arrow

Kansas City Confidential (1952)

Kansas City Confidential
Trailer
6,9
782
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Timothy Foster tiene un plan meticuloso para atracar un banco de Kansas, pero para llevarlo a cabo necesita tres cómplices. Consigue ponerse en contacto con tres delincuentes perseguidos por la policía, pero, durante el encuentro, todos llevan careta, de manera que no puedan reconocerse entre sí. El atraco resulta un éxito, y Foster entrega a cada uno de sus cómplices pasajes para lugares desconocidos y medio naipe como único medio de identificación. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Kansas City Confidential
Duración
99 min.
Guion
Rowland Brown, George Bruce, Harry Essex, Phil Karlson, John Payne (Historia: Harold R. Greene)
Música
Paul Sawtell
Fotografía
George E. Diskant (B&W)
Productora
Associated Players & Producers
Género
Cine negro Intriga Drama Crimen Robos & Atracos Serie B Película de culto
8
Delicatessen de serie B.
Gratísima sopresa.
Phil Karlson, un director de serie B injustamente olvidado, rodó un buen puñado de noirs en la época dorada de Hollywood, con una ausencia casi total de estrellas de relumbrón en sus repartos y con la originalidad, dentro de los límites del género, como bandera. Calle River 99, Trágica Información, Tight Spot, Cuando El Hampa Dicta Su Ley, El Imperio Del Terror, todas pequeñas joyas del cine negro de serie B. Pues bien, ésta es sin duda y de largo, la mejor de todas elllas. Una absoluta gozada para cualquier amante del estilo, dura, intensa y apestando a cine negro por los cuatro costados en todos sus detalles. Confieso que mantuve una erección durante todo el metraje. Los personajes, las atmósferas, la dirección, el guión, todo me maravilló. Quizás hinque ligeramente la rodilla en su final, pero no se lo tuve en cuenta. Incluso le estoy cogiendo cariño a John Payne, también protagonista de la entrañable Calle River 99, un actor limitado pero tremendamente esforzado.
Muy recomendable.
[Leer más +]
29 de 30 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Con P de Payne
Pobre John Payne. Una simple y miserable letra, esa insidiosa P mayúscula que coronaba su apellido, le condenó a ser tenido, durante toda la vida, por un insignificante y parasitario farandulero crecido a la sombra de La Mayor Leyenda Del Cine Americano. De nada podía servirle esgrimir su intachable trayectoria como cantante en musicales, actor de reparto en alguna que otra superproducción y, sobre todo, como protagonista de múltiples productos de serie B, cuya modestia corría con frecuencia paralela a su calidad como entretenimiento y que ponían de manifiesto que, con todas sus limitaciones y a pesar de su aparente frialdad, Payne era un actor más que correcto, un curioso cruce entre Ray Milland y Dana Andrews, capaz de dotar a los personajes que encarnaba de un interesante plus de fragilidad y desamparo. En fin, para qué decir nada cuando esa maldita P mayúscula le mandó para siempre a la Segunda División de Hollywood Boulevard (donde, a pesar de todo, no una sino dos estrellas lucen discretamente su nombre).

Para colmo de males, en “El cuarto hombre”, al bueno de John, metido en la piel del repartidor de flores Joe Rolfe, le acusan de un robo que no ha cometido. Ya se sabe cómo son los maderos yankis: ven a un exconvicto conduciendo una furgona de reparto y se dicen “¡Eureka!”. Ni hábeas corpus, ni abogado de oficio, ni hostias. Bueno, en honor a la verdad, hostias sí que hay. Y de la gordas. Porque los polis, no contentos con meterlo en la trena, tratan de hacer que Joe confiese. Y lo hacen por las bravas, claro. Pensad que estamos en Kansas City, amigos; mariconadas las justas. ¿Y qué es lo que hace un hombre con la cara hecha cisco y en el paro cuando logra salir del trullo? ¿Contar su historia a la prensa?¿Demandar a los maderos?¿Pedir daños y perjuicios? No, no y no: marcharse a Tijuana con dinero prestado por un camarero tullido e ir de timba en timba de dados a la espera de dar con los auténticos culpables del robo. Ahí, con dos gardenias.

Que el guión de “El cuarto hombre” sea un auténtico desbarajuste, con sus jueguecitos con máscaras de goma, sus citas rocambolescas al sur de Río Grande y sus inexplicables derivas, no significa, ni mucho menos, que sea una mala película; es más: durante muchos minutos, es un modélico ejemplo de economía narrativa, de dominio del ritmo, de escamoteo interesado de detalles en pro de la intriga. La cosa promete de veras. Todo se tuerce, sin embargo, cuando la acción deja de tener por protagonistas a tíos feos, malcarados y sudorosos como Lee Van Cleef o el entrañable Jack Elam y el amor, en forma de adorable hija de expolicía aspirante a abogada redentora, salta grácilmente de un coche, se apodera de una tumbona junto a la piscina y convierte lo que iba camino de ser un buen vaso de recio whisky de centeno en un inofensivo daikiri con sombrillita de papel. Una auténtica pena, con P de Payne, que no llega sin embargo a amargar la función ni a dejarle a uno sin ganas de más.
[Leer más +]
23 de 25 usuarios han encontrado esta crítica útil