arrow

Sin conciencia (1951)

Sin conciencia
Trailer
7,4
1.564
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Un honrado representante de la ley se encuentra en una situación desesperada: dispone de una sola noche para poner en orden las acusaciones que pesan sobre un mafioso ligado a las altas esferas del poder. No tiene otra salida, dado que el único testigo de cargo ha sido asesinado. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Enforcer (Murder, Inc.)
Duración
87 min.
Guion
Martin Rackin
Música
David Buttolph
Fotografía
Robert Burks (B&W)
Productora
United States Pictures
Género
Cine negro Drama Crimen Policíaco Mafia
8
Cine de Raoul Walsh
Poco después del inicio del rodaje, el director Bretaigne Windust tuvo que ser sustituido por Raoul Walsh a causa de enfermedad. Basado en el caso real "Murder Inc.", el guión es escrito por Martin Rackin ("Tambores lejanos", 1951). Se rueda en estudio con un presupuesto de serie B. Producido por Milton Sperling, es uno de los 4 films rodados por la productora Santana Pictures, de Humphrey Bogart. Se proyecta en público por primera vez el 25-I-1951 (NYC).

La película construye un relato de cine negro que ofrece a Walsh la oportunidad de exhibir sus habilidades en el género, acreditadas por medio de realizaciones tan notables como "Los violentos años veinte" (1939), "La pasión ciega" (1940), "El último refugio" (1941) y "Al rojo vivo" (1949). Walsh impone al relato un ritmo intenso, que fundamenta en una narración ágil y rápida, y en el desarrollo de una acción trepidante, portadora del sello propio del realizador. Además envuelve la acción en una atmósfera de fuerte tensión, mediante el uso de recursos tales como la carrera contra reloj y la amenaza de un enemigo sanguinario, cruel, poderoso y sin conciencia. Imprime a la obra un tono convincente de tragedia (existencia de peligros graves, inmediatos y terribles para la comunidad), que otorgan trascendencia y grandeza al film. El relato adopta el punto de vista de la policía, dejando de lado el de los criminales, como corresponde a una pieza de cine negro de los años 50. Se incluyen escenas e imágenes destacadas, como la secuencia de vértigo, el rastreo del pantano, la llegada del testigo protegido (Rico) a la sede de la policía, etc. Otros 2 films llevan el mismo título original: "The Enforcer" (1976), de James Fargo y Robert Daley, protagonizado por Clint Eastwood, y "Jet Li's The Enforcer" (1995). La cinta de Fargo y Daley en español lleva por título "Harry el ejecutor".

La música, de David Buttolph ("Misión de audaces", 1953), aporta una emotiva banda sonora de jazz que conmueve y tensa el ánimo del espectador. La fotografía, de Robert Burks ("Vértigo", 1958), en B/N, sitúa la acción en ambientes oscuros, opresivos y en ocasiones claustrofóbicos. En escenas de exterior proyecta sombras expresionistas. La narración hace uso del "flashback" y del "flashback" dentro del "flashback". La caracterización y la interpretación de Humphrey Bogart son espléndidas. Bogart trabajó a las órdenes de Walsh en otras tres ocasiones.

Film clásico de cine negro americano, poco conocido, dirigido e interpretado con singular maestría.
[Leer más +]
76 de 82 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
THE MURDER INC.
Los años 40 fueron la década "prodigiosa" del cine negro. Pero los 50 ya eran otra cosa. Fueron años de un género que, algunos críticos califican como Cine del Sindicato (del crimen, evidentemente). En este sentido, The enforcer, es una cinta pionera que se estructura sobre hechos reales, las revelaciones hechas en 1940 por Abe Reles sobre la existencia de una organización denominada Murder Inc y las investigaciones impulsadas por el Comité Kefauver en 1950. De ahí que la película tenga más de documental que de cine negro tardío.

En cualquier caso, de esta triple conjunción (cine negro, cine de bandas organizadas y cine documental) resulta una obra encomiable por muchos aspectos y que engancha al espectador en una trama de macabros negocios dirigidos desde la sombra por el mafioso principal, algo así como un consejo de administración unipersonal, y ejecutados por una corte de impresentables personajes que ejecutan los "contratos" y liquidan los "objetivos" asignados (por cierto, términos reales en la jerga de este tipo de bandas organizadas) por Rico, "mando intermedio" que, cual oficina del INEM, se encarga de distribuir los trabajos.

La colaboración de un director como Walsh (Los violentos años veinte, A sangre fría) se deja notar y la escena del pistolero acribillado en el hall del hotel, es una buena prueba de ello. Por su parte, un veteranísimo Bogart con mucho oficio y un Zero Mostel en una interpretación soberbia, dan a la película el complemento ideal a un buen guión que desarrolla la trama con absoluta claridad y coherencia a base de flashbacks que encajan perfectamente en la propia historia que se nos cuenta.

Un film excelente que podría encuadrarse en la serie B por su ajustado presupuesto y su falta de alardes y alharacas pero que, sin duda sería B de buena y con mayúsculas.
[Leer más +]
39 de 41 usuarios han encontrado esta crítica útil