arrow

El hombre pacífico (1956)

El hombre pacífico
Trailer
6,8
869
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Jubal (Glenn Ford), un vaquero de reputación intachable, acepta la oferta de un rico terrateniente (Borgnine) para trabajar como capataz en su rancho. Aunque Jubal rechaza las insinuaciones de la mujer del ranchero, es acusado de adulterio y tiene que batirse en un duelo del que sale vencedor. En este sólido western, que nos remite al Otelo de Shakespeare, Rod Steiger desempeña el papel de Yago. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Jubal
Duración
101 min.
Guion
Delmer Daves, Russell S. Hughes (Novela: Paul Wellman)
Música
David Raksin
Fotografía
Charles Lawton Jr.
Productora
Columbia Pictures
Género
Western
Grupos  Novedad
Adaptaciones de Paul Wellman
"Una de las cimas de Daves, representante de la apasionada manera de entender el cine de los artesanos clásicos. El guión está repleto de vida y centra su interés más en el estudio de los personajes que en la acción. La sabiduría de Daves hace el resto"
[Diario El País]
7
Celos y venganza en el Oeste
Producción de Columbia, realizada por Delmer Daves. Se basa en la novela "Jubal Troop" (1939), de Paul I. Wellman, inspirada en "Othelo" de Shakespeare. Se rodó en cinemascope y color en el Gran Teton National Park (Wyoming). El productor fue William Fadiman y el estreno tuvo lugar el 6-IV-1956 (EEUU).

La acción se desarrolla en tierras de Wyoming, a lo largo de unos meses, en torno a los años 1870/80. Narra la historia de Jubal Troop (Glenn Ford), que es encontrado exhausto por el ranchero Shep Horgan (Ernest Borgnine), que lo acoge, le ofrece trabajo y le nombra capataz. Jubal oculta un pasado traumático, es honrado, diligente en el trabajo y leal. Shep, espontáneo y sincero, apreciado por todos, es elegido presidente de los granjeros de la comarca. Está casado, desde hace un año y medio, con Mae (Valerie French), canadiense, sensual y apasionada, que se siente aprisionada en un rancho de 5.000 Ha de soledad. Pinky (Rod Steiger), uno de los cowboys de Shep, de pocas luces, es bravucón, envidioso, vengativo y manipulador.

La película forma parte de un grupo de 4 westerns interpretados por Glenn Ford para Columbia, junto a "Hombres violentos" (1955), "El tren de las 3.10" (1957) y "Cowboy" (1958). El primero fue dirigido por Rudolph Maté y los otros por Delmer Daves, que debutó en el western. La obra es un drama de celos, envidias, resentimientos, rencores y venganza, cuyo desarrollo tiene lugar en un escenario alejado y solitario. En un mundo cerrado, oprimido por la monotonía y aislado, las relaciones entre los personajes provocan una tormenta de celos enfermizos y de venganza ciega, impulsada abiertamente por Mae. A los celos del marido se suman los de Pinky, amante despechado, que abre una linea dramática adicional. La obra es menos violenta que "Hombres violentos" y ésta se sugiere, pero no se muestra. Shep piensa y dice que azotar a la mujer es una muestra de cariño y Pinky aplica en su venganza a varias bandas una violencia brutal y sádica. La obra presenta una descripción bien matizada de personajes (pasión de Mae, debilidad de Shep, descontrol de Pinky y perplejidad de Jubal). Son escenas destacadas el duelo en la taberna, la bronca de Mae en el dormitorio, la persecución de Jubal, el encuentro de Jubal y Naomí Hoktor (Felicia Farr) y otras.

La música, de Raksin ("Laura", 1944), aporta una banda espléndida con temas idílicos (movimientos del ganado), de aires country (paisaje) y dramáticos. A ellos añade dos valses en la escena del baile. La fotografía se recrea en la descipción de un paisaje esplendoroso, que muestra en planos de gran profundidad. Hace uso frecuente de encuadres de proximidad, de gran fuerza expresiva. El guión se interesa, sobretodo, por la fuerza dramática. La interpretación de Ford es correcta. La dirección, en manos de un artesano versátil, crea una de las obras más sólidas de su carrera.
[Leer más +]
36 de 38 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Jubal, ese extraño vaquero
Magnífico y a la vez pasional western, que nos muestra con un crudo realismo como los celos pueden llegar a consumir a una persona, hasta el punto de cometer la más atroz imprudencia.
Al frente del reparto, un Glenn Ford en sus años de esplendor cinematográfico encarna el papel de Jubal, un enigmático vaquero que sólo busca un trabajo con el que sobrevivir, congeniando pronto con su benefactor Ernest Borgnine, el propietario del rancho en el que trabaja, marido de una atractiva y maliciosa mujer, (Valerie French), que junto a un notable Rod Steiger, arrastrará a ambos hombres hacia una situación límite que pondrá a prueba la amistad mantenida hasta entonces.
Junto a ellos, completan el reparto la guapa Felicia Farr, un por entonces desconocido Charles Bronson, el eterno villano Jack Elam, y Noah Beery Jr, un rostro habitual en la pequeña pantalla, (Los casos de Rockford, Colombo).
Una película sólida y bien construida que merece la pena visionar.
[Leer más +]
12 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil