arrow

Los liantes (1981)

4,8
1.152
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Amador y Fidel son dos pequeños timadores de playa que actúan en Torremolinos y alrededores con más desdicha que fortuna y viviendo tan de milagro que Dolores, esposa de Fidel, le ha abandonado porque no le considera capaz de dedicarse a algo serio y honrado. Eduardo, un amigo de ambos y que además es el cerebro del grupo, tiene la idea de hacer creer a un millonario que juega en un casino, que Amador es un hombre-elefante, a LOS LIANTES no les salen las cosas como pensaban. Al principio ganan dinero, y la fama de hombre-elefante que se le ha atribuido a Amador hace que la gente haga cola ante su casa con el propósito de obtener la suerte que no tienen. Finalmente, el pobre Amador acaba creyendo la farsa de que da suerte y una noche, se va con la secretaria del millonario al casino con todo el dinero que tenían los 3 liantes guardado. ¿Podrán recuperar los beneficios perdidos?,¿volverán a jugar para reponer las pérdidas?, ¿entrarán en razón los tres desdichados?... (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ España España
Título original:
Los liantes
Duración
85 min.
Guion
Mariano Ozores
Música
Gregorio García Segura
Fotografía
Leopoldo Villaseñor
Productora
Ízaro Films
Género
Comedia
Grupos  Novedad
Pajares y Esteso
4
Despelote nacional
En verdad a mi me hace un montón de gracia cuando en este tipo de películas va uno de estos y se agachan bajo una tía en pelotas y empiezan a decir: "mira... dos tetitas; una y dos (a la vez que las va tocando). Y un culito... y aquí el ombliguito... ¡Jesús, que buena está!"...

Y me hace gracia porque en todas las películas hacen exactamente lo mismo. Y por el nulo sentido que tiene el diálogo me da mucho que pensar. Se ve que en realidad el director quiere hacer uso de la reciente liberación sexual de la época como sea, sin saber ni qué poner para después poder ofrecerle al pueblo otra película más plagada de coños. Así que la idea es la de despelotar a una tía y pedirle al otro que improvise. Claro, el pobre chaval se encuentra con un par de tetas y con un chocho en la cara y lo único que se le viene a la cabeza (comprensible, dicho sea de paso) es enumerar mientras va tocando cada hermoso recoveco de la anatomía humana; más exactamente en su apartado femenino.


Por lo demás la cinta es de lo peor (si cabe) del dúo Pajares y Esteso. No hay nada con menos gracia que exagerar algo que ya de por sí solo resulta exagerado. Y si el timo en sí es rocambolesco, la caricaturización de él llevada al máximo extremo lo termina por rematar.

Antonio Ozores, como siempre; el number one.
[Leer más +]
21 de 32 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
Y entre tanto lío, unos culos y unos potorros para alegrar la vista
Bueno... qué se puede decir? Pajares liga aquí más que nunca (si me dicen que en los 80 era el hombre más deseado de España me lo creo y todo), Esteso sigue en su papel de zoquete (no sabía hacer otro) y Antonio Ozores con su gracia característica (para qué cambiar?).

Aquí son unos timadores de poca monta que engatusan a pardillos en la Costa del Sol y acaban haciendo el capullo en un casino al lado de un cargante barbas que resulta ser millonario. Todo en la línea habitual, pero con más desnudos gratuitos y con más tufillo machista que nunca. Imagino que había que llenar un poco de metraje porque con el guión andaban algo justillos. Pero, qué puede hacerse en estos casos? Veamos:

COSAS QUE HACER CUANDO HAY QUE RELLENAR METRAJE (algunos ejemplos):

1) Caer sobre una chavala en pelotas. Cualquier excusa es buena. Hay que aprovechar que dentro de plano hay una tomando el sol... y ya está!
2) La chica no está en pelotas, pero eso no es problema: se le quita la ropa y tan contentos. Sabes lo bueno? Que ella incluso se deja magrear y no protesta!
3) Nos sacamos de la manga una sesión de fotos de carnet con dos guiris. Ellas acaban completamente desnudas y Pajares arrancándoles un pelo púbico. Que es lo lógico en estos casos.
[Leer más +]
5 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil