arrow

Arena en los bolsillos (2006)

Arena en los bolsillos
Trailer
5,0
919
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Iván, Lionel, Jenny y Elena, cuatro jóvenes de un barrio de la periferia de Madrid, inician un viaje hacia el mar huyendo de las miserias que les rodean. En el camino encontrarán amor y solidaridad, todo aquello que no tienen en su entorno. A su paso dejarán su firma en las paredes... un “graffiti” será su seña de identidad. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ España España
Título original:
Arena en los bolsillos
Duración
94 min.
Estreno
8 de septiembre de 2006
Guion
César Martínez Herrada, Pedro García Ríos, Guillermo Cisneros, Enrique Ortuño
Música
Javier López de Guereña
Fotografía
Juan Carlos Lausín
Productora
Dexiderius Producciones Audiovisuales S.L
Género
Drama Adolescencia
"Juventud, divina miseria. (...) No faltan tópicos (...) pero éstos conviven con el buen gusto en la puesta en escena, una escritura legible y una buena dirección de actores. (...) Una apuesta honesta. (...) Puntuación: ★★ (sobre 5)."
[Diario ABC]
2
Otro fiasco del cine español.
Arena en los bolsillos, parte con buenas intenciones, pero transcurre y remata de forma fallida.
Discurre de forma irregular, se nota la inexperiencia de los nóveles protagonistas, y en general se peca de una sobreactuación constante en lo que se refiere a la interpretación. No presenta nada nuevo, ya son muchas las cintas de cine social que se han hecho en nuestro pais y esta no destaca en nada en especial, y sí, son elocuentes muchas carencias en el guión y en el desarrollo de los acontecimientos tal y como se cuentan.
Clara Lago, menos aspecto de "fumeta" y de niña problemática, tiene pinta de cualquier otra cosa; su interpretación (como la del resto de chavales), es bastante poco creíble, aunque lo más increible, es que el director pretenda hacernos ver, que lo que cuenta, se ajusta a una realidad plausible, porque se queda claramente en el intento.

Me quedo con cintas de hace más de treinta años, como Perros Callejeros, Navajeros, Colegas o El Pico antes que con este intento pretencioso y cargado de supuestos tópicos, de intentar mostrar una sociedad que existe, pero de otra manera bien distinta a como Herrada nos la cuenta, porque la realidad es bastante mas jodida que en esta versión 40 principales, de rebeldía y marginalidad juvenil.

Otro fiasco del cine español.
[Leer más +]
10 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Arena en el pelo – Nada en los bolsillos
Sin duda, una interesante película. La idea general en que se basa la considero bastante buena, y podría habérsele sacado mucho más jugo. En cambio, se diluye por momentos en unos flojos diálogos y unas pobres interpretaciones, así como en una poco cuidada puesta en escena.

Por tanto, ese 6 se lo debe a la idea principal, al tema, a lo que sugiere y a lo que muestra: nuestra juventud y nuestra infancia, la manera en que sobreviven en estos tiempos modernos que corren, supuestamente tan fáciles y cómodos para los jóvenes actuales según la mayor parte de las personas que “dirigen” la sociedad en cada momento: los adultos. Quizá uno de los problemas sea que la única voz que impera en la sociedad es la de aquellos cuya época más importante ya ha pasado, y se empeñan en criticar y valorar cosas que no comprenden, asegurando que lo mejor ya pasó; ¿de verdad los años dan experiencia y sabiduría? Paradójicamente, a veces aportan ignorancia; una ignorancia anclada en el pasado, que es ciega a las realidades actuales. ¿Por qué no se escucha a los jóvenes? ¿Por qué se les etiqueta? En esta película se reivindica algo muy importante, que es el derecho de la juventud y de la infancia a poder comportarse como lo que son, niños o jóvenes, inmaduros pero personas, infantiles pero lúcidos, con derecho a jugar y a que se les exija ni más ni menos de lo que sería razonable. Si bien es cierto que los adultos, muchas veces, no saben qué hacer con sus propios problemas.
¿No hay toda clase de personas? Imagina a los hijos de tu peor enemigo. Qué difícil papeleta les ha tocado, ¿no?

Me quedo con esa idea y con los planos en silencio, sin diálogo (y, por tanto, no estropeados). Qué bonita es la ciudad vista de lejos y a oscuras, para no apreciar así sus defectos. Qué bonito huir de ese asfalto que se pega a la piel para encontrarse con el mar. Qué bonita sería una sociedad así de inocente, así de ingenua y espontánea.
[Leer más +]
6 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil