arrow

Swamp Water (1941)

7,1
777
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Un fugitivo, erróneamente acusado de asesinato, entabla amistad con Ben, un joven cazador que se enamora de su hija. El joven lo persuade para que encuentren al verdadero asesino. Tras la magistral "La regla del juego" (La regle du jeu, 1939), el director francés Jean Renoir, exiliado en Estados Unidos y reconocido mundialmente como un director de primera fila, firma por encargo de la Fox su primer trabajo en USA. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Swamp Water
Duración
92 min.
Guion
Dudley Nichols
Música
David Buttolph
Fotografía
J. Peverell Marley (B&W)
Productora
20th Century Fox
Género
Drama Melodrama Vida rural (Norteamérica)
8
Soledad
Primer film de Jean Renoir en EEUU y 22 de su filmografía. Adapta la novela corta "Swamp Waters", de Vareen Bell, publicada por capítulos en el Saturday Evening Post en noviembre y diciembre de 1940. Se rueda en escenarios naturales de Georgia. Producido por Irving Pichel, se estrena el 23-X-1941 (Waycross, Georgia).

La acción tiene lugar en el pantano Kefenokee (Georgia) y en una pequeña población próxima, a finales del s. XIX. Narra la historia de Ben Ragan (Dana Andrews), un muchacho de unos 16 años, apasionado de la caza, de espíritu independiente y generoso. Al no regresar su perro Líos ("Trouble"), decide ir al pantano en su búsqca. Allí encuentra a Tom Keefer (Walter Brennan), que lleva 5 años oculto en la ciénaga, de 800 km2, plagada de peligros (caimanes, serpientes mocasin, arenas movedizas) y de inclemencias.

La película constituye un homenaje a la naturaleza salvaje y a los parajes del pantano Kefenokee (Georgia), en unos momentos en los que diversas iniciativas privadas trataban de ocuparlo y transformarlo para aprovechar su atractivo turístico. Explora, además, el drama de la soledad y desamparo de un hombre fugitivo y aislado. Describe la lucha constante contra los peligros del pantano, la conciencia de ser víctima de una situación injusta y el profundo dolor que anida en su ánimo. La atmósfera que la película crea en el pantano está bien construida, contiene elementos relevantes de tensión y misterio y es absorbente. Es una obra producida y estrenada antes de la incorporación (diciembre de 1941) de EEUU a la IIGM, cuando el desarrollo de la contienda preocupaba sobremanera al país. Fue objeto de un "remake" en color, "Un grito en el pantano" (1952), de Negulesco. El realizador era hijo del pintor impresionista August Renoir, del que hereda la pasión por el paisaje, al que rinde tributo de admiración en obras tan significativas como la inacabada "Una partida de campo" (1936) y "Comida sobre la hierba" (1959). Destaca el sentido pictórico de las composiciones visuales del realizador, que se inspira en los cuadros de su padre.

La música combina canciones, melodías bailables y composiciones de acompañamiento de gran lirismo. La fotografía resalta el esplendor de la vegetación, la belleza de los enclaves, la placidez del arroyo y los peligros ocultos. Hace uso de "trevellings" pausados, de largos juegos de plano/contraplano y de "zooms" de aproximación y alejamiento de gran belleza visual. El guión construye con acierto los caracteres y define su psicología. La interpretación de Brennan es loable. Dana Andrews está acertado en su primer papel protagonista cuando corría su segundo año de profesión. Anne Baxter, de 17 años, interviene por segunda vez en cine. La dirección muestra su habilidad para la descripción y su fluidez narrativa. La obra trasmite sentimientos de tensión, misterio e intriga.
[Leer más +]
16 de 20 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Jean Renoir y la naturaleza perdida.
Aguas pantanosas narra la historia de un hombre condenado a muerte injustamente que ha huído de la justicia y se ha refugiado en un peligroso pantano cercano.

Dicho fugitivo personaje contrae amistad con un joven del pueblo cercano al pantano. Lugar que aparece como el paraíso perdido, en el que el orden establecido funciona sin fallos. La supervivencia es una ley justa, no hace excepciones.
En cambio, en el pueblo cercano, se condena a hombres injustamente, existen prejuicios, odio, mentiras y crímenes.
La dificultad de acceso hace que el pantano se erija como muralla infranqueable para la civilización. El fugitivo conserva, al conocer al joven con el que contrae una amistad paterno-filial, esperanzas en la bondad de algunos humanos de ese mundo civilizado que tan injusto ha sido con él.
Se nos muestra así una reflexión sobre la inocencia perdida, sobre la artificialidad de la vida civilizada y sobre la vida en la naturaleza.

Aguas pantanosas muestra este telón de fondo (dicotomía entre naturaleza como paraíso de inocencia perdida y civilización generadora de mayores peligros que los naturales), pero es también un filme de aventuras de bellísima factura, de insinuaciones fugaces que enriquecen su planteamiento, dotado de dosis de embriagadora sugestividad proporcionadas por su autor Jean Renoir (El cual, de manera magistral, utiliza los escenarios plástica y dramáticamente) y profundamente lírico, poseedor de una belleza poética que sobrepasa el mero lenguaje cinematográfico.

Filme sintético, embriagador, de una riqueza inesperada, dotado del raro secreto de la serenidad narrativa, Aguas pantanosas permanece como un mundo virgen para los espectadores.
[Leer más +]
12 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil