que vayan a recibirla con buenos ojos. Tampoco saldrán descolocados tras su visionado quienes en más de una ocasión hayan sentido cercana la poesía que rodea a las imágenes de Medem y a todo su universo sensorial. Resulta inevitable detectar aspectos sueltos que conservan el sugerente recuerdo de momentos de la cosecha de su cine en otras décadas. Es posible chocarse, dentro de las escenas más oníricas de esta historia, con distintas reminiscencias a sus propias películas y hasta se divisan espejismos en el guión que directamente nos devuelven a determinados parajes de “Los amantes del círculo polar” o de “Lucía y el sexo”. Un texto que se enriquece al dejarse empapar por la luminosa filosofía de un personaje protagónico que, de hecho, llega a ser quien finalmente escoge el sentido que toma toda la película de cara a su misterioso destino.

En lo referido a la realización, como es habitual en los trabajos del donostiarra, también se mantienen los rasgos de su sello personal. Hay instantes en los que, con el fin de enfatizar la intimidad innata de la historia, Medem se arriesga para conmover al espectador mediante los frecuentes manierismos que suelen poblar el lenguaje de sus trabajos. Aunque, en este caso, es de justicia admitir que en ocasiones se agradece el atrevimiento. Precisamente, es durante algunos de esos fragmentos donde la película, como mero artefacto fílmico, se vuelve más interesante. En los puntos en los que la narración se desarrolla desde su apariencia menos convencional, los aciertos adquieren un valor añadido y esto resultará reconfortante para aquellos que decidan sentarse en su butaca con la esperanza de reencontrarse con el peculiar artista que firma la obra.
[Leer más +]
6 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
2
Vergüencita...
Anoche vimos "Ma ma" la nueva cinta de Julio Medem. Por ser este un director que siempre me ha resultado un tanto costoso, las expectativas eran muy bajas, así que la he calificado con un 6. Por empezar por lo positivo, destacar que Penélope Cruz me dejó con la boca abierta desde el minuto uno. Nunca ha sido santo de mi devoción, pero reconozco que en su filmografía tiene papelazos, y este es uno de ellos. También me gustaron la variedad de planos de muchas escenas, así como los variados episodios oníricos que nos recuerdan que estamos viendo al más puro Medem. La trama va perdiendo fuelle conforme avanzan los minutos, hasta llegar a escenas de cierta vergüenza ajena, incluido un cierre que casi sonroja... Situaciones bastante poco creíbles, un Luis Tosar en un registro bastante extraño para un actor como él y ese no llegar a emocionar hacen que la impresión general no haya sido de lo más excitante...
[Leer más +]
9 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
Ma la ma la
Buscar el melodrama con absursdos chistes y llevar una enfermedad tan seria como si fuera una verbena, no esta a la altura de todo el dolor que pasan las mujeres con este problema.
Es verdad que el ecuador de la película mejora incluso en las actuaciones, penelope parece otra cuando la cosa se tuerce y hace un papel mas dramático, pero tiene escenas metidas a empujones, mas propensas en programas televisivos de escuelas de canto, que de un melodrama basado en una tortura tan dura como el cáncer. Un poco de seriedad por favor.
[Leer más +]
6 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
2
Simplón y errático Medem (Pe pe)
La peor película de Medem con diferencia. Simplona, errática y equivocada de cabo a rabo, solo tenuemente aguantable por la entregada interpretación de Cruz (es una película para su lucimiento absoluto en este papel de maestra en paro diagnosticada repentinamente de cáncer de mama). O sea, de "Ma ma" pasamos a "Pe pe".
Medem, aparte de saquear al espectador con todo tipo de fáciles artimañas, tópicos y blandenguerías, ejecuta una puesta en escena muy mediocre, que refuerza al fútil melodrama, con un empleo casi torticero de la música, con un increíblemente mediocre y despistado Luis Tosar. Del personaje de Etxeandia mejor ni mencionarlo. Y del trío que sale de ahí...
No la pueden salvar sus mínimas buenas intenciones acerca de tratar la problemática del cáncer (¿quién no lo ha sufrido directa o indirectamente?), especialmente a una edad joven. Roza el bodrio.
[Leer más +]
6 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
Ñoño Medem
No ha estado acertado Medem a la hora de reflejar el drama de una mujer con cáncer de pecho. A pesar de que la cinta empieza bien, metiéndote desde el minuto uno en el drama de la protagonista (una esforzada Penélope Cruz que ejerce también de productora), Medem termina llevando todo al extremo. Decide que, a parte, es el mejor momento para hablar de la soledad y la crítica social.

Es entonces cuando uno se para a pensar y piensa en sí, realmente, es necesario que todos los males del mundo se vuelquen sobre un mismo personaje. ¿Sólo las desgracias le suceden a unos determinados personajes? Hunde en el fango al personaje para lograr una lagrimita fácil y conmover al espectador hacia el final. Se nota la manipulación. Es una forma de rizar el rizo bastante incorrecta, una forma de desviarse de idea principal.

Además, Medem ha perdido pulso con el transcurso de los años. Si bien es cierto que es un tipo que sabe narrar las historias y hacerlas visualmente muy suyas, termina haciendo una película bastante ñoña, blandita y, según que ratos, cursi.

No cabe duda de que la película gustará a aquellos amantes de los clínex y de la lágrima fácil. Buena Penélope Cruz y poco más.

Más en: https://alquimistacinefilo.wordpress.com/
[Leer más +]
5 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
lo peor que he visto ultimamente
Absurdo guión, argumento ya muy trillado, malas interpretaciones de todos, pretencioso melodrama, canciones que más que dar pena hacen reír al espectador por lo inadecuadas y cursis que son y personajes de cartón piedra. En fin, es una lástima que uno tenga que decir esto (teniendo en cuenta que creo que el mundo del cine español tiene en general mis ideas políticas de izquierdas. Y encima tengo que ser sincero y no comprendo como Penélope Cruz tiene un Oscar. Aquí destaca su mala actuación, falta de expresión y garra melodramáticas.
[Leer más +]
10 de 18 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
Julio Medem, qué pesao con el médico chalao!
Vamos a ver, Julio Medem, varias cosas:

1. El "Carpe diem" es más viejo que el cagar. Hay que innovar un poquito.

2. Meter y matar a Penélope Cruz en una peli no te garantiza una buena peli.

3. Ofrecerle una mierda de papel a Luis Tosar y que te lo acepte es una gran putada.

4. Transformar algo tan serio como el cáncer en una performance flower power es burdo y ruín.

5. Que tu ginecólogo te cante to loco en un karaoke es más para llorar de risa que de emoción, palabrita.

Julio, haz un favor al mundo: CAMBIA DE OFICIOOOOOOO!
[Leer más +]
6 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Decepción
A pesar de lo bien que lo hacen los actores, no he sido capaz de meterme en la historia, no me la he creído y ni siquiera, a pesar de ser un tema de alta sensibilidad, me he conmovido. Me esperaba mucho más realismo, el tema lo merece.
[Leer más +]
5 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Lucha
Entre lo poético y la realidad, Medem no sumerge en un mundo real dejando claro un mensaje...Vive , Lucha , sufre

Penélope Cruz y LLuis Tosar junto con un Asier Etxeandia están magistrales en una película que se hace algo pesada

Salimos del cine y si oímos comentarios de que la película es algo cursi... No diré que puede tener escenas algo cursis pero, simplemente digo es " Ma Ma" , incluso la escena final que muchos tildarían como "cursi" a mí me pareció un resumen del mensaje que el director quiere mandar, tal vez cursi pero también la vida está llena de momentos cursis
[Leer más +]
5 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
2
El drama del cáncer que no convence
Julio Medem ha dirigido una de las películas mas sonadas del año debido a que ha traído de vuelta a la actriz Penélope Cruz al cine español. Una vuelta esperada que ha causado mucha expectación.
La historia retrata la experiencia de una madre que sufre cáncer de mama (de ahí el juego de palabras del título) que intenta llevar su vida adelante mientras supera esa dura enfermedad. Una vida que está destrozada pero que dentro de esos trozos, ella se irá recomponiendo para encontrar un futuro mejor para ella y su hijo, gracias a un mal presente.
Tenía muchas ganas de ver esta película ya que me atraía la historia, y también por las opiniones leídas. Pero ahora después de verla reconozco que me ha decepcionado mucho. Su historia dramática está enfocada de una manera que no ahonda ni emociona. Una trama que se recrea en escenas mal enfocadas y que sinceramente no convencen ni resultan creíbles.
No he visto mucho de Julio Medem, pero he descubierto que no me atraen mucho sus películas. Tanto esta como "Lucía y el sexo" o "Los amantes del Círculo Polar" me han parecido flojas en intensidad y no cercanas con el público. Él es un director que gusta bastante, pero yo reconozco que su cine no consigue convencerme mucho, y siempre espero más de lo que luego es.
Con respecto a las interpretaciones; se ha hablado mucho de la de Penélope Cruz. Debo decir que no me ha gustado nada, salvo en alguna escena muy puntual. En general no me resulta para nada creíble y da vida a un personaje que es plano y no conecta. Junto a ella, dos grandes actores como Luis Tosar y Asier Etxeandia. Ambos tienen un gran talento, pero sus personajes también resultan fríos y no convencen. Creo que el gran problema no están en las actuaciones de ellos, sino en que los personajes no están bien dibujados y se comportan de forma extraña en las situaciones que viven.
En fin, "Ma ma" es una de las películas más sonadas del año que trata un tema muy duro. Un tema con el que es fácil emocionarse, pero que en esta ocasión no ocurre. Por ese motivo pienso que la película es tremendamente decepcionante, ya que si con la situación que viven los personajes uno no es capaz de enfatizar; hay problema grave del enfoque de la trama.
[Leer más +]
5 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
ma ma por Cine de Patio
Enrevesado drama sobre el cáncer que intenta hurgar en lo más profundo del espectador desde el minuto cero, lo cual consigue hasta que el exceso de desdichas y melosidad se adueñan de la pantalla. La responsable de esto, para bien y para mal, es una Penélope Cruz que lo borda en su papel de madre luchadora a pesar de resultar algo empalagosa en varias escenas. El resto de personajes tienen sus propias luchas internas, aunque quedan en un discreto segundo plano llegando a conocer más bien poco de ellos. Julio Medem, que ya nos fascinó con varios de sus trabajos anteriores, convence con una elaborada realización aunque su guión resulta más convencional de lo que nos tiene acostumbrados.

Más mini crítica en cinedepatio.com
[Leer más +]
4 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo