arrow

El mural (2010)

6,0
221
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
El film relata las distintas circunstancias que llevaron al pintor David Alfaro Siqueiros a realizar un famoso mural en la quinta Los Granados, propiedad de Natalio Botana, con la colaboración de los pintores argentinos Lino Enea Spilimbergo, Antonio Berni y Juan Carlos Castagnino y el uruguayo Enrique Lázaro; más las complicadas y entrecruzadas relaciones entabladas entre los personajes de la historia. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Argentina Argentina
Título original:
El mural
Duración
110 min.
Guion
Héctor Olivera, Antonio Armonia, Javier Olivera
Música
Eduardo Gamboa
Fotografía
Félix Monti
Productora
Coproducción Argentina-México; Aries Cinematográfica Argentina / Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA)
Género
Drama Biográfico Basado en hechos reales Años 30 Pintura
8
Arte, sexo y cuarto poder en la década infame
En el año 1933 el muralista mexicano David Siqueiros, representante de una vanguardia artística muy comprometida con las causas sociales, viajó a la Argentina para dictar tres
conferencias sobre la pintura en tiempos de la revolución mexicana. Siqueiros había llegado invitado por la escritora argentina Victoria Ocampo y la Sociedad de Amigos del Arte
de Buenos Aires. Se proponía realizar un gran mural en una zona popular como los silos de la Boca, pero la vanguardia intelectual vernácula no soportó el extremismo agitador del pintor, militante enfervecido del PC y solamente pudo concretar la primera de las conferencias programadas.
En esa situación comprometida, tildado de enemigo público por los sectores más onservadores, Siqueiros conoció al polémico Natalio Botana, el excéntrico millonario dueño de Crítica, el diario más influyente de la época y terminó aceptando su inesperada propuesta de pintar un mural en el sótano de una residencia de su propiedad, una lujosa casona de 1.300 metros cuadrados.
El exquisito documental "Los próximos pasados" (2006), de la realizadora Lorena Muñoz, investigaba el destino corrido por este mural de Siqueiros, posteriormente fraccionado y
encerrado en un contenedor durante años de litigios judiciales. Aquel trabajo sacaba a la luz la ominosa situación en que había devenido aquella gloriosa pintura luego trozada y mpaquetada en contenedores.
Este film de Olivera completa magníficamente desde la ficción todo lo que no podía ser dicho desde el registro documental. El relato parte de las complejas relaciones entre los personajes protagónicos de la historia (el famoso pintor mexicano Alvaro Siqueiros, su mujer Blanca Luz Brum, Natalio Botana, director del periódico más poderoso de su época– y su entorno familiar-laboral) y desde allí se proyecta hacia la reconstrucción crítica de una época muy polémica y
contradictoria, donde coexistían marchas fascistas y manifestaciones obreras con banderas anarquistas.
[Leer más +]
16 de 17 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
david Alfaro Ziqueiros
El veterano director argentino Héctor Olivera (“La noche de los lápices”, 1986) vuelve ponerse detrás de la cámara para mostrarnos, si bien una historia ubicada en los años treintas, con un ritmo pausado para la poesía, la pintura, el sexo y las pasiones que abarcan los personajes involucrados en sus propios intereses y emociones; un film que en su intertexto también nos habla del cuarto poder, en una época donde convivían marchas fascistas y manifestaciones obreras con banderas revolucionarias.

Asimismo, la historia relata los desiguales acontecimientos que llevaron al pintor y muralista mexicano David Alfaro Siqueiros (Bruno Bichir) a realizar un famoso mural. En medio de esta circunstancia, personajes como la escritora y anarquista Salvadora Medina (Ana Celentano), el magnate Natalio Montoya (Luís Machín), Blanca Luz Blum (Carla Peterson), la esposa de Siquerios y Pablo Neruda (Sergio Boris), no exploran si no que juzgan y prejuzgan una época y circunstancias sin desahogo alguno. Al menos el realizador argentino trata de subrayar con algunas metonimias algo precipitadas, lo antes enunciado en muchas escenas de una película fundamentalmente buena.

Gonzalo Restrepo Sánchez (Film critic. Barranquilla, Colombia)
[Leer más +]
5 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil