arrow
10
Interesante reflexión sobre el amor, la pasión, la belleza y la madurez
He decidido reescribir esta crítica tras nuevos visionados de la película, y además le aumento considerablemente la nota que le había puesto anteriormente, ya que me he dado cuenta de que no la había valorado todo lo que se merece. Lo cierto es que cuanto más la veo, más excelente me parece.
Esta comedia romántica ha tenido la suerte de estar dirigida y protagonizada por una de las grandes estrellas del cine: Barbra Streisand, que siempre consigue dar un toque especial a cualquier película en la que intervenga, mostrando una gran maestría tanto en la dirección como en la interpretación.
En su papel protagonista, se muestra como una mujer sencilla, divertida, muy inteligente y que no se cree atractiva, pero que sabe disfrutar de los pequeños placeres de la vida y reírse de sí misma. Aún no renuncia a encontrar a su amor verdadero. Su personalidad a la vez dulce y arrolladora es interesante y cercana, lo que hace que inmediatamente le tomemos cariño y simpatía.
Su compañero de reparto, Jeff Bridges, también hace un maravilloso papel como hombre muy metódico y empeñado en que en su vida todo tiene que ser como en sus teorías matemáticas. Pero también es enormemente atractivo, elegante, exquisitamente educado y adorable (vamos, que se gana nuestro corazón desde el primer instante). Tras muchos romances desastrosos con chicas bellas con las que no tenía casi nada en común, ha decidido que el sexo destroza cualquier relación, así que se ha convencido a sí mismo de que el amor platónico es la base ideal para la pareja. Desea encontrar a una mujer que no le atraiga sexualmente para compartir ese tipo de amor.
A través de un anuncio, Gregory conoce a Rose y entre ellos se establece una amistad profunda, basada en la comunicación. Todo parece ir muy bien, pero cuando la amistad entre ellos comienza a convertirse en fuerte atracción y enamoramiento mutuo (como era inevitable), saltará la crisis que será el detonante para que los protagonistas sufran un proceso de evolución y maduración, en el que tendrán que poner en tela de juicio muchas de sus antiguas ideas y decidir si su amor es lo bastante fuerte para resistir a los cambios y vicisitudes de la vida.
Jeff Bridges está encantador como enamorado inseguro y temeroso, pero atrapado sin remedio en el hechizo de la mujer con la que más se ha compenetrado emocionalmente en su vida.
Una secundaria de lujo es Lauren Bacall. Espléndida en su papel de madre gruñona, algo venenosa y nostálgica, irónica y divertida a su manera, ladina, muy seductora y aún bella. Ella también pasa por una crisis y nos hace reflexionar sobre el temor a la vejez, a la pérdida de la belleza y a la soledad. Su interpretación apabulla por su naturalidad, acorde con la de Barbra. Ambas brillas y se dan la réplica perfecta como madre e hija.
Sigo en el spoiler por falta de espacio.
[Leer más +]
35 de 41 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
UNA GRAN PELICULA ROMÁNTICA
He buscado críticas sobre la pelicula y la verdad es que pocas he encontrado. Y sinceramente creo que se merece al menos una en este foro.

El amor tiene dos caras (mejor el título original, el espejo tiene dos caras, y cuando la vean sabrán porqué) es una comedia romántica que por extraño que parezca, mucho tiene que ver con las antiguas comedias románticas en blanco y negro por cómo se trata un tema universal, el enamoramiento, como también el ritmo de la historia, que aquí es más que acelerado.
La pelicula está perfectamente fotografiada y cuenta con una banda sonora llena de piezas de orquesta de gran calidad que le da a la historia un aire clásico, desenfrenado, melancólico y eufórico. Sólo el uso de la fotografía y la música para la transición de escenas ya merece verla. Un guión muy elaborado y lleno de frases elegantes para todos aquellos que aman el metalenguaje sin cortapisas.
La pelicula contó con un gran elenco de actores de entre los que destaca la participación de la veterana Lauren Bacall.
[Leer más +]
26 de 30 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Nueva vuelta de tuerca al patito feo
El amor tiene dos caras es una película que en su día ví en el cine con mis padres (a mis 16 añitos) y me gustó mucho. Desde entonces siempre que de forma casual la he encontrado en la tele no he podido evitar verla, porque es una de esas películas que no pierden con los visionados. O por lo menos a mí me parece tan entretenida y tan bien interpretada que no me importa repetir.
Se trata de una comedia romántica que pone en cuestión precisamente a ese género de películas y sus tópicos (protagonistas guapos, flechazos, pasión, música de fondo que subraya las escenas clave...).
Aquí los personajes ya no creen que el amor-pasión sea una buena base para una relación, y deciden sustentar su pareja en todo aquéllo "no físico". Obviamente, al final no resulta tan sencillo.
Estupendo Jeff Bridges, que sorprende en este registro de profesor metódico e hiper calculador al que el sexo le causa sólo quebraderos de cabeza.
Aparición estelar de Lauren Bacall, como la madre de Barbra Streisand, una mujer que ha sido muy bella y ahora sólo puede envidiar a su hija menor (Mimi Rogers).
[Leer más +]
16 de 18 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
El amor tiene mil caras
En cuestión de géneros cinematográficos, soy una mujer atípica. Nunca me gustaron las comedias románticas, ya que las consideraba insulsas y totalmente carentes de gracia. Así que vi esta película con mirada escéptica y con muchos prejuicios. Desde los primeros minutos, empezó a cautivarme con su humor inteligente, su delicada sensibilidad -femenina, qué grande Barbra Streisand-, su trama sencilla y su compleja reflexión. Impagable, la escena en la que Barbra, humillada tras su fallido intento de seducir a Jeff Bridges, rompe el espejo en el cuarto de baño. Barbra nunca había estado tan bella, ni Jeff tan atractivo.
[Leer más +]
15 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Simplemente Maravillosa
Interesantísima película sobre el amor, la ilusión, la vida...
Sinceramente tras varios visionados la película gana en matices y permite al espectador apreciar su inteligente reflexión, escondida quizá, tras un producto que me atrevo a decir, muchos habrán rechazado o tachado de antemano como "comedia insulso-comercial".
Es verdaderamente una lástima dejar pasar por alto sus inteligentes diálogos, sus más que acertadas interpretaciones...
No se trata de otra historia más sobre un "patito feo" (tal y como he tenido ocasión de leer)sino que va más allá, explorando sentimientos inherentes a cualquier ser humano, como son la soledad, el miedo, la necesidad de aceptación (de uno mismo para consigo, de los demás respecto a nosotros). Esta película habla de cómo nos vemos a nosotros mismos y de cómo nos ven y creemos que nos ven los demás, sin dejar pasar la ocasión de analizar como repercute en nosotros el cannon social de lo correcto, idóneo, de lo bello y deseable.
Finalmente, lanza un mensaje esperanzador, que aunque no siempre sea posible en la vida real, al menos en el cine reconforta.
[Leer más +]
11 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
La apasionante utopía del amor sin sexo.
Aleluya! Una comedia romántica inteligente y divertida que no es de Woody Allen! Estoy borracha? Esto es un sueño? Pues no, es que se han juntado Richard LaGravenese y Barbra Streisand y entre los dos han construído un relato creible, unos diálogos inolvidables y una historia consistente y deliciosa sobre el enamoramiento, el deseo, la belleza y los entresijos de la pasión.

Si encima vas y contratas como partenaire a Jeff Bridges, que es un monstruo haga de lo que haga, y a la fascinante Lauren Bacall en un papel maduro perfecto para ella, el de la mujer que se ha sabido siempre bella y siente el vértigo de ver que su esplendor ya es pasado y no volverá, pues ya lo has cuadrado.

Interesantes reflexiones sobre el amor. Me apunto totalmente a la teoría del profesor que interpreta Bridges: el sexo es el principal defecto del amor; sin él todo sería mucho más sencillo y podría llegar a ser perfecto. Soy una auténtica entusiasta del amor platónico. El problema es que es imposible. Más tarde o más temprano en toda historia de amor siempre aparece el sexo. Y si no aparece peor, porque uno de los implicados siempre lo echará en falta y lo deseará, lo que le creará una frustración que hará inviable la relación.

En fin, ninguna historia es perfecta, pero ésta se le acerca bastante.

El final con el "Nessum dorma" de fondo es antológico. Lo he visto unas mil veces pero nunca me canso. Altamente recomendable.
[Leer más +]
11 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
EL EGOCENTRISMO TIENE UNA CARA.
La Sra. Streisand tiene el ego más grande del mundo. Se cree realmente bella, talentosa, actriz genial, directora innovadora y la mejor cantante. Tal vez ésto último pueda llegar a ser cierto, es discutible pero puede que para muchos lo sea. Ahora lo que no soporto bajo ningún concepto es su horrible manera de filmar. Ella es el centro de todo, no da lugar al lucimiento de otros actores, no se molesta en sacar provecho a otra cosa que no sea su propio brillo. Este guión es una imbecilidad extrema imperdonable. A ella todos la quieren, es la mejor profesora, la más inteligente, culta y claro, mejor persona. El único defecto que tiene es no ser muy bella y no tener novio. ¿Y a que no adivinan que logra conseguir en el curso de la película? Claro que si, si a ésta egocéntrica todo le tiene que salir bien en todos sus films. Debe reflejar en ellos todas las carencias que tiene en su vida privada. No la puedo soportar. Es lo que llamámos en mi país una angurrienta, la que quiere todas para ella. Como la Streisand, que produce y filma sus películas sólo para seguir alimentando su ego. INTOLERABLE!!!!!!!!!!
[Leer más +]
36 de 63 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Todo lo que tiene que tener!
Que decir de la polifacética Barbra Streisand, sigue siendo una de las mujeres más talentosas de todos los tiempos. Aqui demuestra que está en un muy buen momento. Como actriz, directora y productora de esta comedia entretenida e inteligente. Un muy buen reparto encabezado por ella, en el que se destacan Lauren Baccal y jef Bridges le dan a sus personajes lo justo y necesario para quererlos desde el inicio del film. Exelente planteo de la película desde el comienzo. Bien contada y mejor dirigida.
[Leer más +]
10 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
El amor cortés frente al amor romántico y sexual.
Interesante film con un más que interesante reparto. Dirigida y producida por una espectacular Bábara Streisand, nos lleva de la mano por las deiferentes caras del enamoramiento dejando como enseñanza que ninguna de ellas es prescindible de la otra. Como siempre la pareja protagonista logra captar la atención de todos. Recomendable.
[Leer más +]
10 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
¿Amor sin amor?
Esta comedia romántica tiene un argumento muy curioso, un profesor de matemáticas decepcionado con sus anteriores relaciones amorosos decide iniciar una nueva en la que no estén de por medio el sexo, el romanticismo, etc. Tiene gracia, porque tener una relación amorosa sin amor tiene tela. Como es de suponer en la relación surge el amor pero no por la pasión ni nada de eso, sino porque se llevan genial, tiene química, por lo que podríamos decir que es un amor verdadero y no pasión que se acaba. Pero claro, retener los impulsos amorosos puede traer dificultades... Al final la película resulta estar a favor del romanticismo y todas esas cosas pero a favor del amor verdadero, no llevado por la pasión o la belleza, cosas que se acaban. El reparto, encabezado por Barbra Streisand (que también dirige y produce) y Jeff Bridges están bien. Está simpática la película y como una buena comedia romántica te deja la sonrisa tonta en la cara al final mientras suena "I finally found someone".
[Leer más +]
9 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
"I´ve finally found someone..."
Tengo que reconocer que Barbra Streisand es una de mis debilidades desde hace tiempo y que me parece no sólo una maravillosa cantante, sino también una extraordinaria directora de cine y una más que correcta actriz, por lo que no puedo más que recomendar esta película, la última hasta la fecha en la que la neoyorkina se pone tras las cámaras. Aquí la Streisand interpreta a Rose, una encantadora profesora universitaria que sueña con encontrar algún día al hombre de su vida, ése que sepa realmente cómo es ella, lo que le gusta, lo que le asusta, la pasta de dientes que usa, en fín, lo que todas en el fondo queremos. Junto a ella aparece uno de los actores más atractivos para servidora, ese guapísimo Jeff Bridges por el que yo también perdería la cabeza y que tiene una maravillosa química en pantalla con ella. Bridges está en su salsa, espléndido como ese profesor de matemáticas que adora sus rutina y que no busca el sexo en una relación sentimental, sino que prefiere el conectar 100% con una persona con la que pueda hablar de cualquier cosa. Junto a la pareja protagonista tenemos a una serie de secundarios muy efectivos, sobre todo esa Lauren Bacall como madre de la Streisand, con ese carisma tan especial que siempre la ha caracterizado y una Mimi Rogers a la que nunca había visto tan guapa y actuando de forma tan correcta. También cumplen en sus pequeños papeles Pierce Brosnan y George Segal y la modelo australiana Elle McPherson tiene la oportunidad de demostrar que también puede ser válida para la actuación. La escena final, en esa calle Nueva York y con el tema "Nesun Dorma" de Puccini de fondo, ponen la guinda perfecta para este sabroso pastel.
[Leer más +]
9 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Con un beso se hizo la música
En su tercera incursión como directora, Barbra Streisand construye una comedia alejada de la espectacularidad musical de Yentl o de la trascendencia y el intimismo de El Príncipe de las Mareas. Por el propio género de la película, la comedia romántica en su variante más tradicional o clásica, El Amor tiene dos Caras parece una película menor en comparación con aquellas, pero si se ve sin prejuicios encontraremos una buena película, bien construida en los aspectos técnicos, con un excelente reparto y con mucho más fondo que la mayoría de sus compañeras de género.

Como decía, Streisand apuesta en El Amor tiene dos Caras por la variante más clásica de uno de los géneros más antiguos de Hollywood, y acierta de pleno en el toque elegante y sencillo de su película, confiriendo el poder de la misma a su guión y a un reparto superlativo, pleno en composiciones delicadas y creíbles, estando todos y cada uno de ellos fantásticos en sus roles.

Pero lo interesante de El Amor tiene dos Caras es la madurez y la seriedad con la que enfoca temas tan trillados como la pérdida de la juventud y la belleza en el caso femenino; y la promiscuidad o la falta de ella en el masculino. Temáticas tan manidas y maltratadas en el cine comercial consiguen ser aquí divertidas y profundas, llegando a buen puerto en conclusiones nunca sentimentaloides pero sí emotivas.

Desde luego, el mérito de ello es la pareja protagonista, dos actores tan profesionales como la propia Streisand y Jeff Bridges (y los secundarios: Bacall, Vaccaro, Rogers, Brosnan), que viven aquí una sincera y divertida historia de amor en la que la belleza, la juventud, la confianza y la amistad se convierten en las piezas de un juego que termina por todo lo alto: con un compañero de vida.
[Leer más +]
8 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
Una sola cara
Sobredosis al cuadrado de la empalagosa personalidad de su directora y protagonista. Cuando tomó las riendas, la Streisand, cuya carrera como actriz tiene momentos meritorios, se ocupó sin recato de ametrallarnos con su visión adolescente de la vida, aderezada con Puccini, literatura, un Nueva York de cuento y una serie de condimentos sentimentales caracterizados por la más absoluta falta de pudor.

Muy recomendable por una sola razón: tiene el aliciente de ofrecer el que es posiblemente el final más bochornoso de la historia moderna del cine americano.
[Leer más +]
7 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
En el amor todo importa
Siempre me he sentido atraído y estimulado por personas de elevado nivel intelectual. Por eso me llamó la atención la primer escena que vi ya que esta película la comencé a ver a partir de la clase de Barbara Streisand. Interesante que hicieran un breve resumen de la historia del amor, que tocaran en los diálogos con sus alumnos la mayoría de las teorías que se discuten sobre el tema: es una trampa evolutiva, estamos socialmente condicionados, y lo que dice Barbara, no importa que sea, todos queremos estar enamorados porque aun cuando dure poco es placentero. La forma de amor a la que se refiere del siglo XII se le llama "amor cortés" y algunos de los rituales y formas de amor entre caballeros y doncellas permanece hasta nuestros días.
Es terrible la confusión de Bridges al no terminar la cátedra, y pensar en eliminar al sexo de las relaciones porque aun cuando no se admita, el sexo es una de las manifestaciones del amor. La película aun cuando comienza siendo idealista tiene que dar el giro y devolverle la importancia a la sexualidad. (Streisand se mete al gim). La verdad se extralimitan al pensar que un matrimonio pueda perdurar sin sexo. Octavio Paz en la llama doble hace una diferenciación entre amor, sexo y erotismo, pero dice que todas son manifestaciones de un mismo fenómeno. Lo que es verdad es que el excesivo poder de eros puede destruir a las personas, pero también se ausencia. Algo que me molesta es que en efecto hoy día la televisión dicta cómo deben ser las relaciones o nuestra estética y que sólo siendo bellos somos dignos de amor, por cierto no soy un galán pero no soy feo. El punto es el amor se disfruta más con los clichés que lo rodean, la pasión, la cursilería (solo que estés muy enamorado), el sexo sin dudarlo, la belleza física y la intelectual, hoy día la tele también esta revalorando a los personajes ñoños, la locura, hay que recordar que químicamente estamos sometidos a drogas muy poderosas con el amor. La locura. Se toua.
[Leer más +]
5 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Divertida comedia
Lo cierto es que no es una película extremadamente original, pero sí divertida y que te deja buen sabor de boca. Además, da esperanza y trata puntos interesantes, como por ejemplo:
* que el amor no tiene edad. En cualquier momento puedes encontrar a aquella persona que te hace sentir bien, especial, y te hace ser mejor persona;
* que lo primero es quererse una misma y aceptarse;
* que hay que hacer a los demás felices, pero antes que a nadie, a una misma;
* y que hay que perdonar.
Poco más se me ocurre decir. Es un film con buenos actores, entre ellos una de mis favoritas: Lauren Bacall. Me encanta, llena la pantalla con su presencia y la personalidad que ha tenido siempre. La admiro, y ¡¡lo fantástica que está a su edad!!
Y el tema principal, con esa voz de Barbra Streisand. Ese hilo de voz con el que canta. Me fascina y me da envidia (es que canto como un pato, ajjajaajaj).
[Leer más +]
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Amor y deseo
Hablemos sin complejos: quién no sueña con que un Jeff Bridges de a pie se enamore perdidamente de nosotras por nuestras virtudes interiores. Pero, ¿el sueño consiste sólo en eso? Pues no, amigos, porque nadie se atreve a admitir que el sueño, así, está incompleto. Lo que realmente soñamos las mujeres del mundo es que nuestro Bridges personalizado reconozca, además de nuestro buen fondo, nuestro exterior. Queremos que el amado se muera de deseo por nuestro físico, aunque seamos adefesios. Esa es la verdadera fantasía.

Fantasía que Barbra Streisand ha cumplido con «El amor tiene dos caras», película que puede ser una manipulación completa, estar dirigida principalmente a mujeres o incluso incurrir en trampas descaradas, como eso de que la buenecita de Rose no se fije en el-bello-por-dentro de su pretendiente anterior, sino en el-bello-por- fuera del profesor Gregory.

Sí, vale, es cierto, pero es que la historia es cálida, bonita, romántica en el sentido amoroso de la palabra, y la protagoniza una pareja encantadora que construye una relación creíble, sólida y con una tensión sexual palpable; a mi esas dos camas me recuerdan un pelín a «Sucedió una noche», cinta que la propia película homenajea incluyéndola en un par de escenas, lo que no es casualidad. Tiene, además, momentos divertidísimos, yo al menos me parto de risa con Greg, y el final es de esos que emocionan: simpático, delicado y apasionado, para seguir fantaseando en medio de una carretera en la que acaba de amanecer.

Por si fuera poco, el casting cuenta con nada más y nada menos que Lauren Bacall, esa gran dama del cine que sigue siendo «la mirada», y con un Jeff Bridges que está insuperable como hombre tímido, asustado, inseguro y macho alfa, objeto de deseo de todas y objeto sexual de unas cuantas, que a mi me tiene enamorada por completo; puede que donde más arrebatador esté, o es que el chaleco y la pajarita (y los vaqueros, y el polo, y el pijama... o «una bolsa de basura») le queden que ni pintado. Encima, suenan Rachmaninov y Puccini, y el «I Finally Found Someone» en un dueto de escándalo que perdió el Oscar a la mejor canción inmerecidamente. ¿De verdad se necesita más para que una película sea buena?

A mi esta fantasía me encanta. Me toca la fibra sensible. ¿Seré demasiado soñadora?
[Leer más +]
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Bárbara siempre bárbara
La Sra. Streisand tiene el talento más grande del mundo. Es realmente bella, talentosa, actriz genial, directora innovadora y una de las mejores, sino de las únicas que queda, cantante. No sabría definir sus películas, son intimistas, expansionistas, llenas de filosofía, originalidad, sentido común y humor. Esta genio también nos enseña a los toscos mortales que con ella se perdió una intelectual y una profesora de cojones, jo, ya me hubiera gustado tenerla en los seminarios, lo que hubiera aprendido, sobre todo a no comerme las uñas de la purísima rabia. Me he divertido, he llorado, he reído, y he comido, me identifico con la protagonista, que se siente a caballo entre ese ego academicioso que gusta de la soledad y de la seducción y ese otro ego femenino que gusta de la sensualidad y el coqueteo. Con Barbra habría que aplicar aquello que se aplica al grandísimo Nicholson, que “es mejor imposible”, o “bárbaro”, “qué bárbara eres Barbra”.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
La búsqueda de la felicidad
La vida consiste en la búsqueda de la felicidad. Y como en el día a día de la vida no resulta muy fácil encontrarla, el ser humano la busca recurriendo a lo más fácil y lo más primario: sexo y distracción. Emociones.
En sociedad eso se consigue sobre todo teniendo una pareja. Y buscamos la pareja que más nos atraiga. ¿Qué nos atrae? Por encima de todo la belleza, la alegría, la despreocupación.
No sabemos ver la belleza que no sea física y tampoco nos atrae ni nos conmueve la realidad del día a día de nuestra vida. Sea cual sea. Necesitamos belleza a primera vista y alegría, despreocupación, aquello que nos haga olvidar la realidad.
Por un efecto halo, que dirían los psicólogos, donde vemos belleza física creemos ver también inteligencia y bondad. Y donde vemos alegría y despreocupación creemos ver ausencia de conflicto y de problemas.
Así, una mujer que no aparezca bella, porque no lo sea físicamente o porque no sepa o no quiera hacerse atractiva (cuidarse, arreglarse) no será deseada y se sentirá sola. Un hombre intelectual, racional, que no se comunique bien, que no se deje llevar por fantasías, profesor de matemáticas, tampoco resultará atractivo.
Y esos son los dos protagonistas de la película. Cada uno en su soledad.
Él ha perseguido la belleza y el sexo pero ha comprobado que por sí solos no conducen a la larga más que a la decepción y al fracaso. Y decide buscar pareja prescindiendo de ellos. Y la encuentra. Ambos se comunican bien, se comprenden y parecen muy felices juntos. Pero entonces él comete el error: cree que se puede vivir sin sexo y sin emociones. Y claro, fracasa.
Es como si después de buscar alimentarse eligiendo solo aquello que resulte atractivo a la vista, y de haberse intoxicado muchas veces, uno decidiera no volver a comer. Y hay que comer, pero sabiendo que lo que mejor alimenta y lo que más placer da no es necesariamente lo que primero entra por los ojos.
No parece muy lógico que aquel que ha comprendido que la inteligencia y la bondad no van necesariamente unidos a la belleza y a la despreocupación, ahora se engañe creyendo que puede prescindir del sexo y las emociones. La película presenta un carácter profundamente contradictorio. Bueno, a veces el ser humano lo es.
La película es así. Muy contradictoria. Profundamente inteligente a ratos, manipuladora en otros momentos. Para eso es una comedia. Y de Barbra Streisand, estrella de fuerte personalidad y que solo despierta adhesiones incondicionales o enormes rechazos. La película resulta recomendable en la medida en la que uno acepte comulgar con esta gran diva y se deje llevar por ella.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Magistral comedia romántica, que deja una cuestión de fondo.
No tiene un inicio demasiado prometedor, a mi juicio, el comienzo es demasiado lineal: los dos protagonistas principales se enamoran ? y tenemos que esperar a que pase algo hasta bien avanzada la historia, algo que sea un plus extra para que el espectador considere que está viendo una genialidad, a pesar eso sí de admitir lo que visiona. No hay acontecimientos reseñables hasta bien avanzado el metraje, pese a ser una película entretenida, comedia que alcanza el suficiente.
Es de agradecer que podamos contar con unos actores que están muy bien, en un reparto de lujo, con un elenco de renombre.
Streisand interpreta a una profesora cuyo manera de enseñar consigue ganarse el visto bueno de sus alumnos. Es pretendida por su cuñado, en un papel interpretado por un Piece Brosnan que apenas tiene protagonismo en el film, hasta bien entrada la historia. Lauren Bacall, es una madre, que no tiene muy buen feeling con su hija. Es el polo puesto de la protagonista Streisand. La madre fue atractiva de jóven, desencantada mientras que la hija, más fea físicamente esconde una vida más alegre. Bridges entiende el amor de una manera poco habitual en esta vida, en un papel simpático. Considera que el amor no es sexo, sino una amistad eterna. Su papel hará que la película se asiente en una perspectiva diferente a las actuales, en ese aspecto.

La chicha de la película en sus comienzos, a pesar del picante que le falta, es la capacidad de hacernos reir en algún momento, aunque no sea una película que pretenda hacer reir, sino que la serie de situaciones curiosas que se van desarrollando van calando cada vez más en el espectador, de forma que en su cómputo la película está bastante bien, y si, no me ha cogido generoso, le doy un 7 y rozando el 8. Yo me quedo con aquella escena, bien entrada la película en la que los protagonistas principales intentan hacerlo por primera vez. También el juego de palabras que relaciona el amor con las matemáticas: ecuaciones, aritmética, serán palabros que aparecerán a lo largo del film, consecuencia de la profesión de Bridges.
La idea de la película está bastante bien, abordándose diferentes cuestiones de fondo que invitan a reflexionar: la eterna juventud, la disyuntiva de si es posible el amor sin sexo o por el contrario es simplemente una amistad un matrimonio sin éste, el hecho de si es necesario en una pareja los puntos comunes, entender que la virtud humana está en el interior etc....
Pero sin duda, refleja muy bien el tema del amor sin sexo, hasta el punto que en un desarrollo magistral, podemos ver cómo al final la película en su justa medida, nos deja como telón de fondo: al final el sexo es el sexo y la amistad es la amistad, como dos entes separados.
El final sonando el "nessun Dorma" es memorable, y por lo general sí, el amor tiene dos caras.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
Cuidado, su visionado puedo causar irritación
Produce, dirige y protagoniza Barbra Streisand este remake de una francesa de 1958, "El espejo tiene dos caras" lo que explica que la película esté realizada para mayor gloria suya, o más bien, para lo que representa su personaje, la profesora de literatura, Rose Morgan. En el lado bueno, tiene un argumento curioso, una relación basada en la amistad pero con exclusión de contacto físico o atracción, algunas bromas divertidas, un Jeff Bridges al que "le sentaría bien una bolsa de basura", buenos secundarios, especialmente Lauren Bacall de la que me atrevería a decir que está más guapa de mayor que de joven, o una banda sonora grandiosa. Por cierto, que por estas das categorías, mejor actriz de reparto y canción original, el "I Finally Found Someone", estuvo nominada a los Oscars.

Todo esto es cierto pero también que entre unos y otros deslizan una imagen que sirve para levantar el ego a las patitos feos del mundo mundial. Esto no es malo, es más bien necesario, sino fuera porque se hace a lo bruto y con ojeriza hacia las que son ya cisnes. Todas las que salen que son guapas son también desgraciadas, tontas, frívolas, guarras, no las aman, les ponen los cuernos o todo junto. Es más, la culpa es del hombre que se fija en la apariencia física. Encima, a la que va de fea, que lo es, más o menos, en realidad todas la quieren, desde su padre a su cuñado, aunque no esté a su altura, oh sí, motivo por el que las beldades le tienen envidia, lo que no le impide volverse "sutil, misteriosa y seductora" para que le digan lo bella que es. En fin, lo siento pero me fastidia.
[Leer más +]
2 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo