arrow
1
Gracias amiguete por seguir compartiendo tu mierda con todos nosotros, yo también tengo algo para tì (Spoiler) AKA, "MALA Y PENOSA NO, LO SIGUIENTE"
Aquí esta de nuevo la panacea, el agua de mayo, el rompetaquillas. Y digo yo que si esta es la película que va a salvar el cine español, el cine español no merece ser salvado, sino hundirse en la MIERDA.

Que engañado me tenias amigo, yo que en los tiempos de Evilio te tenia por el outsider español, una suerte de Roger Corman o John Cassavetes ibérico (en su momento llegue a comprar tu "Cortos Greatest Hits History" ¿Te suena?), y has resultado ser un farsante sacacuartos, y un director penoso. Creia que las limitaciones de tus cortos era por falta de presupuesto y experiencia, pero no, eran por falta de talento. Aunque míralo así, de pura mala, haces buenas las 3 anteriores. Quien diría que se echaría de menos a José Luis Moreno haciendo de malo, tan mal actor como carismática presencia en pantalla, supliendo la función aquí un tal Francisco (¿?) que se supone que es cantante, se supone que es famoso, se supone debería conocer. Será que no soy fan de La Noria, ese programa que tanto te gusta.

Segura, has perdido el poco crédito que te quedaba, una cosa es jugar con la tradición y personajes de la España cañí y otra que cojas UN TROZO DE MIERDA y se lo RESTRIEGUES POR LA CARA A LA GENTE. Una cosa es que famosillos de medio pelo entren al trapo y acepten el cameo, y otra pagarle 60.000 euros a Belén Esteban, y encima por salir 3 minutos. Por todo eso y mucho más, amiguete, tengo algo para ti. (SPOILER)
[Leer más +]
351 de 533 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
El Fary se removería en su tumba
Sin palabras, así me ha dejado esta última película de Santiago Segura como director.

Mientras la Alianza y el Imperio disputan las sangrantes tierras libias, mientras el futuro de Japón y la segunda temporada de Claymore penden de un hilo nuclear, se estrena la cuarta entrega de Torrente con su propia aportación a las catástrofes mundiales: una película con Belén Esteban y el Hijo de la Pantoja (ya sabéis cuál).

Millones de parados españoles son expuestos a la contemplación, activa o pasiva, de cómo un hatajo de gentuza de mierda cobran dinero por ser gentuza de mierda -en 3-D. Y no hace falta ir al cine: el bombardeo se produce desde televisión, prensa y marquesinas de los autobuses, la gran esperanza blanca de la taquilla española: un auténtico producto sin ganas, sin alma, sin credibilidad, sin gracia. En que las bromas se huelen a kilómetros, en que se desvela a un director vencido y vendido a su propio éxito, capitulando vergonzosamente y por fin renunciando a retratar -o eso se vendía- un panorama casposo del que el "amiguete" Santiago Segura ha pasado a formar parte desde hace ya mucho tiempo.

Un festival de cameos infumables que ni siquiera pasará por el tolerante filtro de muchos de los fans de la saga y ni mucho menos convencerá a los que no la tragamos desde un inicio: sobre todo porque en general iremos en calidad de resignados acompañantes.

Se pueden rescatar un par de cosas, aun con reparos: la partitura de Roque Baños está bien; lástima que Tamara LaMala no estuviese disponible para hacer la banda sonora y tuvieran que encomendárselo a un profesional. Queda casi hasta mal.

Por otra parte, muchas novias aguantarán este suplicio con un espíritu más estoico sabiendo que un visionado de la cosa ésta equivale por lo menos a quince comedias románticas. No es un gran consuelo, pero quizás sirva para reemplazar el acre sabor de la basura con el dulce paladar de la venganza.
[Leer más +]
158 de 205 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
¿Nos hacemos unas pajillas?
Acabé la licenciatura hace años coincidiendo con los inicios del pajillero este. En último curso de carrera con el catedrático de historia del cine de la facultad de historia, asignatura optativa, asistí a una conferencia entre cientos de estudiantes de Compostela, Galicia y allende para supuestamente aprender del hombre de moda. Supongo que corrían los tiempos de la bestia del gran Alex de la Iglesia.

Estaban en el paraninfo de la Universidad Amenábar, Icíar Bollaín y Santiago Segura; los tres, casi por estrenarse en público.

Santiago Segura hizo pasar vergüenza a Alejandro e Iciar por su insolente respuesta ante un estudiante, apenas adolescente, que se preguntaba sobre el porqué de las tetas y culos en toda peli española y sin pretexto. Por cierto, a lo cual, Segura, no dio respuesta. Únicamente insultó, despreció y humilló -al chaval- revelándose como un tipo inseguro, receloso, mezquino y con mucha mala baba. Es cierto que era joven; pero más jóvenes éramos nosotros.

Algún estudiante, recuerdo, le ofreció un bozal.

Las preguntas de las butacas de los estudiantes se dirigieron entonces hacia Amenábar y Bollaín. Ninguna más hacia el tal Santiago, que iba menguando y menguando cada vez más, despreciado por todos nosotros, hasta que se hizo... algo chiquitito ou ou ou...

Y ya nadie le prestó atención al sujeto en cuestión.

Sin embargo... ahí lo tenéis. Número 1 en el taquillazo.

Gracioso o no, para gustos, el tipejo este es un sátrapa. Estaría bien tenerlo en cuenta.
Y el tonadillero calvo ese, hijo de Paquirri y la EsPantoja es para ya renunciar a la vida y tirarse de un puto puente o solicitar asilo donde se pueda. Lo que sea con tal de no verlos y además juntos.

Perdón! una arcada...
[Leer más +]
56 de 69 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
un insulto al espectador.
Llegué al cine con la ilusión puesta en que esta última entrega de la saga Torrente, hiciera honor a sus dos primeras películas, hiciera también olvidar a la tercera de ellas, y diera de manera decente, carpetazo definitivo a la conocida saga. Pero nada más lejos de la realidad, en los diez primeros minutos de película ya sabes lo que te vas a encontrar en los eternos ochenta restantes. Actuaciones forzadas, cameos, más cameos, una trama inexistente y algún que otro cameo más.
La película se pone al servicio de las bochonornosas interpretaciones de personajes representativos de la ¨farándula¨ española, y el resultado finalmente es el que es.
Sales del cine preguntándote si es posible poner una hoja de reclamaciones., porque es triste que en la época en la que estamos te roben el dinero de esta forma, pero más triste es aún que te roben tu tiempo libre. El señor Santiago Segura pone a su cuarta película, el mismo título que debería de ponerse a su falta de creatividad (Lethal Crisis).

Pero lo más triste de todo este asunto es observar las impresiones de los que se hacen llamar, o mejor dicho, a los que llaman críticos del séptimo arte. Es una vergüenza leer en sus críticas palabras de admiración hacia esta cuarta entrega., la impresión que me dan esque quieren participar en el engaño del señor Segura, y si no es así y realmente están siendo objetivos en sus comentarios, respetaré su opinión pero les diré que su trabajo quizás esté lejos, muy lejos del mundo del cine, pues luego serán los mismos que critiquen con dureza una gran obra, o simplemente un film decente, pues torrente 4 no llega ni a ser una película, es más bien un capitulo de 93 minutos de escenas de matrimonio.

Para terminar, diré que gran parte de la culpa de todo esto es mía, pues me está bien empleado por tener puestas mis esperanzas en un film donde los Javier Cámara, Chus Lampreave, Gabino Diego y compañía son sustituidos por los grandes exponentes de ese circo al que llamamos telebasura, además de deportistas de élite y actores de tercera, con la excepción de Toni Leblanc quien en esta entrega tampoco se salva... y eso, jamás podré decir que no lo sabía.
[Leer más +]
53 de 64 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Tetas, pedos y cameos
Hoy he dejado de cerebro de lado, para zambullirme en un cine lleno de personajes que podrían ser parte de la cinta, y que se reían con cada palabra, soltando los mismos exabruptos que los freaks de la cinta, pero lo peor de todo es que me reído tanto o más que ellos, de las peripecias de este poli racista, homófobo y demás cualidades, y su panda de fraks, cosa que creo que no habla muy bien de mi...

Y ese es el mérito del sr. Segura, sacar nuestro lado más primitivo para que disfrutemos como niños, sin pesar en el que dirán. En cuanto a la cinta, evidentemente es una sucesión de gags sin guión alguno, pero que hacen gracia en su mayor parte. La cinta supera con creces a la tercera entrega, y se equipara casi con la segunda, aunque sin llegar a su nivel.

Y esta es mi crítica, después de pasar verguenza ajena en un cine, y de sentirme por un día, uno más de los miles de españoles a los que crítico día a día por el tipo de televisión que ven, o por la gente a la que idolatran. Aunque tengo que reconocer que durante hora y media he sido feliz, quizá tenga que replantearme mi vida, y simplificarla más...
[Leer más +]
70 de 102 usuarios han encontrado esta crítica útil
2
Sobrecogedora absurdez
Ganas había de hincarle el diente a la nueva "bizarrada" de Santiago Segura, a la que a nivel general había puestas algunas esperanza de que la nueva aventura de Torrente resultara un soplo de aire fresco tras el bajón de su predecesora y resucitara la saga al nivel de la primera entrega. Pero pobre de mí, que apoyado en parte en la publicidad y en la influcencia de los medios, que en algún momento pensé que esta cinta resultaría más sutil, divertida y compleja que todas las anteriores, y claro, al final tras ver semejante absurdez, la decepción ha sido mayor.

Y esque el mayor problema de la película sin duda alguna es su historia, la cual da cierta sensación de descuido y resulta tan repetitiva y carente de interés, que acaba perdiendo el gancho y termina conviertiéndose en una sucesión de gags en los que desfilan mediante pequeños cameos (o en algún caso papeles importantes) un sinfín de personajes del panorama nacional, entre los que destaca un elenco que se ensancha desde el ámbito televisivo (se podría decir que la plantilla del Salvamé sale casi entera) hasta incluso el deportivo, pasando por el musical, y esque cabe resaltar nombres (y me podría tirar diciendo toda la noche) como el de Paquirrín, Ana Obregón, Pablo Motos, el Kun Aguero, Belen Esteban (cuya escena final es digna de enmarcar....jaja) o incluso viejos conocidos de internet como John Cobra y el Batu, que a pesar de que los papeles de todos ellos dan cierta sensación de caos (ojito con sus "actuaciones") resulta curioso ver tanta cara conocida e incluso termina gustando el abuso que se hace de ello.

Pero como bien iba diciendo, el guión resulta de lo más simple, que a ojos de un cinéfilo más o menos experimentado le resultará una completa basura al igual que la cinta en su conjunto (aunque eso sí, los homenajes a cintas como 'La gran evasión' o 'Evasión o victoria' no faltan), pero que a ojos de quien se ha visto las entregas anteriores y más o menos le han gustado, muchas escenas le producirán nostalgia al igual que el resurgir de antiguos personajes que también han querido asistir con cariño a la última aventura del detective español por excelencia y a pesar de que la película es mala a rabiar (aparte del ya mencionado guión, otros aspectos técnicos como la música y algunas frases rescatadas de anteriores entregas resultan nada destacables), el resultado es entretenido y algún que otro chiste sin acritud sacará alguna que otra sonrisa.

En resumen, para fans de Torrente y para quien quiera pasar un rato entretenido viendo tetas, chistes obscenos y famosos, pero por favor Segura, deja de dar falsas esperanzas sobre tus películas. Por cierto, ¿Sobrecogedor 3D? Já, me parto y me troncho.
[Leer más +]
60 de 87 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
UN TORRENTE DE MIERDA
Bueno Segura ya está, ya has rodado la cuarta, así que venga a pillar pasta gracias a la Esteban. Gracias, Segura, por mostrarnos una parodia de esta España, cutre,pobre, miserable, sucia, poblada de engendros, asquesora y repugnante en la que vivimos. Esta España, estoy de acuerdo contigo Segura, es real y existe sobre todo y principalmente en tu mente.
[Leer más +]
40 de 47 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
Lethal movie
Sólo he escrito dos críticas en esta web. La primera, porque tenía algo que aportar sobre el tema, y esta, la segunda, porque quiero advertir a todos aquellos que, creyendo que tal vez Torrente pudiese regresar a la gloria de su primera parte, pensaban que tal vez esta cuarta entrega mereciese la pena. Lo único que tengo que decir es que es la peor película que he visto en mucho tiempo, a todos los niveles. No se salva prácticamente nada.

El que quiera, que vaya a verla como yo lo hice, pero creedme cuando os digo que lo único que sucederá es que:

a) Si os gustaba el Torrente del pasado, os produzca asco y vergüenza ver hasta que punto lo han vuelto una mierda total.
b) Os sintáis estafados.

Lo dicho, una auténtica basura, indigna de más palabras. Qué lástima que Santiago Segura haya caído tan bajo.
[Leer más +]
34 de 39 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
Puffffff! Toda la mierda de España reunida en una misma película...
Pues eso, mala no; lo siguiente. Si te gusta la telebasura, esta es tu película. La risa es el espejo del alma, sí. Pero aquí encontrarás de todo menos humor. A cambio ofrece unas buenas raciones de tetas, culos y pedos. Película perfecta para el público español, cada vez más barriobajero y chabacano.
[Leer más +]
32 de 36 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Mi crítica a "Torrente 4: Lethal Crisis"
Me temía lo peor tras ver los trailers y los anuncios porque me dejaron algo indiferente pero, tras una escena entretenida y unos créditos al más puro estilo de "James Bond", baja el ritmo de la cinta considerablemente. Sin embargo, lo recupera y los noventa y dos minutos que dura, no se hacen para nada corta, como pensaba y pasas un buen rato entretenido.

Tiene muchos puntos graciosos, el típico humor de "Torrente" aunque lo que más predomina son los cameos, unos treinta mínimo, parte importante de la película ya que sin ellos, la historia pierde parte de la gracia, por no decir toda. Hay que estar muy atentos porque algunos sólo salen segundos. Hay muchos que están bastante bien pero hay otros algo forzados que hace que baje el ritmo.

Sobre las actuaciones, pues destacar a Yon González, que hace un papel corto pero bastante bueno, David Fernández demostrando que hay vida tras el "Chikilicuatre" y a Belén Esteban, que lo hace fatal, notandose que no sabe actuar. Sobre Kiko Rivera, no lo hace mal pero no sé si estaba actuando o haciendo de él mismo. Por cierto, muchos de los cameos femeninos interpretan a prostitutas, curioso cuanto menos.

Sobre las tres dimensiones, no vayais a verla en este formato porque sólo tiene cuatro detalles contados. Ah, quedarse hasta el final de los créditos, que hay una sorpresa para los fans de la saga.

En fín, es mucho mejor que la tercera pero a kilómetros de distancia de la segunda y primera entrega. Para pasar el rato divertido si te gusta las películas de "Torrente".

LO MEJOR: Los muchos cameos que hay. Entretenida.
LO PEOR: El 3D.
[Leer más +]
110 de 194 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
Refrito de tomate
Es la lluviosa noche del viernes 11 de Marzo de 2011, y me encuentro ante las puertas del panteón cinéfilo que Kinépolis tiene instalado en la Ciudad de la Imagen (Pozuelo de Alarcón, Madrid). Al entrar, la vista se detiene inevitablemente en los gigantescos ríos de personas que hacen cola para sacar sus entradas de “Torrente 4: Lethal Crisis”, que desembocarían en toda una serie de salas adaptadas para el visionado de la película, tanto en formato digital como en 3D. Al entrar a la sala 15, se respira un ambiente ameno, divertido, con un buen puñado de centenares de personas riendo, recordando las anteriores películas del policía más puerco de España y poniendo, al parecer, sus expectativas demasiado altas para esta cinta. Este hecho contrastaría con la reacción del público (lleno hasta la bandera) al aparecer los créditos finales: un contundente silencio que retrataba la decepción, indiferencia o estupor que ha causado la última de las entregas escritas, dirigidas y protagonizadas por Santiago Segura.

Personalmente, yo -fiel seguidor de esta saga- entré al recinto con mucha cautela, pues ni el numeroso reparto ni el medio tráiler que vi sobre el film, me abrieron demasiado el apetito “torrentiano”, algo que me sirvió para que el nivel de frustración fuese mucho menor que el de algunos entusiasmados asistentes. El personaje de Torrente, con todos los defectos o adjetivos que queramos dedicarle, ha sido siempre varios activos que no se han visto en esta nueva película. Ha sido la sorpresa de dar la nota en alguna parte, de parodiar -al extremo- situaciones que a muchos españoles nos hacen gracia, de rodearse de emblemáticos ayudantes (Javier Cámara, Gabino Diego, José Mota) y memorables villanos, de usar la acción sólo en casos “in extremis”, de darse la vuelta en un bar para pedir cambio al camarero y que una vieja se le adelante y le “robe” la especial de la tragaperras...

Ninguna de estas cosas se han podido repetir en esta hiper-promocionada película, que ha abusado sobremanera de las escenas de acción (peleas, persecuciones...) y una lista interminable de cameos, en detrimento de un guión que sólo ha dejado tras de sí una pobre estela de chascarrillos ya conocidos (“¿nos hacemos unas pajillas?”) y otros que pasan ante nuestros ojos sin pena ni gloria.

(Sigue en el SPOILER sin desvelar detalles del argumento, por falta de espacio)
[Leer más +]
39 de 54 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
Lethal Crisis
He salido completamente indignada de la película.

Cuando vi Torrente 1 pasé un buen rato, me reí e incluso al acabar la película tuve una temporada de imitar ciertas frases de Torrente como mucha gente. Así, al ir al cine con mi pareja a ver la película iba con el pensamiento de pasar otra vez un buen rato sin ni siquiera haber visto la 2 y la 3. Pero para nada pasé un buen rato, es más, me sentí realmente incómoda.

Pocos fueron los momentos que me hicieron reír y únicamente fue Paquirrín el que me hizo esbozar alguna pequeña sonrisa, el resto de la película me pareció ofensiva, denigrante, humillante, vejatoria, y muchos adjetivos más. El tener que estar viendo un 50% de la película a mujeres desnudas por que sí con comentarios de hombres (chicos) alrededor secretando una gran cantidad de hormonas hizo que me revolviera en mi asiento. Además, si salía alguna mujer que no "estaba tan buena" como las otras, se la rechazaba sin más por eso mismo. Y no es que no sepa reírme con este tipo de humor, pero el humor de esta película en particular me ha parecido demasiado barato, demasiado predecible y excesivamente machista.

Finalmente decir que ojalá se pudiera calificar con un 0.
[Leer más +]
31 de 38 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
He malgastado 10€... ¿que he hecho?
Sábado noche, me llaman un par de colegas a los que no veía en mucho tiempo. Me preguntan si quiero ir a ver "Torrente 4" les digo que no, que a mi las películas de Santiago Segura no me hacen gracia, me convencen diciendo que venga, que seguro que me reiré, que hace mucho que no estamos... etc. Total, que voy.

Vamos al cine a verla en 3D y nos cobran 10€ por cabeza voy a la sala y comienza el film.

Para empezar, lo primero que veo.

Una historia bastante simplona y muy lenta. Es una sucesión constante de tonterías tras tonterías sin mucho sentido. Puedes decir "oye, que la saga de torrente es así ¿que esperabas?" Cierto, amigo lector pero no por ello deja de ser algo cutre y mal hecho.
Me parece vergonzoso que Santiago Segura no haga algo con mayor calidad. Podría quitar explosiones y emplear el dinero en contratar algún guionista más.

Cuando veo esta película en el cine tengo la sensación de estar viendo el acabado programa de televisión "Crónicas Marcianas" con una cantidad increíble de cameos. A ver, puedes poner un par de cameos de famosos pero ya tantos es pasarse mucho. No acaban teniendo gracia.

La parte en 3D. Antes de ir al cine escuché una entrevista que le hacían en la radio al director de la película y comentaba como James Cameron le instruyó un poco en el cine en 3D. Eso me hizo pensar que la película sería increíble viéndola en tres dimensiones. Otro error, pagué mas para nada ya que es totalmente escueto.

Si te gusta Torrente 4 y te da igual invertir dinero por verla. Vete, seguro que te gusta, aunque he de decirte que mis amigos, esos grandes admiradores de estas películas salieron totalmente defraudados.
Vete a verla en normal, si la ves en 3D te mareas, no ves apenas cosas en tres dimensiones y aparte pagas más.

Si no te gusta pero piensas que quizás esta película te va a dar un rato agradable. ¡NO VAYAS, INSENSATO!.
[Leer más +]
29 de 34 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
¿Menos de lo mismo?
De entrada, no es el tipo de cine por el que yo me rompería una pierna por ir corriendo a verla, perdería el culo en una cola interminable o cascaría una lanza a su favor. Pero por aquello de olvidarse de la crisis económica personal durante hora y media para que con lo que cuesta la entrada colaborar a que los "frikis" de "Sálvame" y amiguetes allegados al señor Segura lleguen a final de mes bastante mejor que la mayoría de nosotros, que llegan de sobra, me coloqué detrás de las 3-D, que maldita la falta que hacen, y di por bien perdidos mi tiempo y mis cuartos.
Al cine de Santiago Segura y sobre todo en esta cuarta entrega no se le puede pedir trama, argumento, desarrollo y hasta el desenlace es previsible. Se ha rodeado de una buena cohorte de televisivos horteras para que nos riamos (?) con sus gracias y el resultado son chistes mal encadenados de sal gruesa y a veces, mal gusto. Aquí cada uno va a lucir palmito, a cumplir con su papel, a lucirse dentro de su escasez y muy poco más.

No le vamos a quitar mérito a las tres anteriores (¿Tenían alguno?) pero esta cuarta entrega se aleja de la segunda, a la que los sesudos críticos consideran la mejor (¡Jo...!) y, aunque reírte te ríes, no es para echar cohetes y montarle un monumento a la cinematografía a don Santiago.
Como siempre tanto Tony LeBlanc como Enrique Villén hay que dejarlos aparte, porque lo de Paqui- Rin Tin Tin es de juzgado de guardia. Se quedó en graciosillo con los de la Sexta en "Sé lo que hicisteis" y no pasará a los anales de los Goyas. Y Belén Esteban incluida pinitos aparte en Aida (Es que es muy, muy mala. Como actriz, digo).
Si este es el futuro del cine español, vamos dados. A fin de cuentas, cine palomitas, pedos, eructos, tetas y "furbol". ¿No será que tenemos lo que nos merecemos? Panem et circenses, que diría Juvenal en su sátira X, allá en su Roma. Y encima nos va la marcha. Cuanto más pedorra sea la cosa, antes llegaremos al cielo.
[Leer más +]
27 de 33 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Cameos letales
Creo que la mejor palabra que podría definir a esta cuarta entrega sería decepción. Un término que, medido desde un rasero u otro, puede -en general- ser malo o bueno. Yo, iluso de mí, me esperaba un regreso por todo lo alto. Me duele decirlo, pero José Luis Torrente ya no patrulla la ciudad con el arte de como lo hacía antaño. Esto lo dice un acérrimo seguidor de las dos primeras películas, las cuales ocupan un pedestal muy alto en mi selecta vitrina de obras maestras. Con la cabeza gacha después de confesar el crimen, entenderé a aquellos que dejen de leer las siguientes líneas. Prometo no dejarme llevar por mis sentimientos hacia esta saga (sniff, sniff) e intentaré ser lo más objetivo y crítico posible.

Y es que llamadme ciego, pero un servidor tenía la esperanza de que Santiago Segura no tropezase con la misma piedra, llamada 'Torrente 3: El protector'. El hecho es que se ha pegado un hostión muy grande. Está claro que donde no se dará los morros será en la facturación de entradas, y es que no olvidemos que estamos ante nuestro particular Rey Midas, capaz como pocos de tintar en verde los desastrosos números rojos que deja cada año el balance de nuestro cine patrio. Más verde será aún con ese sector ingenuo de la audiencia al que no le importará pagar el suplemento de poder verla en unas chachis tres dimensiones.

Con un inicio realmente brillante, las cosas como son, la película cae rápidamente es una espiral de cameos muy nociva, que hasta llega por momentos a agotar nuestra paciencia. Éstos, reclamo principal de la película, ahogan a ésta condenándola a presentar uno de los peores guiones que he visto en mucho tiempo. La sensación que se palpa en todo momento es que la mayoría de "celebrities" están puestos cual maniquí en un escaparate, metidos en la trama haciendo mucha fuerza con el calzador. Hay algunos muy acertados ("El Langui", Andreu Buenafuente o Juanito Navarro), pero hay algunos realmente deplorables (Cesc Fábregas o David Bisbal).

Dejando a un lado los escalofriantes cameos, lo que más me fastidia es que Santiago Segura nos ha traído una continuación de la tercera, que en términos generales fue desastrosa para la mayoría de público (para mí no tanto, me podéis lapidar). Aquí, a pesar de no olvidarse de sus orígenes dejando algún que otro guiño para la galería (Tony Leblanc y sus bicicletas de estaño, por ejemplo), se olvida de lo más importante: una misión policial que dé alas al personaje de Torrente y con ello a toda la película. Pepito (Carlos Latre) dejó el pabellón a la altura de la calificación más paupérrima, por eso Kiko Rivera "Paquirrín" hasta le ha ganado esa batalla, pero aún así esa victoria resulta muy insuficiente teniendo en cuenta a los míticos Rafi (Javier Cámara) y Cuco (Gabino Diego). Asimismo, con una pareja sin pegada y un guión demasiado mediocre, el panorama se le ha presentado duro al señor Segura.

(continúa sin spoilers)
[Leer más +]
36 de 53 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
Otro dardo más para envenenar el cine español
Primero de todo debería reconocerme como fan de la primera y segunda parte de la saga Torrente: la primera me sorprendió por original y divertida; la segunda en cambio es un descojone continuo. La tercera ya no la ví. Y ahora tocaba el turno a la cuarta película; las previsiones no podían ser peores para una obra que, me daba la impresión, iba a suponer la decadencia de una saga que, en mi opinión, debía constar tan sólo de dos partes. Y para empeorar más las cosas, las previsiones no sólo se cumplieron sino que además no han conseguido ni cumplir la mínima esperanza que albergaba yo de reirme con la película.

Y realmente me quedo con una penosa impresión de la película: Torrente 4 adolece de los peores defectos de sus anteriores películas pero elevados a la categoría de eje motor de la cinta, que al fin y al cabo, no es más que un cúmulo de zafiedades sin sentido, excesivamente asquerosas; tan explicitas que no dejan lugar a la imaginación como ocurría en las primeras dos partes de la película. El humor guarro está bien como soporte en el que apoyarse pero no como único pilar de una película. Además, otro aspecto por el que le pongo este 1 a Torrente 4 son los cameos: han pasado de aparecer gente graciosa como Cañita Brava, Barragán o Tony Leblanc a la aparición de toda esa fauna que no tiene suficiente con llenar de mierda las televisiones españolas cada tarde, como por ejemplo Belén Esteban, Kiko Rivera (realmente descriptiva esa frase de la película en que dice: Si tuviera dinero me lo gastaba todo en putas), María Lapiedra, Carmen Martínez-Bordiu o Kiko Matamoros. Por último, creo que es importante resaltar que los diálogos son penosos, alejados de aquel Torrente capaz de crear una escena tan brutal como esta: http://www.youtube.com/watch?v=DwwXvrozvG8. Y es que todos los elementos que vemos en el vídeo desaparecen en esta cuarta y olvidable entrega: la (más o menos) verosimilitud de las anteriores deja paso aquí a una sucessión de hechos inverosímiles, los diálogos no se asemejan en nada a sus antecesoras ni conserva un ápice del humor negro que podemos ver en esta escena.

En definitiva, todos estos aspectos ademas del uso de "personajillos" como Kiko Rivera en lugar de grandes actores como Gabino Diego o Javier Cámara hacen de esta obra una profunda decepción para mi y me convencen de que Santiago Segura se ha vendido al público que cada tarde consume su dosis de Sálvame, y ha quedado como Rufete en Lorca. Si alguien lee esta crítica antes de ver esta película, le recomiendo que lea un libro o escuche al siempre genial Bruce Springsteen, me lo agradecerán.
[Leer más +]
24 de 30 usuarios han encontrado esta crítica útil
2
DALES MIERDA, QUE LES GUSTA
Seis años después de regalarnos una de las peores películas de la historia, el showman Segura vuelve a la carga con otra dosis de humor subnormal, acaparando las televisiones con sus famosas camisetas y reventando de nuevo las taquillas del país. Nada queda ya de la originalidad y frescura de "Torrente, el brazo tonto de la ley", algo que para ser justos, ya dejaba adivinar la segunda parte, y que la tercera entrega se encargó de confirmar de manera lamentable. Pues más de lo mismo en el cuarto capítulo de esta penosa saga: un guión (si es que existe) escrito en una tarde y muchas llamadas telefónicas en busca de personajillos dispuestos a colaborar en la empresa. Resultado: un subproducto sin imaginación, sin gracia, desfile interminable de ínfimos especímenes de la telemierda nacional, gentuza como la omnipresente Belén Esteban, el inflado Kiko Matamoros o ese ídolo de los quinquis llamado John Cobra, todo ello apoyado en un recital del "caca, culo, pedo, pis" con la ultraquemada gracieta de las "pajillas" como principal estandarte. Todo vale con tal de hacer caja.

Sin lugar a dudas, el incuestionablemente inteligente señor Segura estará tumbado en su casa partiéndose de risa contemplando como las cifras no paran de subir. Lo ha vuelto a lograr.
[Leer más +]
15 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
La exprimidora que no para
Cuando uno queda con Torrente, sabe a lo que queda. Lo que da Torrente te lo vuelve a dar. Aquí es muy fácil elegir. O quedar o no quedar.

Él lo ha visto claro. La fórmula funciona, pues indudablemente no tiene por qué cerrar el grifo. La fórmula Torrente es una sucesión de gags basados en la más pura y grotesca guarrería, si la guarrería no lleva ya implícito ser grotesca, la aparición de famosillos de la pequeña pantalla mezclados con actores y jóvenes actores que se están abriendo un hueco en esta profesión, más todo unido con un guión de lo más elemental y ya está.

Porque indudablemente tiene que haber un guión. La cascada de tonterías no vale. Poner a un disminuido físico de portero en un partido de fútbol no funcionaría si el conjunto no estuviera medianamente motivado. Comprendiendo que dentro y fuera del argumento e incluso dentro y fuera de uno mismo, el motivo es otro, el gag funciona.

Torrente es una excusa válida para que uno deje su ´yo´fuera, para que se autohumille. Para que acepte la evasión por un camino que no sea el del buen karma que nos controle, sino que sea la inmundicia, el gesto de desagrado, el pedo, el mal olor que también forma parte del mundo, lo que nos haga eludir durante un rato las responsabilidades del orden y del funcionamiento del quehacer diario. Y nos reímos porque lo reconocemos así.

A Torrente lo demás se la trae floja. Que Belén Esteban da pena y que demuestra que su ordinariez en la ficción es la misma que en la realidad, mejor. Todo vale. Que el uno cumple y el otro también, pues muy bien. Que alguno pondrá a parir su película, mejor también. Es lo que quiere. En este caso la base del éxito es la contra. Si la crítica fuera por un camino sólo, el éxito quedaría en la mitad.

Lo que hay que hacer es reconocer que la serie Torrente es un capítulo aparte, una forma de hacer cine que ahí está. De una accesibilidad distinta, de soltar la carcajada y esperar a la siguiente y entre medias, la mueca. Si quedas con él, pues prepárate y luego no vengas con monsergas.
[Leer más +]
21 de 29 usuarios han encontrado esta crítica útil
2
Cuando la ilusión se convierte en llanto.
Bendita nuestra ignorancia cuando fuimos a ver esta película, como decía mi madre, nunca hay que fiarse de quién firma qué producto, ni aunque esté firmado por Santiago Segura.

Aunque la película empieza "más o menos" fuerte con algún que otro momento puramente Torrente rápidamente se empieza a notar como está estructurada la película, basando claramente todo el argumento en cameos de famosos de moda, que más que colaborar o hacer gracia distorsionan el argumento. Tras un rato largo de introducción nos encontramos con una especie de película erótica en la que no pararán de aparecer mujeres semi desnudas, famosos haciendo apariciones estelares con 2 o 3 frases sobreactuadas, y un argumento muy "patillado", fuera de la línea de las otras películas de Torrente, pero donde reviviremos una trás otra las mismas situaciones.

En definitiva, un recopilatorio de películas anteriores en los cuales solamente parecen haber cambiado los personajes, ahora interpretados de una forma aberrante y exagerada, que han pasado de ser el lado gracioso de la película a entorpecer su desarrollo y hacerla mucho menos entretenida. Con apariciones estelares como la de Belén Esteban, que no se sabe realmente bien por que aparece (o quizá también soy yo al no conseguir encajarla con la película) y un gag sin mucho éxito con Andreu Buenafuente, ya te puedes acabar aclimatando en como se terminará desarrollando.

Quizá también me ha sorprendido ver a un Torrente más grosero, pero no con su picardía habitual, si no de una forma más agresiva que no profundiza con la personalidad del personaje.

Lo siento Santiago, lo que los mercados exigen a veces no es lo que más conviene a un guión.
[Leer más +]
25 de 38 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
Así nos luce el pelo.
Es increíble que esta película pase a la Historia como la más taquillera de la misma. Eso, lamentablemente, dice mucho de este país. En fin...
Eso sí, Santiago Segura es más listo que el hambre. Sabe donde se encuentra y lo que demanda el personal.
La película no merece comentario alguno.
[Leer más +]
16 de 20 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo