arrow

No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas (2016)

No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas
Trailer
4,1
4.447
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Sara es una joven que culpa al karma de su mala suerte. Se encuentra en un momento difícil luchando porque salga adelante el negocio de plumas que ha abierto, que se junta con el divorcio de sus padres, un novio al que no ha visto en un año y el anuncio de que su hermana se casa con el que fuera el gran amor de Sara cuando iba al instituto. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ España España
Título original:
No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas
Duración
98 min.
Estreno
11 de noviembre de 2016
Guion
Carlos Montero, Breixo Corral (Novela: Laura Norton)
Música
Simon Smith
Fotografía
Pau Castejón
Productora
Zeta Cinema / ON Cinema / Televisión Española (TVE) / Movistar+ / Televisión de Galicia (TVG) / Vodafone / ICAA / ICIC / Instituto de Crédito Oficial
Género
Comedia Romance Comedia romántica
2
Cinetuit
No sé cómo acabé viendo esta película; mejor corramos un tupido velo, no explicaré las circunstancias. Antes que nada, vaya por delante que no me considero un snob, un elitista que mira por encima del hombro a la gente que le guste un tipo muy concreto de cine, que va a las salas a pasar el rato y no a dejarse llevar por las maravillas del séptimo arte. Resumiendo, que no me creo superior a nadie porque exista gente que le atraiga este tipo de películas; aunque para mí sea cine "de usar y tirar".

Porque, verdaderamente, hay poco que salvar de esta adaptación de la exitosa novela de esa autora española que se esconde detrás del seudónimo (Laura Norton). Que libritos así, con esos títulos tan posmodernos (¿karma?) y ese contenido tan repleto de postureo y falsedad y a la vez tan hueco, triunfen, debería hacernos reflexionar sobre el panorama literario patrio. Pero qué vamos a pedir, si ahora todo tuitero exitoso que se precie publica libros...

Metiéndonos ya en la película, podría parecer una especie de Bridget Jones a la española y más actual, pero carece de la cierta gracia y estilo que pudieran aportar Zellweger, Hugh Grant o Colin Firth. Aquí nos conformamos con Verónica Echegui, que sigue siendo "la Juani" y no pega ni con cola, aunque supongo que las chicas cuando la vean se sentirán identificadas con ella, y con Álex García, "excelente" actor que lleva desde "Tierra de Lobos" dedicándose a enseñar sus aclamados pectorales. Obviamente las salas suspirarán y se llenarán de "uf, qué bueno está", "ay, pobretica la chica", "quiero a ese tío para mí" y etc.

Así que nada. Mucha música chula, mucha frase de Twitter, mucho estilo instagramero, mucho hipster macizo y mucho postureo; poca gracia ante un producto tan frívolo y vacío como olvidable. Como nuestros tiempos.
[Leer más +]
65 de 74 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
El karma es muy cabrrron todo se paga.
Llevo mucho tiempo campando por estos lares. Me llama la atención, que al ser filmaffinitty una página que consulta la gente, haya críticas positivas de esta película, entiendo que son de los community manager de lo distribuidora, la unión de salas de cine, etc. Qué por supuesto están a la cola, ya que la democracia se impone (aunque algunos dicen que no funciona cuando los resultados no son los que le interesa).

Cómo comentan, esta película es una pérdida de tiempo. Las actuaciones son infumables. Los actores son malos, muy malos. La globalización es lo que tiene. Hace treinta años malos actores, como Azores y compañía (que hacían películas equivalentes) de la época y en general el cine español sobrevivían por la escasez de oferta. Ahora la oferta es prácticamente infinita. Y estas películas sobran. Cómo se adaptaron los astilleros (que ahora hacen plataformas para parque eólicos en el mar, antes pesqueros y buques). Esta parte del cine español debe adaptarse o morir. Pretender meter en una sala de cine a 5€ a jóvenes de 20 años*? para ver esta bazofia es no saber en qué tiempos vivimos. No es por el dinero. Es porque la vida es corta. Lo que se pretende es la subvención y cuotas. Y esto debe acabar. Por salud pública.

La pena, es que la historia es realmente actual. Yo conozco a gente parecida a esa. Lo hípster está de moda. Disfrazar lo vacuo, de tribu urbana cosmopolita es una cosa tremendamente común. Mi vida es insustancial, pero soy tela de moderno. Soy el hombre del momento Hegeliano, el espíritu de nuestro tiempo. Por lo tanto, me lleno de Ego. Y no te aguanta ni tu madre. Proletarios que trabajan 45 horas (el que puede y gana 800-1200€) y que se cree que es un caballero de la mesa cuadrada porque puede comprar una lámpara genial en el IKEA o una bufanda cool en el H&H.

De algo hay que disfrazar un proyecto de vida normal. Y es normal porque es común, porque lo hace todo el mundo. Antes era formar una familia. Ahora tener una carrera, un máster, unas gafas de pasta, ser un egoísta recalcitrante, saber varios idiomas y vivir es una zona céntrica de una gran ciudad (aunque sea una pocilga). Resulta que después de todo esto, surge una pregunta, Soy pobre Y ahora Qué?. Encontrar una función objetivo es prácticamente imposible, cuando lo importante era recorrer el camino, el YO y el YO MISMO. Una vez llegado a la meta, aparece el desierto de lo real detrás de un cartel de Bienvenido. Al final cualquiera, después de vagar sin rumbo, se agarra a un clavo ardiendo y surge el amor o lo que haga falta. Cómo en la peli. Y luego vienen los problemas irresolubles….Cosas del Karma. Al final todo se paga.
[Leer más +]
31 de 42 usuarios han encontrado esta crítica útil