arrow

La saga Crepúsculo: Amanecer - Parte 2 (2012)

La saga Crepúsculo: Amanecer - Parte 2
Trailer
4,8
26.270
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Tras convertirse en vampiro, Bella debe adaptarse a su nueva naturaleza. Cuando nace Renesmee, la familia Cullen tendrá que protegerse de la amenaza de los Volturi, pues existe una ley que prohíbe transformar a los niños en vampiros, ya que son difíciles de controlar y pueden provocar desastres que pongan en peligro la secreta existencia de los vampiros. Segunda parte de "Amanecer" y quinta entrega de la franquicia cinematográfica Crepúsculo, basada en las novelas de Stephenie Meyer. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Twilight Saga: Breaking Dawn - Part 2
Duración
115 min.
Estreno
16 de noviembre de 2012
Guion
Melissa Rosenberg (Novela: Stephenie Meyer)
Música
Carter Burwell
Fotografía
Guillermo Navarro
Productora
Summit Entertainment
Género
Fantástico Romance Thriller Vampiros Hombres lobo Secuela Young Adult
Grupos  Novedad
Crepúsculo Adaptaciones de Stephenie Meyer
3
Patépica
Cientos y cientos de planos de árboles. Y ninguno viola a nadie.

Al final resulta que la peñita esta que nos decían que eran vampiros, son en realidad una mezcla entre los X-Men y los Inmortales. Cada uno con sus superpoderes especiales (que si barrera mágica, hostias que provocan terremotos, poder eléctrico, pirokinesis…) y para matarles hay que arrancarles la cabeza. También dan hostias así un poco a lo Dragon Ball que te visten de torero, pero poco más.

El zurullito que se nos presenta es por fin la conclusión de la saga. Desde la tercera entrega (o la segunda, o la primera incluso) fue un «Los que entráis aquí, abandonad toda esperanza», así que verlas es por puro fetichismo de la vergüenza ajena. Y como tal, aquí tenemos ya de principio una buena ración de frases para el sonrojante recuerdo («Qué hermosa eres. Ahora tenemos la misma temperatura» es una de las que abre la película y queda grabada a fuego), un argumento para provocarte un "Scanners" en toda regla (yo no me enteré de la misa la mitad, y mira que la película es simple de cojones), y al final, la épica batalla final.

Y vaya batalla, me cago en diez. Descojonante, pero aún no comprendo por qué una película con tantas decapitaciones por minuto puede ser tan asquerosamente mala. Además, no sé qué sucede, pero ¿cómo puede una película con tanto presupuesto lucir tan mal? Todo resulta de un cutre que a veces llega a una mezcla de The Asylum y "Hecho en Syfy". Por ejemplo, la cara del bebé, los lobos, y, sobre todo, la súper-velocidad, que parece una mezcla entre la serie aquella de Flash de los 90 y Benny Hill. Todo de un ridículo que sólo falta por ahí Leslie Nielsen (que en paz descanse) para despejar las dudas de si se lo están tomando en serio o es todo una gran coña, que aún no sé si me reía con la película o de ella. Un desfile de poderes porque sí que debería resultar épico y sólo logra arrancar carcajadas.

Las interpretaciones, como siempre, pasadas por valium (la Stewart, cuando sonríe, parece que le hayan puesto grapas en la cara), y aún me pregunto qué hacen por ahí Michael Sheen y Dakota Fanning. Pobrecillos. La segunda además en un papel que es más un cameo, pero bueno. Y la voz en off… ay, la voz en off. ¿Aporta algo? Sí, algo más de lo que reírse.

Se agradece que vaya bastante al grano, aunque tampoco es que haya mucho que contar, esta saga está más vacía que una bolsa de Matutano. Que si entrenamiento vampírico, que si estupidez argumental (la Stewart es el vampiro más fuerte PORQUE SÍ, momento "cómico" por ello, malentendido a lo "Aquí no hay quien viva" por el que se lía todo con los vampiros chungos, imprimación pedófila pero no con discusión chorra de diez segundos…), que si batalla, que si adiós muy buenas. Y los personajes que podrían tener interés, desaprovechados como siempre. Al final te resumen la saga entera y te quedas igual. Los créditos se supone que deberían ser emotivos pero en este cagarro sólo te dan ganas de salir corriendo de la sala y «hasta nunca».

Pero claro, ¿es qué esperábamos algo?
[Leer más +]
124 de 159 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
Diario de Bella IV (Capítulo Final): ¿Quién quiere casarse con mi hija tróspida?
Pensaba que ser vampira iba a ser complicado… porque ya no podía usar tuenti… pero con facebook, whatsApp y apalabrados y twitter era como la misma tontuna y pérdida de tiempo anterior… pero ya podía decir al mundo que era adulta. Utilizar tanto maquillaje Loreal las 24 horas del día al principio fue complicado, pero después se convirtió en rutina. No todo era perfecto… ¡Yo no me hice vampira para pagar las facturas del psiquiátrico donde van a ingresar a mi mortal padre!

Llegan las complicaciones con mi Renesmee… En realidad iba a llamarla Jessi o Esme pero los cabrones de mi nueva familia con colmillos aprovecharon que estaba muerta y espatarrá’ en el paritorio de la periferia para ponerle ese nombre tan… ¿me-meé? Una cosa es el nombre y, otra, el pixel de mi niña. No me avisaron de que los bebés ahora fueran digitales. Lo siento, es que me quedé en los tamagochis. Y luego está el Jacob que apesta cantidad… pero es un pesao’. ¡Tío que no me van los chuchos ni los Latin Kings de la banda de Los Vivancos del Bosque Negro de Mordor! Pues va, el Jacob y se impregna con mi niña ¡Perdona, eso es pede-lobo-rastía! Pero lo peor no es que Jacob tarda en quitarse la camiseta 20 minutos y mi churri enseñarme el pito a los 10… sino que mi Renes-me-meé está en grave peligro: la cacho-perra-impregnada-por-un-cacho-perro se pone ceporra y abre una cuenta de tuenti. ¡Y tuenti está prohibido en el mundo vampírico! Si un vampiro abre una cuenta de tuenti dura menos que un emo con abre-fácil en la muñeca… Y para el colmo el extraño crecimiento de mi Renes-me-meé está siendo investigado hasta por la USADA. ¡Jopelines, dejadla que al menos gane un Tour, cabrones!

Pensé que había dejado claro a los Voluturi que mi niña no es de Paquirrín… Es simplemente tróspida. ¡Pero no lo entienden! Han declarado su muerte y la quieren echar a la hoguera… O sea, quieren que sea participante de ‘¿Quién quiere casarse con mi hija tróspida?’. Que si soy un escudo, que si tenemos que hacer un casting de ‘Perdidos en la ciudad’, que si esto parece un capítulo de “Pokemon” con vampiros, que si tengo que expandir mis poderes, que si hecho el aliento con el pensamiento en modo videoclip y me sale un flema con desenfoque en Photoshop, que si Los Volturi quieren que se me atraganten los polvorones… Mira que querer atacar en Navidad… ¡HIJOS DE DAKOTA FANNING! Prefiero que mi Renes-me-meé se case con el chucho por mal que huela y deje mi loft de la periferia hecho un estropicio, que los Voluturi me la metan en ‘¿Quién quiere casarse con mi hija tróspida?’. ¡NO más humillación, gracias! Que llegué virgen a la cuarta parte de mi saga de vampiros...

Mi vida y batalla final se han convertido en una mezcla de un musical sobre hielo de ‘Lord of the Canis’ y un plató de ‘Sálvame’: se habla mucho, se grita, nos liamos a hostias… pero cuando llega el final… aquí no ha pasado nada y cada uno pa’ su casa con el zurrón lleno. La vida inmortal de los vampiros Loreal es ‘asín’: somos blancos, delgados y chupamos sangre. O sea, una saga tróspida de un anuncio de tampones: depende por donde te lo metas y el sexo que tengas lo mismo lo consideras una violación… que un agradecido alivio.
[Leer más +]
110 de 154 usuarios han encontrado esta crítica útil
Relaciones 1