arrow

Waga koi wa moenu (My Love Burns) (1949)

6,9
117
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
En 1884, en plena Era Meiji, una mujer llamada Eiko, que lucha por la igualdad de derechos, decide irse a Tokio e ingresar en el Partido de Liberación de la Mujer, pero se enamora del líder Kentaro, justo cuando el Partido es disuelto por el gobierno. Eiko y Kentaro son injustamente encarcelados, acusados del incendio de una fábrica que ha sido perpetrado por Chiyo, una antigua sirviente de Eiko. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Japón Japón
Título original:
Waga koi wa moenu (My Love Burns)
Duración
96 min.
Guion
Kaneto Shindô, Yoshikata Yoda (Novela: Kôgo Noda)
Música
Senji Itô
Fotografía
Tomotarô Nashiki, Kôhei Sugiyama (B&W)
Productora
Shôchiku Eiga
Género
Drama Siglo XIX Política
8
La igualdad de la mujer
Como no hay ninguna crítica de esta película, me arriesgaré a escribir una, aun sin saber mucho de cine, menos de cine oriental, y siendo esta la segunda película de Kenji Mizoguchi que veo (la primera, la célebre "Cuentos de la luna pálida de agosto")

En "Amor en llamas", el viaje a Tokio de Eiko, una mujer fuerte, decidida e idealista, sirve para contarnos una historia de igualdad.

Con diálogos y escenas muy cuidados, la historia de Eiko y todo lo que ocurre a su alrededor (ya que ella no cambia, permanece inmutable desde el principio, consecuente con sus opiniones e ideales) nos transporta a una época convulsa en la historia de Japón, y vislumbramos breves pinceladas de los tejemanejes políticos, los derechos de los trabajadores, la vida en el pueblo frente a la gran ciudad, la doble moral de aquellos que dicen ser libertadores del pueblo...

Todas las personas somos iguales. Este mensaje que durante buena parte de la película es sutil, nos lo repiten machaconamente hacia el final de ella, lo que tal vez empañe el buen sabor de boca que deja.

Sin embargo, tanto si se quiere disfrutar de una película técnicamente brillante, como si interesa más atender al mensaje que da, es muy recomendable.
[Leer más +]
9 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
El amor y la política unidos
Nuevamente Mizoguchi en otra película donde las mujeres son las protagonistas como en la mayor parte de su filmografía. Fuertes, valientes, autosuficientes... que no necesitan a un hombre al lado, que no son sumisas con el poder y que son luchadoras infatigables como en este caso la protagonista Eiko. Al igual que para Miyazaki, para Mizoguchi las mujeres son el centro de la historia. Sin duda influido por su situación personal: su madre sufrió violencia doméstica por parte de su padre y su hermana fue vendida como geisha.

La historia está basada en una novela de Kogo Noda y guionizada por Kaneto Shindo, célebre por la enigmática 'Onibaba'. Situada durante la Revolución Meiji, concretamente en 1884. Época de cambios en la sociedad japonesa: se pone fin al orden feudal Tokugawa, eliminación de dominios feudales, influencia exterior que choca con la cultura tradicional japonesa, creación de los primeros monopolios, implantación de la industria moderna... en definitiva el paso al Japón moderno se dará durante estos años.

Eiko es una joven que funda una escuela en su pueblo natal, luchando por la igualdad de la mujer en todos los ámbitos, desde la familia, su padre se muestra contrario a su militancia política (se afilia al Partido Liberal) a la vida diaria (Chiyo, su amiga, es vendida como esclava por su familia sumida en la pobreza, algo muy habitual en el Japón de la era Tokugawa y de la era Meiji). Eiko viaja a Japón y se une al Partido Liberal entonces en eclosión, eran tiempos de cambios políticos (fin de los samuráis como clase social privilegiada, discrepancias políticas y represión política hasta la disolución del Partido Liberal) y de cambios económicos (medidas impositivas en el tabaco y el sake que arruinaran a los pequeños agricultores) ambos se muestran el filme.

La protagonista Eiko se enamora del líder del partido Kentaro que en un principio se muestra favorable a la causa de las mujeres irá derivando en todo lo contrario.
[Leer más +]
1 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil