arrow

Azul profundo (1988)

Azul profundo
Trailer
6,9
5.251
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Jacques Mayol (Jean-Marc Barr) es un joven francés con un talento especial para el buceo, y ayuda al profesor Lawrence en sus experimentos marinos. Cuando era niño y vivía en una pequeña población griega junto a su gran amigo Enzo Molinari (Jean Reno), ahora campeón de buceo en apnea, Jacques perdió a su padre, que trabajaba como buzo, pero a pesar de ello ama al mar por encima de todo. Nada de lo que tiene o consigue en la vida le llena tanto como estando bajo el agua. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Francia Francia
Título original:
Le grand bleu (The Big Blue)
Duración
168 min.
Guion
Luc Besson, Robert Garland, Jacques Mayol, Marc Perrier, Marilyn Goldin
Música
Eric Serra
Fotografía
Carlo Varini
Productora
Gaumont
Género
Aventuras Drama Submarinismo Aventuras marinas Delfines
"Tediosa zambullida existencial-submarinista"
[Diario El País]
10
Ve en busca de mi amor
Esta es de esas películas que dejan sin respiración. Nunca mejor dicho. La vi en el 89 con 7 años. Y me agarró. Le di guerra a mi madre durante dos meses porque quería alquilarla y siempre estaba ocupada. ¿Qué me llamó la atención de ella? El cartel, claro. Yo qué sabía de cine. A mí me gustaba el poster. En el original está Jean Marc Barr con unas gafas de buceo en la frente y a su lado Rosanna Arquette y Jean Reno. Todos en azul. Debajo de ellos un mar inmenso y un delfin que surge de las profundidades.

Me enamoré de ese cartel y llevo años detrás de él. Era una mezcla de melancolía y belleza que ya entonces reconocí que era bueno. La película me gustó pero no entendí el final. Tuve que verla de nuevo a los 15 años para entenderla. Y en cuanto salió en dvd me la compré y está en mi top ten de películas especiales. Esas que nunca estarán entre las listas de críticos del mundo como las mejores de la historia pero que marcan un antes y un después para la gente.

Cuando acaba esta película eres una persona distinta. Lo explico en el spoiler.
[Leer más +]
83 de 96 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
La inmensidad del mar
Preciosa historia es la que nos sirve Luc Besson en este gran film, relatando la relación de amistad entre dos amigos de infancia, Jacques y Enzo, el primero un muchacho humilde y honesto, que esconde en su interior turbadores sentimientos sobre un pasado desafortunado, y el segundo un tipo vanidoso y presuntuoso, pero que siempre guarda conmovedores gestos para sus amigos y personas más acérrimas. Sin embargo, y siendo personalidades tan distintas, ambos conservan un interés común, su pasión por el fondo marino y, más concretamente, por la especialidad deportiva de la apnea, que les une del mismo modo en que les separa, debido a que detrás de su entrañable amistad, también se esconde una adversidad enorme, descrita por el cineasta galo con gran trazo, salpicando la cinta de situaciones tan sugerentes como desalentadoras, donde es capaz de mostrar tanto lo mejor como lo peor que es capaz de ofrecer cualquier ser humano dependiendo de las condiciones en las que se encuentre. Así, la narración se halla repleta de momentos que muestran la naturaleza de nuestros dos protagonistas, siendo esta sumamente atrapante para el espectador.

La dirección es pulcra y altamente conmovedora, constando entre sus mayores bazas una fotografía preciosa, que sabe mostrar el fondo marino como un elemento con vida propia, haciendo sentir al público la inmensidad del mismo en diversos momentos de la película y aportando maravillosas secuencias que quedarán grabadas en la retina de uno mismo. Se podría decir, que es también un film que, pese a contar con una duración algo exagerada, posee la enorme virtud de estar salpicada por una amenidad y entrañabilidad encomiables, haciendo que no se torne aburrida en casi ningún momento.

Mención a parte para la banda sonora de Eric Serra, una verdadera joya al alcance de pocos, con piezas magistralmente compuestas e introducidas en cada punto de la obra con un acierto intachable, ofreciendo un acompañamiento para la imagen loable, que parece mezclarse con cada instante, conformando un todo y resaltando el preciosismo que puede llegar a ofrecer el fondo submarino. En definitiva, una de las mejores bandas sonoras que el señor Besson haya tenido el privilegio de manejar.

A resumidas cuentas, bellísimo y sugerente homenaje al interior marino, donde nos topamos con situaciones inolvidables y también a la modalidad de la apnea, así como serio y detallado análisis a las relaciones humanas, con esta vertiente que explora al máximo el vínculo amistad-rivalidad que se sostiene en la cinta a raíz de, en ocasiones, incisivos diálogos, situaciones sorprendentes y la descripción sobre los distintos aspectos que atan a los personajes entre sí. Para los admiradores de propuestas tan íntimas como esta.
[Leer más +]
23 de 30 usuarios han encontrado esta crítica útil