arrow

Slightly Scarlet (1956)

Slightly Scarlet
Trailer
6,7
358
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Solly Caspar es un gánster que se ocupa tranquilamente de sus negocios porque tanto el alcalde como el jefe de policía se han dejado sobornar por él. En vísperas de unas elecciones, Caspar asesina a un periodista que lo hostigaba continuamente desde las páginas de su diario. Mientras tanto, el candidato a alcalde, que es un político reformista, hace una durísima campaña contra el crimen organizado. Entonces Caspar, temiendo perder el control de sus negocios, ordena que lo investiguen con el fin de encontrar en su pasado algo que lo descalifique. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Slightly Scarlet
Duración
99 min.
Guion
Robert Blees (Novela: James M. Cain)
Música
Louis Forbes
Fotografía
John Alton
Productora
RKO Radio Pictures / Benedict Bogeaus Production
Género
Cine negro Drama Crimen
Grupos  Novedad
Adaptaciones de James M. Cain
6
CINE NEGRO EN PELIRROJO
Aunque suene raro el cine negro no es incompatible con el color. Chinatown de Roman Polanski es uno de los ejemplos coloristas más notables. Sin embargo los claroscuros y la mezcla en sabias proporciones de luces y sombras le sienta al "noir" como anillo al dedo, máxime cuando, como sucede en Ligeramente escarlata de Allan Dwan, la película resulta irregular, juntando momentos interesantes con otros en lo que se resquebraja casi por completo. Es entonces cuando el trabajo fotográfico puede echarle un capote a los guiones con agujeros. No sucede así en el caso que nos ocupa donde el color impregna la cinta de tonos kitsch y barrocos.

No obstante hay una razón de peso para estos colores años 60 y a lo Corman. Las dos pelirrojas. Estoy plenamente convencido de quienes sitúan al film un par o tres escaños por encima de su ubicación natural lo hacen plenamente impresionados de estas dos féminas de vestidos ajustados, cruzados mágicos y red hair, Rhonda Fleming y sus pantaloncitos así como Arlene Dahl con sus necesidades vitales pidiendo "raining men, aleluya" después de un período de reclusión, desvían la atención de una trama que, interesante al principio, va decayendo a medida que el film avanza.

Y el caso es que la cosa empieza bien, con un tal Marlowe (no Philip) luchando desde los medios de comunicación contra la mafia local y auspiciando a un candidato a la alcaldía capaz de acabar con la corrupción. Aquí debo decir que Dwan no nos propone un juego de ilusos. No. Se impone la realidad. Y a mafia muerta, mafia puesta. Y en el interín el tal Norman Marlowe pasando, a través de la ventana a mejor vida. Hasta ahí todo correcto, interesante y con ciertas dosis de originalidad. Sin embargo la segunda parte del film es un estudio de las consecuencias para la vida diaria de la corrupción municipal. Y ese es el punto donde se plantea el siguiente dilema moral: Si usted quisiese liberar a un familiar querido del peso de la justicia y pudiese acudir a estas vías de solución. ¿Lo haría o mantendría su integridad? Esta moralina es la que no me acaba convenciendo aunque reconozco que Allan Dwan la incardina aceptablemente en el contexto de la trama.

Eso sí, las dos pelirrojas en la "bagarre" que dirían los franceses, se dejan ver.
[Leer más +]
20 de 22 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Ligeramente genial
Excelente ejemplo de como una "típica" película de serie B puede sublimar sus limitaciones y convertirse en un clásico a la altura de otras obras aparentemente mayores y realizadas con más medios y nombres más famosos en su ficha técnica y artística.
Ligeramente escarlata es un soberbio estudio sobre la corrupción institucionalizada, enmarcado en un ambiente agobiante, malsano y cerrado, con unos personajes entre ambiguos y decididamente canallescos, que ofrece mucho más de lo que aparenta y cuyo visionado supone una grata e inteligente sorpresa. Mención aparte para sus dos fabulosas protagonistas femeninas, las pelirrojas Arlene Dahl y Rhonda Fleming que dotan de voluptuosidad y cierto encanto decadente, con sus cabelleras escarlatas, a este gran ejemplo de cine negro, espléndido trabajo del artesano Allan Dwan, que requiere una urgente reivindicación y al que su falta de pretensiones coloca en un lugar privilegiado del policiaco de los años 50.
[Leer más +]
14 de 17 usuarios han encontrado esta crítica útil