arrow

Bailando sobre el mar (1997)

Bailando sobre el mar
Trailer
5,2
197
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Charlie es un jugador nato que disfruta con el juego y vive permanentemente en bancarrota. Tras un nuevo descalabro, convence a su cuñado para embarcarse en un crucero con el fin de conseguir los favores de alguna mujer rica y solitaria. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Out to Sea
Duración
106 min.
Guion
Robert Nelson Jacobs
Música
David Newman
Fotografía
Lajos Koltai
Productora
20th Century Fox
Género
Comedia Romance Comedia romántica
6
El inexorable baile del tiempo
Octava película, de las nueve, que interpretaron juntos, estos dos monstruos del séptimo arte, cuya amistad y colaboración profesional se extendió durante casi cuarenta años, y que, tal vez por no estar separados demasiado tiempo, dejaron este mundo con menos de un año de diferencia formando una de las parejas cómicas mas carismáticas de la historia del cine.
En esta ocasión, y con el título aquí en España, un poco traído por los pelos, por recurrente, este film podría pasar por cualquier episodio de aquella serie de los 80, Vacaciones en el mar, (the boat love en el original) sin el paternalista Capitán Stubbing ni la engolada relaciones públicas Julie McCoy, pero con la presencia, lujosa por cierto, de estos dos veteranos (Lemmon contaba 72 tacos y Matthau 77), secundados por las siempre interesantes Dyan Cannon, ex esposa de Cary Grant, que luce exuberante a los 60, (ojo con la escena del biquini) y la veteranisima Gloria De Haven, que nos muestra sus tablas dando el juego necesario.
El argumento, simple como el mecanismo de un botijo, nos presenta al inefable Matthau siempre con sus trapicheos y chanchullos, que se halla en banca rota, tras fallidas apuestas a los caballos, y convence a su cuñado, viudo reciente de su hermana, para embarcarse en un crucero donde poder descubrir de nuevo el amor....y una buena ricachona que les saque de apuros.
Para ello, y sin disponer del dinero suficiente, para poder comprar los pasajes, se ofrecen para trabajar como anfitriones de baile y navegar por la cara (todo ello orquestado por Matthau, sin conocimiento de su amigo del alma, faltaría más)
Nada original, y sí ya muy visto en pelis donde hay un crucero de por medio. Ya se sabe, orquestas incansables, boato y oropel a discreción, mujeres bonitas de todas las edades con ganas de fiesta, confidencias a la luz de la luna, y cha cha cha.
A partir de aquí, pues es fácil imaginar, situaciones de enredo, diálogos chispeantes, algunos de ellos, francamente buenos, romances que no parecen arrancar, por las mentiras que uno y otro se ven obligados a soltar, (uno por no descubrir la milonga del amigo, el otro por golfo aprovechado) y una serie de situaciones cómicas, donde el baile, obviamente está omnipresente, Todo edulcorado, y con final feliz, como debe ser en una comedia amable, cuya única pretensión es hacer pasar un rato agradable. Se deja ver con agrado, la química entre los dos protagonistas sigue siendo incontestable, y el ritmo de la narración no cansa, sino que va progresando de modo adecuado. si bien en algunos momentos denota cierta previsiblidad.
Atención a los secundarios, donde podemos encontrar desde Ru Mc Clanaham, la casquivana y salidilla Blanche Devereaux, de Las Chicas de Oro, pasando por Edward Mulhare, el ingeniero jefe de David Hasseholff de El coche fantástico, hasta él desaparecido "Cara de piedra" Joe Viterelli, (el mejor gángster de los 90 ).
Entretenida y en ocasiones brillante, ideal para un domingo por la tarde en familia.
[Leer más +]
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil