arrow
7
Pero loco, loco, loco (7.5)
Sería una comedia de nota muy alta si no fuera por la parte final, en la que las locuras se les van de las manos a los guionistas. No saben cerrar con broche de oro –¿a qué venían las ridículas acrobacias y el montaje con los lametones del perro?–.
Eso sí, los primeros tres cuartos de película son desternillantes. Posee algunos de los chistes más graciosos que he visto en una pantalla. El planteamiento, la presentación, es una genialidad; y le siguen los momentos de desconfianza, el inicio de la "carrera" y situaciones tan tronchantes como la de la avioneta, todas las de Phil Silvers, las de la extraña familia Marcus –la suegra metomentodo, su hija, más normal, y un hijo impetuoso que no se viene a razones–, etc.
Pocas veces se ha cebado tanto un guión con la naturaleza egoísta del hombre.

Una película de la que difícilmente me olvidaré. Entre otras cosas, porque no me aburro de verla una y otra vez.
[Leer más +]
49 de 59 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
¡Coge el dinero y corre!
Stanley Kramer fue productor de más de una treintena de películas. Como director fue el epígono de eso que se conoció como cine con “mensaje”, género que dado el rumbo actual de este arte, está extinguido de nuestras pantallas. En esta delirante comedia combina estas dos facetas. Por un lado, como productor nos ofrece una película llena de “stars” de todas las décadas, desde el cine mudo (un cameo de Búster Keaton maravilloso; también está la espléndida Sazu Pitts, de “Avaricia”) hasta el reinante Jerry Lewis de los años 50/60 (¿Quién no iba a pagar el precio de una entrada por ver algo que la televisión aún no daba?). Por otro, como director nos ofrece una historia espléndida (por supuesto cargada de mensaje) en la que un grupo de automovilistas contemplan un grave accidente y emprenden una avariciosa carrera para conseguir un cuantioso botín que se haya escondido bajo una gran W.
“El mundo está loco, loco, loco” comienza entonces una carrera alocada en la que pasa revista a todo la tradición cómica del cine norteamericano, pero poniendo el acento en el aspecto meramente visual (en ocasiones parece una película de dibujos animados) y donde el slapstick, tan presente en el cine mudo, alcanza aquí cimas soberbias hasta la traca final, donde las carcajadas acompañan esos cinco minutos finales llenos de una sabiduría cómica inigualable.
La habilidad de Kramer está en ofrecer dos horas maravillosas de pura e inteligente diversión. Pese a ser una película coral, los personajes están dibujados al milímetro en toda la evolución que padecen tras sacar a pasear a la avaricia. Está virtud no sólo la consigue con los protagonista, sino también con aquellos de paso más fugaz. Destacar una actuación es difícil. De los muchos méritos que tiene esta película es haber conseguido un reparto tan magistral y ajustado para cada uno de los personajes. Sin embargo, yo destacaría a Ethel Merman, aquí realizando el papel de una suegra tan tiránica que no te sorprendería verla encima de los lomos de una escoba.
En resumen, una comedia frenética e hilarante, con una visión de la especie humana hasta cierto punto pesimista, pero que jamás volverá a ser mostrada con tanta gracia. Recientemente hicieron un remake (“Ratas a la carrera”) que viene a demostrar que la genialidad no está igual de repartida en Hollywood.
[Leer más +]
34 de 36 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Los herederos del tesoro de El Narizotas.
Indispensable para cualquier coleccionista.
El mundo está loco, loco, loco es una sucesión de escenas cómicas, clásicas, con un resultado de la mayor efectividad.
Es una película creada para la risa hecha con arte y con el estilo de los creadores de antes, los de la vieja escuela.
Se basa en la idea de los autos locos y sus vertiginosas carreras, con personajes dispares en situaciones límite unidos por un mismo objetivo. El dinero de El Narizotas, vieja gloria del gangsterismo.
Al estilo de las grandes superproducciones, contamos con al menos una docena de protagonistas, todos perfectamente definidos.
Continuamente surgirán otros personajes circunstanciales, secundarios, que darán fuerza y al mismo tiempo crearán esa burbuja de aislamiento al grupo demencial que va a la caza de un tesoro.
Estos personajes secundarios aparecerán en coche, son corderos esteparios en esas interminables carreteras del desierto, otros estarán en la torre de control de un aeropuerto –y alguno se quedará colgado-.
Entre los protagonista destaco a Mickey Rooney con una actuación para quitarse el sombrero. Una actuación de medalla de oro. De medalla del Congreso. Con el micrófono en la mano pidiendo ayuda desde la cabina de la avioneta con su compañero cagado de miedo y el piloto borracho desmayado en un rincón.
-Tampoco hace falta que te preocupes demasiado, vamos a morir de todas formas.
Sus loopings y sus pasadas son un espectáculo al estilo Hawks.
El dentista y su mujer en otra avioneta fabricada en 1916 tienen tela también. Son escenas de una belleza absurda dentro de tanta locura.
La pareja formada por el americano y el inglés forma un capítulo para tesis universitaria. Su pelea es memorable, me atrevo a decir que hasta la fecha no ha sido igualada.
Los efectos de los coches a toda velocidad, al final con la policía detrás, recuerdan a los mejores trabajos de Steve McQueen al volante.
Incluso la escena de la pareja, bailando junto al cuñado, en una atmósfera psicodélica, rememora al indispensable Blake Edwards.
Spencer Tracy, ese actor entrañable, se hace más entrañable aquí.
La película es larga, producida con su anuncio del "Descanso, visite nuestro bar" cualquiera puede temer que en algún momento se haga tediosa, se abandone en explicaciones o en escenas largas. Pero no. No falla en ningún momento. Ni un segundo de descanso.
Indispensable para cualquier coleccionista.
[Leer más +]
18 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Desempolvando la piel de plátano
El narizotas, moribundo tras un accidente automovilístico, confiesa el paradero del botín fruto de un robo que cometió hace 15 años a:

- Un marido con sus señora y suegra a cuestas.
- Una pareja de maduritos muy pánfilos.
- Unos recién casados en luna de miel.
- Un transportista (de muebles).

Y, con la policía, se lanzan todos a una loca, loca, loca carrera en pos del parné, en este gran, gran, gran homenaje al cine del slapstick, repleto de absurdas, absurdas situaciones cómicas, con amables, amables cameos de Jerry Lewis y Buster Keaton, y con algunos logrados, logrados gags. El único pero (pero, pero) a la película es que la diversión se ve mermada por la reiteración de situaciones y, sobre todo, por el evidente esfuerzo por ser constantemente divertida. Está demostrado.
[Leer más +]
19 de 22 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
What's the matter chief!?? you forgot something!???
Un accidente en una autopista californiana lleva a varias personas a iniciar una loca carrera cuya finalidad será llevarse una fortuna escondida bajo una gran “W”. Gente de toda calaña participara del recorrido y lo transformara en un desastroso y demente viaje, su paseo hacia la riqueza.

Comiquísima Road-Movie orquestada por un cineasta obsesionado por llevar a la pantalla un consistente y afable mensaje social sobre los valores, la condición social, racial o económica, el gran Stanley Kramer. Esta vez alejándose del melodrama para probar en terrenos completamente distintos su característica sapiencia.

Una genial premisa, imitada hasta la saciedad e incluso llevada de nuevo a la pantalla en un agradable pero inferior remake, que no cuenta con el encanto ni la originalidad de la primera parte.

El slip-stick se hace presente en casi cada gag de esta entretenidísima cinta, llegando a momentos en extremo hilarantes, y que a pesar de su extenso metraje, se disfruta sin complicación alguna.

A su gran fotografía, guión, dirección y banda sonora se le suma un reparto de lujo, un conjunto de estrellas entre los que sobresale el gran Spencer Tracy, Micky Rooney, Sid Caesar, Buddy Hackett, Milton Berle, Terry-Thomas entre otros grandes de la comedia, contando además con memorables apariciones especiales o cameos entre ellos de Jerry Lewis o los geniales Three Stooges.

Un entrañable clásico de la comedia. Divertidísima.

Pierluigi Puccini
[Leer más +]
16 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Hay mucha gente que, buscando un tesoro, pierde en el camino el verdadero tesoro
Le he tenido siempre una particular fobia a las películas con Todas las Estrellas porque, por lo general, hay tantas peleas entre los actores para figurar, en primer plano, en cada toma que se haga; para que una u otra escena se reescriba favoreciéndolo; y para que no se corte “el momento aquel en que aparezco en…” que, al final, lo que resulta es un desacorde almácigo de petulancias y las historias no toman rumbo ni dirigidas por Chuck Yeager. Me acuerdo ahora de “La vuelta al mundo en 80 días”, “Un puente demasiado lejos” o “1941”, pero son muchas otras las exorbitantes inversiones que se han hecho en función de un gran reparto… y casi todas terminan como el gran buque Titanic: hundidas en su pedantería.

Empero, tengo que decir que “EL MUNDO ESTÁ LOCO, LOCO, LOCO”, me complace plenamente. No sé si hubo también peleas para “robar” pantalla, porque los comediantes no son precisamente el súmmum de la modestia, pero si sé que quien tenía el timón, el notable director Stanley Kramer, era de esos tipos que sabían tomarlo con firmeza y las cosas llegaban hasta donde él decidía que llegaran.

En primer lugar, esta maratónica, súperloca y divertidísima película, es un apreciable homenaje a los más notables comediantes que subsistían entonces (Buster Keaton, William Demarest, Edward Everett Horton, Zasu Pitts, Los tres chiflados…) y además incluye, como protagonistas, a una larga lista de humoristas de la época, con Ethel Merman como la manipuladora suegra; Sid Caesar, el marido ecuánime y recursivo que nunca atina una; y Phil Silvers, como el oportunista y tramposo gafitas que, indudablemente, son lo mejor que puede verse.

Pero, además de divertirnos con la más alocada, satírica e iconoclasta carrera por el tesoro que hayamos visto hasta ahora en la historia cinematográfica, quedan al desnudo: la ambición desmesurada, el individualismo, los grandes fiascos que causa la incapacidad de escuchar, la ciega obstinación, el falso nacionalismo, la predisposición al juego sucio, la resquebrajada high society, y otros tantos baches donde a diario se empantana la convivencia de la “nueva” (pero rancia) humanidad. Pues, hay mucha gente que, buscando un tesoro, pierde en el camino el verdadero tesoro.

La historia no podía ser más sencilla: En un caso que el capitán Culpepper de Santa Rosita lleva 15 años tratando de resolver, de pronto se entera que, el buscado Smiler Grogan (Narizotas), ha tenido un accidente al salirse con su auto de la carretera y caer a un abismo. Pero, antes de morir, el buscado delincuente ha confesado al grupo de conductores que baja a auxiliarlo, que tiene 350.000 dólares enterrados en el parque de Santa Rosita debajo de una W.

Lo que sigue, ya todo el mundo lo habrá visto y, es seguro, que muchos volverán a verlo. Y, claro, hay una razón inobjetable: Garantiza 154 minutos de puro entretenimiento y nos da la oportunidad de vernos en un espejo... si acaso somos capaces de ver la película con una pizca de humildad.
[Leer más +]
10 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
La mejor cómica
Para mí (que no me gustan las películas cómicas) es la mejor en su género. Tal vez su comicidad radique en la simpleza de la misma. La primera vez que la vi yo no sabía ni leer los subtítulos porque era muy pequeña, pero de sólo ver las imágenes me moría de la risa. Luego la he seguido viendo de vez en cuando y hasta ahora me produce la misma risa de principio a fin. Además es interesante porque uno desea saber quién dará con el tesoro al final. Claro, esta película es para las personas que no gustan de la grosería, ni la vulgaridad para poder divertirse. Una vez escuché que es mucho más fácil hacer llorar que reír y esta película logra y sobrepasa su objetivo En mi opinión es la mejor película cómica que he visto.
[Leer más +]
9 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Poderoso caballero, don dinero
Estamos ante una de las películas mas vertiginosas de la historia del cine, del cine de verdad, no del cine de diseñadores digitales y sin ninguna idea que no sea otra que ofrecernos un montón de fuegos artificiales, ante las que todo el mundo dice OHHHHHHHHH. Gracias "Pequeña miss Shunsine", ya había perdido la fe en el arte del siglo XX.
Yo me pregunto, ¿que es lo que pasaría si vas en tu coche, ves un accidente y decides parar junto con otros coches para atender posibles heridos, y un moribundo tumbado al lado del coche accidentado suelta algo sobre una cantidad de dinero escondida en un sitio, eso si, una cantidad de dinero lo suficientemente grande como para solucionarte la vida y que te quitaría muchas penurias?. Con un elenco de secundarios bestial, pues es una película de secundarios, y con una variedad de personajes que se van a ir sumando a la búsqueda , cada cual mas variopinto.
Con momentos desternillantes, sumidos en un ritmo meticulosamente ensamblado, va pasando la película a un ritmo que no deja respiro, para llegar a un final, que solamente podía ser así.

Me tienta ponerle Obra Maestra, pero no os la perdáis, porque hay un momento que te das cuenta de que no has parado de reírte.
[Leer más +]
8 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Una montaña rusa de disparates.
Poco importa la forma en cómo se mire la comedia de Kramer, se puede decir sin miedo y sin tapujo alguno que estamos ante una de las mayores comedias jamás realizadas en la historia del cine. Después de los años transcurridos, parece mentira que la cinta se conserve también y tenga tanta frescura y desenvoltura como cuando se estrenó en aquel lejano 1963.

Stanley Kramer demostró ser un cineasta sin ningún miedo y de ser increíblemente habilidoso a la hora de realizar largometrajes de todo tipo, ya sean dramáticos, cómicos o de intriga. No cabe duda ninguna duda que estamos ante una de las obras de comedia más representativas de los sesenta. Su planteamiento, en su momento debió de ser bastante innovador, donde un grupo de personajes se entrecruzan y se ven envueltos en una odisea por conseguir una suma de 350.000 dólares.

La búsqueda se podría definir fácilmente como una fatal cruzada, donde todo vale por conseguir el dinero. En este alocado viaje, seremos testigos de no pocas situaciones donde el disparate está asegurado, la cinta, según avanza, ofrece un compendio de momentos progresivamente más alocados donde cada uno de los personajes luchará por llegar a conseguir el dinero. Por lo tanto, lo que se refiere en materia de traición no podría estar más a la orden del día.

La estructura de la película bien podría definirse como una “Road Movie”, pues en ella encontraremos abundantes persecuciones y secuencias con todo tipo de vehículos, des de coches, bicicletas, aviones y un largo etcétera. Uno no podría hablar del film sin mencionar sus nutridas secuencias de acción, que nada tiene que envidiar a persecuciones de superproducciones de la época como “Bullit” o incluso de los típicos blockbusters que tan fácilmente llenan nuestras salas de cine en la actualidad.

Pero lo bueno es que la cosa no termina aquí, pues al fin y al cabo, no deja de ser un film de género cómico, objetivo que aprueba con nota. Resulta imposible no burlarse de las situaciones tan disparatadas y alocadas que nos esperan. Y no sólo eso, pues el metraje de la película de Kramer alcanza las dos horas y media, y lo más increíble es que se hacen de lo más llevaderas, no hay ningún minuto de metraje que estropee la función, muchas películas consideradas comedias en la actualidad deberían tomar ejemplo del director de “Vencedores o Vencidos”. Toda una muestra de amplia habilidad en mostrar una comedia con unas persecuciones de coches increíblemente bien filmadas. Una de las mejores comedias del celuloide que nos podemos regalar y todo con un variopinto y divertidísimo reparto.
[Leer más +]
7 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Explicar la mezquindad y el egoísmo a través de la risa
Cualquier momento es bueno para ponerse "El mundo está loco, loco, loco", incluso en el caso de quererla rescatar de nuevo, cuando han pasado bastantes años de la primera vez que la vi, como es mi caso particular. Otras caen en el ridículo y muchas hacen pensar aquello que era mejor en el recuerdo que vistas de nuevo, sin embargo, Stanley Kramer realizó un largometraje acertado y sanísimo, perenne, de contenido cómico de calidad que hace que mantenga su frescura inicial. Y eso que ha pasado medio siglo desde su estreno, se dice rápido...

Se la recomendaría a cualquiera que necesite sonreír, algo tan caro en los tiempos que corren, de manera que en sus más de dos horas (es posible que se haga larga a más de uno) hay tiempo para olvidarse de los problemas rutinarios que todos tenemos. Con la historia de estos sinvergüenzas, todos, absolutamente todos retratados, hay tiempo de sobras para pasarlo en grande. Si no es con el camionero (mi preferido), puede caerle en gracia la terrible suegra, los dos pillos que se suben al avión o incluso el taxista... Tal vez no sea una comedia perfecta, los últimos coletazos son prescindibles para muchos, pero yo me sigo riendo cada vez que me la pongo, y si además hay una crítica directa a la codicia del ser humanoide y al dinero, pues entonces tengo más razones para considerar que se trata de una película muy oportuna en cualquier momento.
[Leer más +]
6 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Divertido retrato de la avaricia
Stanley Kramer tiene una brillante filmografía como productor y director y destacaba por elegir temáticas de interés social. Se puede decir que siempre tuvo buenos motivos para involucrarse en cada proyecto.
Esta película es sin duda uno de los retratos más duros, que se han hecho en el cine de la avaricia del ser humano. Y lo hizo en forma de comedia disparatada. Mostraba como personas aparentemente normales podían caer en el peor de los ridículos si se les presentaba la ocasión de ganar dinero fácil.
Al mismo tiempo constituía un homenaje al cine cómico clásico, con cameos de Joe E. Brown, Buster Keaton, Jimmy Durante o Jerry Lewis.
Qué personajes…el frustrado policía Culpepper, (entrañable una vez más Spencer Tracy en una de sus últimas películas), la insoportable “cacatúa” (“todo lo que usted me diga de su suegra lo creo por horrible que sea”), su hijo “Silvestre” (tremendos sus bailes sesenteros), el bruto camionero que terminó cambiando su vehículo por una bicicleta de niña, el traicionero “cara avinagrada”, el dentista de las geniales ideas, Russell y el inglés con sus disputas patrióticas, los “pilotos” Ding y Benjy…
El trabajo de todos era excelente y el ritmo nunca decaía.
En mi caso es la película que más me ha hecho reír.
[Leer más +]
6 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Una comedia loca, loca, loca
Esta es una película de lo más disparatada, que sin duda inspiró la serie de dibujos "Los autos locos". Cada vez más gente corriendo para buscar una fortuna enterrada bajo la gran W, y todos ellos con un viaje tremendamente accidentado.

Lo único malo es que el humor es de hace 50 años y ya no resulta tan divertida como en su estreno, pero aún así algunos gags siguen sacando la carcajada. Otro punto negativo es su duración. Más de dos horas y media de película se hace largo, y más con unos personajes tan estresantes y que no paran de dar voces.

Conozco otro par de películas en la misma línea. Una es "Ratas a la carrera", una comedia igual de desenfrenada en la que sale Mr. Bean. La otra es "Ases calientes", un thriller lleno de acción que a mí particularmente me gustó.

"El mundo está loco, loco, loco" puede ser un gran divertimento para los pequeños de la casa. Los disparates duran de principio a fin.
[Leer más +]
5 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Buenísima
Comedia de las buenas, con un grupo de actores magníficos, super entretenida, con mucha acción y carcajadas , la recomiendo activamente , es inmejorable , una pasada de película , os encantará.
[Leer más +]
11 de 18 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Mi madre la vio cuando niña y la quería ver otra vez.
La película es tan buena que mi madre la vio cuando era niña y todavía se acordaba de ella, por eso me pidió que la buscará, menos mal que lo hizo. La película es un notable trabajo, actuaciones soberbias. La película cuenta con varias de las escenas mas graciosas que he visto. En muchos momentos la risa se hace incontrolable, es un humor sencillo pero efectivo.

Indispensable verla para poder entender varios de los chistes de varios capítulos de los Simpsons.
[Leer más +]
5 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Cuando tres locos son pocos
Si me dijeran de ver una comedia ligera tipo "slapstick" de 160 minutos, sin dudarlo diría que no me iba a gustar, que dura demasiado...y me equivocaría. El mundo esta loco loco loco, hace justicia a su título y es una de las comedias con más ritmo y más divertidas que nunca he visto. Es encomiable como todo el largo de su metraje se sustenta en caídas, accidentes, gritos y mamporros a toda velocidad. Y que decir del montaje: claro, preciso y divertido. El guión por su parte no esta falto de mensaje y es una critica ácida, pero divertida, de la condición humana. Si quieren pasar un buen rato, esta es su película. Y recuerden el refrán: lo bueno, si extenso, mil veces bueno.
[Leer más +]
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Trepidante comedia
Ante su eminente muerte en un accidente de tránsito, un viejo gánster les confiesa a cinco desconocidos gamberros en donde se encuentra un botín escondido por más de 15 años. Después de deliberar de cómo se iban a dividir tan suculento botín, deciden luchar cada uno por su totalidad, pero en su trayectoria se suman más personas gamberras al mismo creando un verdadero caos de persecución por aire y tierra.

El film es un verdadero clásico de la comedia con un sinnúmero de comediantes de la época (en su gran mayoría ya fallecidos), llena de mucha acción disparatada y alocada, que nos hará reír hasta la saciedad. El film cuenta con muchos y memorables “gags” que fueron bien conocidos de aquella época.

La película tuvo un presupuesto de $9,4 millones y generó por la venta de taquillas la cantidad de $60 millones, más $21 millones por la venta de alquiler en los videoclubes, además recibió doce nominaciones a diferentes premios en festivales de cine.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Y todo por el dinero.....
Un espectáculo hilarante como pocos, una comedia completa no sólo porque está magistralmente dirigida por Stanley Kramer sino perfectamente interpretada por un grupo de actores especiales y está basada en un guión original con ingenio y con un trasfondo dramático (lo dramático radica en el hecho de comprobar que un grupo humano se vuelve loco por el dinero y que es capaz literalmente de cualquier cosa por conseguirlo) De fondo el dinero, esos papeles de colores por los que se arriesga la vida, se pisotea, uno se corrompe, se atropella el sentido común, se anula la razón y se generan guerras y destrucción. Por si fuera poco la película tiene una banda sonora que se adapta como un guante al guión, los efectos están muy logrados para la época en que fue rodada y me queda en la retina las imágenes excelentes de esas carreras y persecuciones en aquellos coches de época que parecen de colección de mini-cars. Y las carreras entre los propios personajes o la larga escena de la escalera de bomberos que me recuerdan la pureza de cine mudo. La verdad es que el film lo tiene todo. Es una garantía de diversión de más de dos horas y media que no se hacen para nada pesadas.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Entretenida
La película me parece bastante entretenida. Una peli con muchísimos cameos de actores potentes y me parece increíble cómo pueden mantener un orden con un reparto de casi 14 personajes. La idea está muy bien y me parece graciosa, demuestra cómo las personas son avariciosas y cómo la gente puede corromperse con mucha facilidad.

En cuanto al humor, sólo dos pegas. La primera es el slapstick. No está mal, pero muchos chistes se quedan ya demasiado viejos y algunos, molestos. Entiendo que es la época, pero que alguien para hacer la gracia abra la boca, ponga cara tonto y bizco... me molesta.

Luego son los cameos. Algunos son un sinsentido, no sé si es por haber visto una versión recortada, pero hay muchos que sólo salieron un segundo y no hicieron nada representativo, como Keaton (a quien ni reconocí) los tres chiflados (solo salen disfrazados, sin hacer nada). Al final, se aturullan muchos personajes, los dos taxistas no me dicen nada. Otra pega es el final.

Sin embargo, deja buenos momentos. La Cotorra, el dentista atrapado, el liante... son personajes que dan mucho juego y hacen mucha gracia. Una comedia bastante entretenida.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
Desfasada por completo
Revisionar el género del slapstick (la primeras películas de acción y de comedia, en realidad) a los años 60 lo entiendo como un proceso difícil. En esta actualización, se añade al humor visual supuestos chistes o gags verbales y personajes sui generis llevados al paroxismo, aderezado con algunos de los cómicos de moda en la época.
El análisis de un film debe hacerse con la perspectiva de los tiempos en los que fue ideado. Pues bien, esto ni funcionó entonces ni funciona hoy en día, más de 50 años después. El humor de caídas, trompicones, suciedad, derrumbes, accidentes y muecas está superadísimo, tal vez hizo gracia a otras generaciones más inocentes o impresionables, pero desde luego esto no sucede ni en la época de los hijos de Buster Keaton ni en la de sus tataranietos.
En el aspecto técnico resulta una película con una fotografía muy colorida al gusto del Technicolor tan recurrido en estos años, pero muy poco más. Los actores, exceptuando el gran Terry-Thomas y Ethel Merman, no lucen y hasta lastran la acción. El metraje es excesivo: no es posible hacer una comedia de más de 3 horas sin decaer y como esto sucede no llegando ni a la primera hora, nos encontramos con 2 horas de aburrimiento. Cuando desconectas y deja de interesarte el qué pasará, es una película fallida.
Decepción absoluta. ¡Qué difícil es hacer una comedia!
[Leer más +]
4 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Ratas a la carrera, a la caza del tesoro
He visto por fin este largometraje de Stanley Kramer, pero no en las mejores condiciones, ya que la he visto en una copia en VHS que no respetaba el formato en Ultra-Panavisión, y con una duración de 128 minutos (la duración verdadera de esta película es un misterio para mí, ya que varía según las fuentes consultadas; según alguna de ellas, dura más de tres horas; en todo caso, es posible que haya varias versiones con distintas duraciones, pero estaría bien ver una versión definitiva sin cortes).

Este film es una comedia divertidísima, a la vez que una "road-movie", y al mismo tiempo que uno de los primeros films de Hollywood que hacen reír con unos pasajeros de avión en peligro (luego vendrían los "Aterriza como puedas"). Pero, quien se quede sólo con eso, se quedará en la superficie, porque aquí hay una visión demoledora de la sociedad norteamericana, una visión con una carga crítica impresionante, que parte de lo más evidente y criticable, la avaricia de los protagonistas, su ceguera y egoísmo, su locura a la hora de buscar los 350.000 dólares escondidos en el Parque Estatal de Santa Rosita, California, por "Narizotas" Grogan (Jimmy Durante) para extenderse hacia todo lo demás. El diálogo entre Terry-Thomas y Milton Berle en un automóvil, en el que el primero, en su calidad de extranjero, critica el matriarcado americano y la obsesión por el busto de las mujeres americanas, lo dice todo al respecto.

Hay que destacar las breves apariciones de famosos cómicos, como Joe E. Brown, el ya citado Durante, Jerry Lewis y hasta Buster Keaton. Es posible que, en versiones más largas que la que he visto, estas actuaciones sean un poco más largas. Sólo con lo que he visto, diría que se trata de uno de los mejores largometrajes dirigidos por Kramer.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo