arrow

Alfred Hitchcock presents: The big switch (TV) (1956)

6,3
168
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Sam Donleavy quiere matar a su novia y escaparse, para lo que se pone en contacto con un hombre que proporciona coartadas. Episodio 1x15 de la serie "Alfred Hitchcock presenta". (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Alfred Hitchcock presents: The big switch (TV)
Duración
24 min.
Guion
Richard Carr (Historia: Cornell Woolrich)
Música
Stanley Wilson, Charles Gounod
Productora
Shamley Productions / Columbia Broadcasting System (CBS)
Género
Thriller Serie [Alfred Hitchcock presenta]
6
Artimaña
Alfred Hitchcock presenta: The big switch (El gran varapalo), temporada 1, episodio 15, dirigido por Don Weis en 1956. Vemos a Hitchcock entreteniéndose con un artilugio que inesperadamente le provoca problemas. Mediante un opaco gesto Hitch se refiere a Cornell Woolrich, autor de la historia que hoy nos presenta (guionizada por Richard Carr) como alguien nada peligroso comparado con el cachivache que se encuentra manejando. Así las cosas, Hitch se refiere a uno de los protagonistas dedicado a fabricar coartadas perfectas como recurso optativo para necesitados de alguna artimaña, poniéndonos el ejemplo de un olvidadizo y sus consecuencias.

Sam Dunleavy (George Mathews) es un gánster con sed de venganza que remueve lo indecible para encontrar a la bella Goldie (Beverly Michaels) que cree le ha traicionado con otro hombre. Su torpeza con los humanos y el poco tacto social, atrae al teniente de policía Al Hawkshaw (Joe Downing), antiguo amigo de la infancia (ahora enemigos por insalvables razones), tras lo cual se encuentra con Barney (George E. Stone), experto en coartadas con el poder de solucionar engorrosos problemas. Después de recibir algunos consejos y algún truco para despistar, Sam se dispone a saldar una cuenta pendiente.

La sorpresa de Goldie al ser encontrada por nuestro protagonista es mayúscula, poco espacio de tiempo para reaccionar y mínima acción para actuar, aprovechando una llamada telefónica Goldie, con voz queda, lastimera y doliente, le pregunta al interlocutor del otro lado sobre una serie de conmovedoras cuestiones que no pueden pasar inadvertidas para el enfadado Sam provocándole un cambio de actitud, consiguiendo que el malo arrepentido quiera agradecer a Barney el gran atino por sus sabios consejos. Lo que acontece a continuación enfrenta a nuestro emocionado gánster, a un final donde la accidentada casualidad juega un fatídico papel.

Acongojado y algo alicaído, Hitch acepta el resultado de los hechos no sin cierta carga emocional, donde algo podría haber cambiado si a nuestro protagonista le hubiese favorecido el lugar y la hora del escenario. En su incertidumbre Hitch intenta resarcirse de sus empáticas emociones con la seguridad que el resultado de la historia le ahorra a nuestro gánster arrepentido otros incómodos problemas, aliviando de este modo la conciencia emocional de nuestro epiloguista.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil