arrow

Cobardes (2008)

Cobardes
Trailer
5,5
5.040
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Historia de dos chavales de secundaria, uno la víctima y el otro el verdugo. Guille es, en apariencia, un chico como muchos: buenas notas, buen deportista y con una familia que le respalda. Descubre que actuar de “chulito” en clase le granjea el respeto de los demás, por lo que, sin dudarlo, elige a una víctima y, con cualquier pretexto se pasa el día acosándolo con sus amigos. Gabriel es la víctima elegida. El único motivo: tener el pelo rojo. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ España España
Título original:
Cobardes
Duración
89 min.
Estreno
25 de abril de 2008
Guion
José Corbacho, Juan Cruz
Música
Pablo Salas
Fotografía
David Omedes
Productora
Filmax / Ensueño Films
Género
Drama Acoso escolar Colegios & Universidad
"La frescura, el atrevimiento y la singularidad [de "Tapas] han dejado paso a la doctrina, el discurso y el academicismo. (...) al guión se le ven las costuras"
[Diario El País]
"Es corta, tiene ritmo y está interpretada con oficio y talento (...) Menos ajustado resulta el baile de cámara (...) mientras el guión, muy bien encauzado en la mayor parte del trazado, derrapa en un par de curvas (...) Puntuación: ★★ (sobre 5)."
[Diario ABC]
7
"Cuando tienes miedo da igual que suene la alarma, porque nadie la oye..."
Después del sorprendente debut de "Tapas", José Corbacho y Juan Cruz se aventuran en los conflictivos terrenos del acoso escolar contando para ello con actores de renombre como Antonio de la Torre, Lluís Homar, Elvira Mínguez, Paz Padilla y los desconocidos chavales Eduardo Garé, en el papel del maltratado "zanahoria", mote acuñado por el color de su pelo, y Eduardo Espinilla, quien hace las veces de acosador.

Con una vibrante y consistente puesta en escena, Corbacho y Cruz nos meten de lleno en la cinta, haciéndonos partícipes del dolor y la angustia que sufre Garé. Una historia que desde el mismo momento en que empieza, sabes que no puede acabar bien. La película trata sobre el miedo, esa maldita sensación que nos hace vulnerables tanto a niños como a mayores, ese sentimiento que no nos deja pensar, que nos hace refugiarnos en nosotros mismos, creedores de que así pasará, ingenuos nosotros. Uno tiene que enfrentarse a sus miedos si quiere que estos desaparezcan.

Lluís Homar y una sorprendente Paz Padilla interpretan aquí a los padres de Guille (Espinilla), desconocedores de que su hijo es un pequeño terrorista en potencia. En el lado opuesto, e interpretando a los progenitores de Gaby (Garé), unos sólidos Antonio de la Torre y Elvira Mínguez (que repite con los directores tras su personaje en "Tapas"), que empiezan a darse cuenta de que algo va mal con su hijo, aunque puede que ya sea demasiado tarde.

En el apartado más romántico de la historia, asistimos a la relación que Gaby va desarrollando con una compañera de colegio (Ariadna Gaya), que se mantiene por sí sola sin afectar para nada (enriqueciendo, más bien) al conjunto final. Y hablando de relaciones, determinante la que se establece entre Gaby y el dueño de la pizzería a la que su familia acude, un italiano enamorado de la pizza de Buenos Aires y forofo de Maradona, que enseña a Gaby varias cosas sobre la vida, actuando como motor para que éste empiece a defenderse de los acosos.

Cobardes todos, construyen un interesante retrato de la sociedad en que vivimos, y en la que el miedo es uno de los factores con más peso, le pese (valga la redundancia) a quien le pese. Al igual que en su ópera prima, los directores crean un pequeño mundo y ponen a sus personajes a desfilar por él, haciendo de éste un muy interesante acercamiento al tema del acoso escolar. El apartado técnico (montaje. fotografía, música), otra muestra más del buen saber hacer de estas dos figuras, responsables de uno de los mayores éxitos de crítica y público del 2005 y que seguro repetirán con este "Cobardes".

Porque cobardes, somos todos.
[Leer más +]
48 de 70 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Película valiente sobre el acoso escolar
Muy pocas películas españolas han tratado acerca del drama del acoso escolar, también llamado "bullying" o "matonismo", que hasta la fecha ha causado casi tantos suicidios en niños o adolescentes como el problema de los desahucios ha causado en adultos, pero parece que el acoso escolar es un tema menos mediático y todavía más incómodo.
Por ello, este film de la dupla Corbacho-Cruz, que tan buen sabor de boca dejaron con "Tapas", ya merece mi reconocimiento.
En una de las críticas que acabo de leer sobre esta obra se comenta que "Los que hemos sufrido acoso escolar somos los que primero entendemos en su conjunto un trabajo como este...la película empieza mostrando lo que se presupone, la vida de un chico que se ve atacado en el instituto por un grupo de sabandijas a los que no puede poner freno...Ya iba siendo hora, una película sobre acoso escolar; a ver si la gente que se resiste a tomar conciencia de este problema va a verla y saca su cabeza de la arena de una vez para siempre".
Por desgracia, parece que no ha sido así.
El problema del acoso escolar es cada vez más asfixiante. Hace poco se suicidó una adolescente ecuatoriana de 16 años de edad que sufría vejaciones en el centro Maestro Juan de Ávila, de Ciudad Real, y en el autobús escolar que la trasladaba desde su pueblo, Torralba de Calatrava. "Casi todos le decían que no se podía sentar con ellos y algunos incluso ponían la mochila en el asiento vacío cuando ella se iba a sentar. A veces, Mónica tenía que venirse en el coche de línea. Algunos se metían con ella porque no era muy sociable y porque era de otro país. Le decían mona, qué haces que no estás en la selva y cosas así...A veces, el conductor tenía que intervenir para que Mónica pudiera viajar sentada y, aun así, le hacían levantarse cuando el chófer ya estaba conduciendo..."
Espeluznante relato de una realidad que se parece mucho a la que vive Gabriel, el protagonista acosado del film. Gabriel no quiere ir a su colegio, donde sobrevive a un infierno diario que casi nadie comprende ni parece que quiere comprender.
Lo dicho, bienvenida sea esta obra que, aunque de forma demasiado obvia y directa, denuncia con toda crudeza este problema execrable al que hay que mirar de frente de una vez por todas. Para el recuerdo, una frase antológica dicha por Gabriel "Cuando tienes miedo da igual que suene la alarma, porque nadie la oye...".
[Leer más +]
13 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil