arrow

La hora de la religión (2002)

6,2
344
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Ernesto es un famoso pintor e ilustrador de cuentos para niños. Aunque está separado de su mujer, mantiene con su hijo una estrecha relación. Un día se entera de que a su madre la quieren beatificar. La noticia lo deja pasmado, no sólo por el hecho de que su familia se lo haya ocultado, sino también porque se trata de algo incompatible con sus ideas de artista libre y ateo. Sus familiares lo presionan para que participe en el proceso de beatificación e, inevitablemente surgen conflictos. Sin embargo, inesperadamente, el recuerdo de su madre y de su sonrisa harán que Ernesto reviva su pasado y cambie radicalmente su forma de vida. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Italia Italia
Título original:
L'ora di religione (Il sorriso di mia madre)
Duración
102 min.
Guion
Marco Bellocchio
Música
Riccardo Giagni
Fotografía
Pasquale Mari
Productora
RAI Cinema
Género
Drama
6
LA EDUCACIÓN RELIGIOSA TIENE SUS PORQUÉS, Y SIN EMBARGO NO BASTA
La película es un plomazo, como todas las de Marco Bellocchio (no hay una sola que se salve). Ciertamente tiene su profundidad y notoria crítica sobre la educación religiosa, sobre como nos marca para toda la vida, pero ¡ojo! igualmente nos marca la educación atea o la educación de tomar café o la educación de andar con tacones o de joder al prójimo haciendo ruidazo insoportable a cualquier hora día e incluso más allá de las 9 de la noche.

Hay un momento especial que cabe destacar en todo este filme, cuando uno de los personajes (la pseudo maestra de religión) le entona lenta y sensiblemente el siguiente poema al padre del niño a quien va a enamorar:

"El verano ha huido,
nada permanece,
se está bien al sol,
pero eso no basta.

Lo que podía ser una estrella de cinco puntas
se ha posado en mi mano,
sin embargo eso no basta.

Ni el bien ni el mal han pasado en vano,
todo era claro y luminoso,
y sin embargo eso no basta.

La vida me tomaba bajo el ala,
me protegía, me elevaba,
era muy afortunada,
y sin embargo no basta.

No se han quemado las hojas
ni se han partido las ramas,
el día es terso como el crital
y sin embargo no basta."
[Leer más +]
2 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
Me avisan cuando termine el sermón
La hora de la religión fue el título asignado en México para esta película y conformó uno de los tan variados títulos de la Muestra Internacional de Cine para el 2003. Con convicción entre a verla y pues se une a esos títulos llenos tedio, insatisfacción personal, con tentativa de profundidad. Posiblemente para algunos logré su cometido, yo por lo pronto si la veo en los anaqueles de mi video club me la salto, ah! Y mucho menos la recomiendo.

¡Como ir a misa! Noooooo, avisenme cuando se acabe el sermón.
[Leer más +]
3 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil