arrow

Beltenebros (1991)

5,6
1.211
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Año 1962. En la oscura posguerra española, Darman es un inglés que viaja a Madrid con la misión de matar a un topo infiltrado en la organización del clandestino Partido Comunista. Para encontrar a su víctima, Darman comienza una aventura con Rebecca, la prostituta más cara y bella de Madrid, que casualmente es amante del hombre al que busca... Adaptación cinematográfica de la novela homónima de Muñoz Molina. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ España España
Título original:
Beltenebros
Duración
114 min.
Guion
Mario Camus, Pilar Miró, Juan Antonio Porto (Novela: Antonio Muñoz Molina)
Música
José Nieto
Fotografía
Javier Aguirresarobe
Productora
Iberoamericana Films
Género
Cine negro Thriller Intriga Drama Posguerra española Prostitución Años 60
Grupos  Novedad
Adaptaciones de Antonio Muñoz Molina
6
Príncipe de las sombras
Film realizado por Pilar Miró, adapta la novela (1989) del mismo título de Antonio Muñoz Molina, según guión de Mario Camus, Juan Antonio Prieto y la realizadora. Se rueda en Inglaterra (Scarborough y Londres), Polonia (Varsovia y Cracovia) y Madrid. Nominado a 10 Goya, gana 3 (fotografía, montaje y efectos especiales). Producido por Andrés Vicente López para LOlafilms, se estrena el 13-XII-1991 (España).

La acción tiene lugar en Inglaterra, Polonia y Madrid en 1962, con varios "flashbaks" que evocan sucesos ocurridos en 1946. La obra suma elementos de crimen, thriller, espionaje, misterio y suspense, en un combinado denso y atractivo. El relato se desarrolla a ritmo pausado, en escenarios predominantemente interiores, de escasa iluminación, cerrados y claustrofóbicos, similares a los del cine negro americano clásico, al que rinde tributo de simpatía y admiración. Se añaden guiños cinéfilos dedicados a "Rebelión a bordo" (1935), "Murieron con las botas puestas" (1941), "Gilda" (1946) y a actores de los 40 (Gary Cooper y otros).

El film incluye algunos elementos poco creíbles (el amor del protagonista y Rebeca), escenas poco verosímiles (muerte del comisario, enfrentamiento a tiros en el terrado del Círculo de Bellas Artes de Madrid por el del Hotel Nacional) y relaciones improbables (amor de Rebeca y Andrade). La atmósfera de misterio, tensión y suspense está relativamente bien conseguida, en especial en escenas como la inicial de la estación, subrayada con un largo y espectacular "travelling", que aporta una de las secuencias mejor logradas del film.

La música, de Pepe Nieto (6 Goya), combina temas pausados de metal, percusión y solos de trompeta ("Tema principal") y temas líricos de cuerdas ("Recuerdo de los que se fueron"). La música contribuye a la creación del clima deseado con percusiones profundas y profusión de bajos inquietantes. Añade las canciones "Sabor a mi" y "Put Blame On Mame". La fotografía ofrece composiciones de excelente factura y dibujo de trazos rotundos (hueco triangular de la escalera, suelo con figura de margarita). Suma planos picados, contrapicados, de proximidad, de aproximación y de movimiento. Entre los últimos destacan los "travellings" inicial, del interior del tren y final.

Uno de los extremos mejor logrados de la obra es la descripción del mundo de sospechas, intrigas, recelos, suspicacias, desconfianzas y temores que se viven en el seno de una organización política clandestina, activa durante los años del franquismo, víctima de delaciones, traiciones, engaños, manipulaciones externas y persecución. Contrapone la generosidad y fortaleza de los leales con la diabólica perversidad de los débiles.
[Leer más +]
23 de 32 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Madrid, comunistas y los encantos de la rubia
Son los años 60, el Madrid franquista es un avispero para la subversión organizada, para la lucha en la trastienda contra el régimen. Sin embargo, en este contexto, la traición es un plato muy apetecible, un salvoconducto para los capturados con el que salvar el propio pellejo a costa de tus camaradas, llegando a entrar en un juego de sospechas, dudas e incertezas muy peligroso. Bien lo sabe el personaje al que interpreta Terence Stamp, Darman, un antigo militar republicano encargado ahora de limpiar la basura existente en el clandestino, suponemos, Partido Comunista. Un traidor al que perseguir por los sombríos callejones madrileños.

'Beltenebros' es un viaje a la grisácea oscuridad de la clandestinidad de aquellos años, con una fotografía excepcional de Javier Aguirresarobe, de largo lo mejor del film. Un film, en cambio, que no termina nunca de arrancar. La vuelta, mediante el presente y los encantos de la rubia, a aquel pasado amargo del que Darman ya parecía haber escapado, no cautiva en ningún momento. El pasado y presente se entremezclan, pero con lentitud y excesiva pausa. El film no transmite el amor de Darman por ambas rubias, ni sientes compasión por ese hombre muerto en vida como es él, tampoco afloran los sentimientos al descubrir la verdadera traición, o el dolor que conlleva la ambigüedad de la misma, la sangre derramada por error. En definitiva, es un film de una factura técnica impecable. Sin embargo, es frío y distante. Sólo sirve, gracias a la labor de Aguirresarobe, como retrato continuo de esos escenarios lúgubres por los que la clandestinidad campó a sus anchas.
[Leer más +]
12 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil