arrow

El destino de Júpiter (2015)

Sinopsis
Jupiter Jones nació en alta mar cuando su madre huía de Rusia rumbo a los Estados Unidos, tras el asesinato de su padre, un astrónomo. Ahora vive en Chicago, y trabaja como limpiadora de casas. Su novio Vasiliy la convence para que se gane algún dinero extra vendiendo óvulos y para ello decide adoptar un nombre nuevo: Katherine Dunlevy. Pero su ADN atraerá la atención de los cazadores de recompensas intergalácticos. En el otro confín de la galaxia se ha descubierto que Júpiter forma parte de una cadena genética extraordinaria que podría alterar el equilibrio de todo el Universo, pues es la reencarnación de la matriarca de la milenaria casa de Abrasax. Un ex-militar genéticamente modificado, el licántropo Caine Wise, llegará a la Tierra para intentar salvarla. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Jupiter Ascending
Duración
127 min.
Estreno
6 de febrero de 2015
Guion
Lilly Wachowski, Lana Wachowski, Hermanas Wachowski
Música
Michael Giacchino
Fotografía
John Toll
Productora
Warner Bros. Pictures / Village Roadshow Pictures
Género
Ciencia ficción Fantástico Acción Aventuras Aventura espacial 3-D
4
Ironías de la vida
Corría el año 1999 y dos hermanos chicaguenses muy fans de la obra maestra de Masamune Shirow habían conseguido firmar un contrato con la Warner para rodar una película de bajo presupuesto sobre robots, artes marciales y realidades virtuales. Los hermanos, conscientes de que con el presupuesto de la película no podían ni empezar, decidieron sacarse la polla e invertir todo el dinero del que disponían en rodar la mítica escena en que Trinity escapa de unos desconocidos. Los productores quedaron fascinados con el breve pero intenso producto de esta demostración de ingenio y valentía, y automáticamente les extendieron un cheque en blanco a los Wachowski para rodar "The Matrix".

¿Y por qué me he extendido tanto en este prólogo? Pues porque lo encuentro muy curioso, sí, muy curioso e irónico. Es irónico que los Wachowski tuviesen que luchar por darle la forma ideal a ese guión tan grande titulado "The Matrix" y ahora hayan podido rodar un truño de proporciones mitológicas con la misma productora que se mostró reacia a confiar excesivamente en su exitoso proyecto (es asombrosa también la ineptitud de gente que debe manejar tanta pasta) con el simple chasquido de sus dedos. La trayectoria de los Wachowski parece una maqueta del funcionamiento de Hollywood: mientras autores noveles con propuestas interesantes deben sudar sangre para hacer realidad sus sueños e inquietudes, los directores consagrados pueden realizar cualquier mediocridad que su obsoleto cerebro (o su voraz y sediento bolsillo) haya ideado.

Y a su vez esta película es el reflejo de los productos que nos ofrece (en su mayoría) la actual industria cinematográfica estadounidense: tíos esculpidos a base de mancuerna y esteroides cuyos rostros recuerdan a los de las estatuas de los artistas renacentistas y clásicos (no por el parecido físico, sino por el material del que están hechos), y que tienen alergia a las camisas; tramas con tantos clichés y tantos tópicos que podría haberlas escrito tu cuñao después de venir del campo o de la obra; villanos que parecen salidos de un cómic pulp de la primera mitad del siglo pasado, con un gusano parasitándoles los sesos e impidiéndoles soltar otras palabras que no sean "LOS QUIERO MUERTOS" o "ESTA ES LA ÚLTIMA OPORTUNIDAD QUE TIENES PARA FALLARME" y demás sucedáneos; y no nos olvidemos de esos finales, ¡oh, dios, esos finales!, ¿es tan difícil hacer que el espectador se sorprenda, que no sepa qué va a pasar dentro de cinco minutos y se limite a contemplar impasible la caótica orgía de efectos especiales y una historia que ya sabe de antemano?

En definitiva, una película mala, pero no mala a secas, sino mala con avaricia. Un cóctel de todos los bodrios dirigidos a quinceañeras con el sistema endocrino a reventar por el torrente de hormonas en ebullición. En "El destino de Júpiter" he visto a Bella y a Edward y a sus amigos caninos, he visto a la tipa de "Cazadores de sombras" y a su pandilla de ángeles y demonios, he visto a "Los juegos del hambre" y a toda su parafernalia ridícula y estrambótica, he visto a Michael Bay abanicándose con fajos de billetes de 1000 dólares y a sus juguetes de acero transformistas, y he visto a George Lucas y a Steven Spielberg advirtiendo que la industria del cine está a punto de implosionar mientras no solo no hacen nada para intentar frenar la auodestrucción del séptimo arte, sino que prefieren acelerar el proceso y sacar la mayor tajada posible antes de la hecatombe.
[Leer más +]
152 de 185 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
El "descenso" a los infiernos ¿El fin de los Wachowski?
Vaya por delante mi admiración por algunos de los trabajos anteriores de esta singular pareja de hermanos. Si como guionistas y directores de la primera entrega de "Matrix" me parecieron unos visionarios, como guionistas de "V de Vendetta" demostraron una sensibilidad excepcional para adaptar la novela gráfica en que se basaba a la gran pantalla. Además su colaboración y aportación en el "Atlas de las nubes" fue notable. Sin embargo, también fueron capaces de hacer monstruosidades como las dos últimas entregas de Matrix, o la infumable "Speed racer".

Entré al cine sabiendo que me la iba a pegar, y era consciente de que la película no iba a ser buena, porque los retrasos y aplazamientos en el estreno, y su traslado para esta fecha (febrero), suelen ser indicativos de que algo va mal, pero sinceramente no me esperaba algo así.

Fui a verla con la idea de sacar algo positivo de la película. Lo mejor que puedo decir de ella es que los 15 primeros minutos de película no son del todo malos. A partir de ahí, es como una caída en descenso libre, en la que ves con espanto que te acercas al suelo a gran velocidad, y no hay nada que pueda impedirlo.

No hay guión, ni ideas, ni una buena dirección de actores. No creo que haya media hora de diálogos en toda la película, y son todos tan banales, ridículos y estúpidos, que te quedas con cara de tonto. ¿Pero de verdad que esta película la han escrito los Wachowski? Ver para creer. Que bajonazo. No hay ni una pizca de un diálogo interesante, ni un personaje mínimamente definido. Que horror.

Cuesta creer que no se pueda sacar más de un plantel de actores como el de esta película, en la que el único que mantiene el tipo es el siempre interesante Sean Bean (aún así su papel está completamente desaprovechado). Mila Kunis está absolutamente perdida, y ni ella misma se cree su papel, ni es capaz de aportar nada al mismo en las más de dos horas que dura. Channing Tatum simplemente no está, y lo más agradable que podemos decir de su papel, es que se parece a Silver Surfer haciendo el gilipollas. Y el recientemente nominado al oscar al mejor actor, Eddie Redmayne ("La teoría del todo"), compone uno de los villanos más patéticos, absurdos y aburridos que se hayan visto en mucho tiempo. Del resto, mejor ni hablar, porque no hay nada que decir sobre ellos. La absoluta falta de definición del resto de personajes destroza del todo la película (que ya estaba rota).

Sólo unos espectaculares efectos especiales desperdiciados en megapiruetas, a cada cual más absurda, que desembocan en uno de los peores finales que se recuerden, le puede servir a alguien como justificación para ver la película (a mí desde luego no).

La película es simplemente un despropósito infantiloide y plano, sin argumento, ni capacidad para emocionar o enganchar a la trama. Al final, te llevas un tremendo batacazo que te hace salir del cine cabizbajo y apagado, pensando si es el fin de estos dos desangelados hermanos. Lo peor, es que al final de la película me reía de incredulidad, ante tamaña estupidez y desvarío.

Decir que es un fracaso es quedarse corto. Es un enorme BATACAZO, con mayúsculas. Salvo que la produzcan ellos mismos, es muy posible que les cueste volver a encontrar a un productor que les apoye en otra cosa que no sea un corto de dibujos animados.

Es una pena, porque nunca podré olvidar "Matrix" ni "V de Vendetta", y ni aún cuando escribo esta crítica tras ver la película, me puedo imaginar un sólo argumento por el que merezcan que les den otra oportunidad. Se han ESTRELLADO, con mayúsculas.
[Leer más +]
72 de 96 usuarios han encontrado esta crítica útil