arrow

Marinero, no te metas en el agua (1957)

5,0
27
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
En plena Segunda Guerra Mundial, en medio de los combates, un grupo de oficiales de la Marina decide montar un campamento de ocio y recreo en una pequeña isla del Pacífico. Pero la cosa dará más problemas que descanso. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Don't Go Near the Water
Duración
107 min.
Guion
Dorothy Kingsley, George Wells (Novela: William Brinkley)
Música
Bronislau Kaper
Fotografía
Robert Bronner
Productora
MGM / Avon Productions
Género
Aventuras Comedia Romance II Guerra Mundial
6
Las románticas guerras de los EEUU de América
Un título muy acertado: ¡Vaya marineros! Existe una serie de películas de la Marina de los EEUU, ya sea en un buque o en un submarino, ya sea con Glenn Ford, con Cary Grant o con Tony Curtis, que la guerra que padecieron en el Pacífico, porque la padecieron y la sufrieron, fue para ellos una época inolvidable. ¡Qué tiempos más maravillosos! Apuestas, whisky, nativas enamoradas… De isla en isla tomando el sol por los mares del Sur; eso es vida y no la mía.

Esa es la idea, tal vez, con la quieren jugar. No sería raro que el Tío Sam quisiera ganarse la simpatía de todo bicho viviente, que todo el mundo conozca y acepte la famosa bandera y desfilen ante el archiconocido y alegre himno de la Armada de los EEUU de América, ¿no lo oyes? Puedes canturrearlo.

En definitiva, sospechoso Marketing para extender su economía por todos los rincones del mundo; y ahí siguen.
Eso son guerras, y no como la guerra civil nuestra que sólo da para películas gastadas y desagradables, siempre con lo mismo, rojos y nacionales, ya está bien, coño; para guerras las de los americanos y japoneses. ¡Cómo olvidar esas guerras! Me acuerdo incluso que podía darse el caso, como en la película ésta, que aunque sepas que es impensable si quiera, pues que subiera a un buque de la Armada la rubia de turno, buenorra como ninguna, moviendo las caderas y bien escotada, periodista competente y uniformada también, seguramente además con el grado de coronel; y allí a distraerse y pasarlo bien entre cañonazo y cañonazo a los japoneses y, claro, los marineros americanos tan contentos y sin ganas de volver a casa. Todas la rubias americanas son inteligentísimas y te están esperando. Las feas son tontas, no enseñan nada y se van con los muermos, sin problemas.

Por tanto, la película tiene la misma efectividad que todas las de este tipo, que es la que estos personajes tan irreales y en esas situaciones tan ilógicas consiguen dar, según ya lo que a cada uno le parezca. Cuánto más te diviertan y mejores tonterías tengan, pues mejor película será; y así, poco a poco, la Armada de los EEUU será… TU ARMADA. La mía ya lo es.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil