arrow

Borat: El segundo mejor reportero del glorioso país Kazajistán viaja a América (2006)

Borat: El segundo mejor reportero del glorioso país Kazajistán viaja a América
Trailer
6,0
38.926
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Sacha Baron Cohen, el peculiar protagonista de "Ali G anda suelto", interpreta a Borat, un reportero de Kazajistán. Por orden de su gobierno, el periodista va a Estados Unidos para rodar un documental pedagógico, que debe recoger las mejores enseñanzas de los USA para que su país las aproveche. Pero el trabajo no será tan fácil como parece... (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Borat: Cultural Learnings of America for Make Benefit Glorious Nation of Kazakhstan
Duración
84 min.
Estreno
17 de noviembre de 2006
Guion
Sacha Baron Cohen, Anthony Hines, Peter Baynham, Dan Mazer
Música
Erran Baron Cohen
Fotografía
Anthony Hardwick, Luke Geissbuhler
Productora
20th Century Fox
Género
Comedia Sátira Falso documental Spin-off Road Movie
7
¿La comedia moderna trash definitiva?
“Borat” habla de un choque cultural-geográfico utilizando el falso documental, un tema empleado y explotado hasta la extenuación en infinidad de series y películas.
Pero ese mismo choque traspasa la pantalla y se produce en el espectador en forma de un digno estudio sociológico: va camino de ser del estreno en España del 2006 más controvertido.

Contradictoriamente y sorprendentemente “Borat” ha sido la película americana al 100% (“United 93” es una coproducción) con las mejores críticas del año (por encima de “The departed”, “Volver” o “Banderas de nuestros padres”) y va camino también de ser una de las más taquilleras del 2006 en el box office americano.

Esta suma de degradaciones verbales y físicas no sólo es una casi perfecta combinación de “South Park”, “Jackass” y “Torrente”, va más allá. Al de un ejercicio inteligente para realizar una radiografía del american way of life utilizando la herramienta más simple: “Hola, me llamo Borat, soy idiota, vengo de un país de trogloditas y quiero ser como vosotros. Ayúdame.”
La imagen que se desprende del pueblo americano no podría ser más sórdida y aterradora.

Lo mejor es que parece un documental de cámara oculta, ya que es imposible adivinar si los personajes que aparecen entre los “sexy times”, peleas zafias a lo 69, chistes dañinos y malsanos y esa apología del humor soez de trazo grueso son reales o simples actores.

“Borat” es pura basura execrable que llega a los límites de demencia moral más ignominiosos vistos en una pantalla en mucho tiempo, para convertirse en una lluvia de carcajadas y granizo de sonrisas.
Todo un mérito y un pecado que muchos no podrán perdonar.
¿Se equivocaron de sala o de iglesia?
[Leer más +]
163 de 219 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Tan irritante como divertida (7.5)
Quiero dejar clara una cosa antes de comenzar: la parodia que hace de unas retrógradas y palurdas costumbres kazajas totalmente inventadas me parece una falta de respeto inexcusable hacia ese país. Seguramente si el personaje hubiera sido español me habría sentido muy ofendido y mi nota habría cambiado muchísimo (enésima muestra de hipocresía por mi parte). Y dicho esto, he de reconocer que sus chistes me hicieron muchísima gracia, tanto los que se ceban con los paletos del pueblo de Borat como, sobre todo, los que lo hacen con el pueblo estadounidense.
La película tiene una parte de ficción y otra de documental ficticio en la que se gastan bromas al estilo "Inocente, inocente" a unos entrevistados que tendrían que esperar al estreno en cines para descubrir que fueron víctimas de ellas. A la primera corresponde, claramente, todo lo relacionado con el pueblo kazajo, la realización del documental para la televisión kazaja, Pamela Anderson (el amor platónico de Borat), etc. A la segunda, las entrevistas a Bob Barr, diputado republicano del distrito 7 de Georgia, al que le ofrece a probar un queso que su mujer (la de Borat) "hace con leche de su propia teta", a Alan Keyes, político ultraconservador de color (negro) en cuya entrevista Borat se sorprende al ir atando cabos y descubrir que los amigos que hizo el día anterior en la cabalgata del orgullo Gay (la fiesta tradicional americana, según él) eran homosexuales, cosa muy mal vista en Kazajstán ("¿Qué es palabra gay? ¿Usted dice a mí que hombre que intenta meterme puño di goma por ano era homosexual?"), a Ilham Äliyev, a las feministas, y muchos momentos más, como la visita al concesionario, al rodeo, etc. El resto de escenas son difíciles de clasificar, no sabría adivinar el grado de preparación que tenían desde el guión; es decir, que no sé si los extras eran actores o gente de a pie. Y esto logra un clima interesante en la película, pues la simple posibilidad de que las reacciones de algunas de esas personas fueran naturales llega a sobrecogerme a la vez que troncharme de la risa (el mejor ejemplo de esto es la escena del rodeo, cuando Borat es invitado por los organizadores a hablar ante el público y dice que "desde Kazajstán apoyamos su guerra de teror, pido EEUUyUE elimine hasta último terorista, pido Geroge Bus bebe sangre hasta último niño y mujer de Irak", y el público prorrumpe en un una estruendosa ovación).
La cutrez es algo intencionado y adecuado al espíritu de la película, así que no puedo considerarlo como una fallo sino como todo lo contrario. Cohen no es lo que se dice un actor de método, pero, a pesar de que nunca llega a hablar kazajo, sino algo parecido a hebreo (es de ascendencia judía), logra dar el pego y engaña a todos —de hecho, durante el rodaje tuvo problemas con la policía hasta en 91 ocasiones.

(Sigue en Spoiler. Sólo desvelo un par de chistes que incluso podrían ayudar al que no haya visto todavía la peli.)
[Leer más +]
81 de 102 usuarios han encontrado esta crítica útil