arrow

Harold and Maude (1971)

Harold and Maude
Trailer
7,6
6.898
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Comedia negra que relata la historia de un joven de buena familia obsesionado con la muerte, hasta el punto de que su pasatiempo favorito es probar diferentes métodos de suicidio. Obtuvo excelentes críticas. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Harold and Maude
Duración
90 min.
Guion
Colin Higgins
Música
Cat Stevens
Fotografía
John A. Alonzo
Productora
Paramount Pictures
Género
Comedia Drama Comedia negra Comedia dramática Amistad Vejez Película de culto
8
Marjorie Chardin
Segundo largometraje del realizador Hal Ashby (1919-1988) (“Bienvenido Mr. Chance”, 1981), actualmente considerado como film de culto. El guión, el primero de Colin Higgins, adapta el relato que el propio Higgins había escrito como parte de su tesina de graduación universitaria y que luego amplia y publica (1971) como novela bajo el título “Harold and Maude”. Se rueda en localizaciones del área de San Francisco (CA) y en Paramount Studios, con un presupuesto estimado de 1,2 M USD. Producido por Colin Higgins y Charles B. Mulvehill para Paramount, se estrena el 20-XII-1971 (EEUU).

La acción dramática tiene lugar en el área de San Francisco (CA) a lo largo de algo más de una semana del invierno de 1971. Harold Chasen (Cort) es un muchacho de 19 años, solitario, taciturno, de familia acomodada y salud frágil, que vive obsesionado con la muerte. Finge su suicidio de muy diversas maneras (ahorcamiento, disparo de arma de fuego, hara-kiri...) para llamar la atención de su madre (Pickles), fría, descuidada y dominante, que no le presta ni la atención ni el afecto necesarios. Se entretiene visitando cementerios y asistiendo a funerales y entierros de personas desconocidas, donde coincide con Maud (Gordon), de 79 años, viuda, vitalista, alegre y fantasiosa. Maude, cuyo nombre completo es Marjorie Chardin, es austriaca de nacimiento y superviviente de un campo de exterminio nazi durante la IIGM.

El film suma comedia negra, drama y sátira social. Desarrolla una insólita historia de amor, poco probable, simpática e inolvidable, entre un joven de 20 años y una anciana excéntrica y jovial de 80. Invierte los papeles de los jóvenes y de los ancianos como recurso humorístico y como medio de sátira del nihilismo de la juventud de los años 70 (guerra del Vietnam). Maude es pacifista, internacionalista y aficionada a defender los grandes objetivos comunes de convivencia, como la libertad y la justicia. Necesita vivir en contacto con la naturaleza. Harold es su polo opuesto. Introvertido, serio, ajeno a propuestas idealistas, vive prácticamente encerrado en su casa.

La amistad entre los dos protagonistas, que deriva en amor por parte de Harold, se basa en la dinámica de la atracción de los opuestos. En este sentido Maude facilita al chico el descubrimiento de un mundo desconocido para él: el mundo en el que reinan el optimismo, la ilusión, las ganas de vivir, los deseos de aprovechar todos los motivos de gozo de la vida. Maude le hace cantar, bailar, tocar el banjo, divertirse, amar a todos los seres vivos (gorriones, árboles...) y a admirar la belleza que hay en el mundo al alcance de todos (vuelo de gaviotas, paisaje...). Atolondrada y temeraria en la conducción del coche, siente pasión por la velocidad, las nuevas experiencias, la amistad y el amor. Maude devuelve la vida a Harold, hasta entonces muerto en vida.

(Sigue en el “spoiler” sin desvelar partes del argumento)
[Leer más +]
87 de 89 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
«¡VIVE!, O NO TENDRÁS DE QUÉ HABLAR CON LOS AMIGOS»
Dos películas tiene Hal Ashby que le señalan sobre las demás como un director sobresaliente y originalísimo: "Harold and Maude" de 1971 y "Being There" de 1979. De esta última ya hice la crítica hace pocos días, ahora voy con "Harold y Maude".

Se trata de una película extraordinaria donde los haya, especial y poco común, una "rara avis". Grandiosa la panorámica del cementerio verde con cientos de lápidas verticales alienadas que dan la sensación de inmensa pintura de flores blancas. La música, al estilo de otros film de finales de los años sesenta (p.ej. "Cowboy de medianoache"), es muy sugestiva y pegadiza, una banda sonora que por volver a escucharla nos apuntaremos de nuevo a visionar la película.

Los diálogos están en consonancia con la época de fuertes movimientos libertarios en EE.UU. a favor de la igualdad de derechos y protestas pacifistas que fueron reacción al desastre militar en Vietnam; todo ello acompañado de la filosofía "hippy" o clásica latina del "carpe diem", es decir, el aprovechamiento gozoso de la vida día a día con consciencia de provicionalidad en un organismo que se deteriora y muere en poco tiempo. Así, puede escucharse a la vieja Maude (Ruth Gordon) hacerle la siguiente justificación al joven Harold (Bud Cort) de por qué ella roba coches para trasladarse de un lugar a otro: "La personas no deben molestarse porque crean que poseen algunos objetos, yo me limito a actuar de recordatorio: HOY ESTARÁS AQUÍ Y MAÑANA NO ESTARÁS, NO TE AFICIONES A LAS COSAS." O predicas formativas en el sentido de hacerle comprender al joven lo importante que es buscar y experimentar la felicidad existencial: "Aspira a superar la moralidad, si aplicas eso a la vida la disfrutarás mucho." Y todo ello, animando al muchacho a que venza los miedos que nos rodean siempre amenazadores para domarnos y hacernos a través de las leyes, la policía, los jueces y todas sus amenazas legales, hacernos ordenados y controlables. Maude le inculca a Harold, como persona ya experimentada y vivida, que si quiere vivir la vida gozando de sus frutos más sabrosos, tiene que arriesgarse y saltarse normas: "Toda la gente importante ha estado en la cárcel".

En definitiva, una película digna de estudio y visión, un film recomendable por su humorismo y vitalidad, por su mensaje ontológico a SER "sacando los pies del tiesto".

Fej Delvahe
[Leer más +]
88 de 105 usuarios han encontrado esta crítica útil