arrow

La stella che non c’è (2006)

6,0
645
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Historia de la división de culturas y puntos de vista entre Oriente y Occidente a través de la historia de Vincenzo, un ingeniero italiano que se ve de repente en un viaje que le cambia la vida... (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Italia Italia
Título original:
La stella che non c’è
Duración
103 min.
Estreno
11 de enero de 2008
Guion
Gianni Amelio, Umberto Contarello (Novela: Ermanno Rea)
Música
Franco Piersanti
Fotografía
Luca Bigazzi
Productora
Coproducción Italia-Francia-Suiza-Singapur; Cattleya / Babe Film / Rai Cinema / RTSI / Carac Films / Achab Film / Oak 3 Films
Género
Drama
"Naturaleza tuerta. (...) El resultado es, pues, casi un Rossellini de multisalas. O un Jia Zhang Ke traducido, para perezosos, al lenguaje de la obviedad sentimental y el subrayado."
[Diario El País]
8
Auténtico y hermoso cine
En la historia del cine hay bastantes films centrados en personajes que realizan un viaje como modo de redención, como forma de encontrarse a sí mismos o como manera de solucionar sus problemas vengan de donde vengan. Pero no recuerdo otra película (lo que no quiere decir que no la haya por supuesto) en la que el guión guarde un absoluto mutismo de las circunstancias personales del personaje que huye en la búsqueda de una solución. No se llega a conocer las motivaciones de Vincenzo, lo que de entrada (más bien de salida) puede desconcertar pero acaba revelandose un acierto increible. Tiene su excusa para ir a China, su "McGuffin" pero una vez más eso es lo de menos. Amelio solo otorga de nuevo y como ya hacía en su también espléndido film anterior "Le chiavi di casa" un llanto salvador a su protagonista en el tramo final, señal incontestable de que algo en su interior ha cambiado. El film consigue mostrar un mosaico fascinante de personas en plena simbiosis con el entorno en el que les ha tocado vivir, consigue que nos sintamos perdidos en alguna parte de uno de los paises más grandes y chocantes del mundo como modo tal vez de despojarse de los nudos espaciales y centrarnos en nosotros mismos, como hace Vincenzo. Buscando una buena acción en la otra parte del mundo para hacernos sentir bien, en comunión con la sociedad universal, con todo lo que nos rodea. Amelio no da su brazo a torcer, es un realizador impenitente, un autor en toda regla que tal vez no reciba todo el reconocimiento que se merece, pero que hace las películas que quiere y a algunos nos lleva en sus viajes de auténtico y hermoso cine.
[Leer más +]
25 de 27 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Conmovedora y humanizadora
Tuve la suerte de ver esta película hará ya casi año y medio en el Festival de Cine Europeo de Sevilla. La cuestión es que esta bonita propuesta, planteada sin ningún tipo de pretensiones, consiguió llenarme como espectador que estaba empezando a hastiarse entre tantas obras carentes de alma, deshonestas, pretenciosas y aburridas que llevaba días tragándose. Sí, una película más sobre alguien que decide hacer un viaje al otro extemo del mundo como medio para encontrarse a sí mísmo, esta vez un italiano en China. Es una idea que siempre me ha entusiasmado, tanto en la literatura como en el cine. Últimamente he podido ver otras dos películas que giran sobre esa idea, 'Viaje a Darjeeling' de Wes Anderson (con unos americanos en el Himalaya) y la reciente 'Ulzhan', de Volker Schlöndorff ('El tambor de hojalata') con un francés en Kazajistán), ésta última más recomendable que la de Anderson.

La cuestión es que la historia es una de esas películas que, sin esfuerzo, consiguen atraparte y emocionarte, la mayor virtud que puede tener una película. Hay gente que tiene que viajar para hacerse mejores personas, hay veces que vas al cine y también salimos con un poco más de humanidad. La actriz Ling Tai me conmovió profundamente. Viajen al cine, véanla, sin exigencias previas de ningún tipo, y disfruten.
[Leer más +]
15 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil