arrow

La escalera de Jacob (1990)

La escalera de Jacob
Trailer
6,8
9.177
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
"Farragosa y, por momentos, brillante algarabía alucinatoria que acaba por engullir la película entera. El director juega a combinar géneros, mezclar discursos y, en definitiva, poner de los nervios"
[Diario El País]
10
Requisitos necesarios para ver sin arrepentirse "La escalera de Jacob"
Tenga cuidado, querido expectador. Está usted metiéndose en un terreno farragoso, tétrico, terrorífico y, a pesar de todo, BRILLANTE.
Antes de nada, me veo en la obligación de decir que hay un alto porcentaje de probabilidades de que esta película no le guste. Pocas son las personas que saben encontrar la belleza escondida bajo la mugre, pues para ello han de buscarla, y para buscarla primero hay que mancharse. Ha de ser usted una persona especial para poder apreciar esta obra en toda su magnitud:

Si busca una película entretenida con la que pasar el rato, no le gustará esta película.

Si sólo quiere desconectar la mente y dejar de pensar durante un par de horas puede ponerse cualquier otra película, conseguirá su propósito mucho mejor que esta.

Si es usted paranoico, no es nada recomendable. Puede que empeore su estado mental.

Si es proclive a ponerse nervioso en películas de terror psicológico y no le gustan las atmósferas densas en las que la tensión es palpable, hágame caso y no vea "la escalera de Jacob".

Sin embargo, si le encanta esa espeluznante sensación de cosquilleo que comienza con el vello de su nuca erizándose y llega hasta la espalda, tal vez disfrute viéndola.

Si suele analizar las películas y busca en ellas dobles sentidos, mensajes ocultos, señales escondidas, etc, es probable que disfrute desentrañando los misterios de este film.

Si le gusta reflexionar acerca de la psicología humana y de los límites de la mente, es casi seguro que no se arrepentirá si ve esta obra.

Si además está buscando usted una película distinta al resto, que no solo le cuente una historia, que no solo le presente a un personaje atractivo, sino que le haga sumergirse por completo en toda la complejidad de su mente hasta sentir pavor, VEA ESTA PELÍCULA.

Magníficamente dirigida e interpretada.

Darío
[Leer más +]
127 de 144 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Una historia de referencias bíblicas
A través de recursos cinematográficos usados con imaginación, “La escalera de Jacob” explota cierta simbología cristiana pero sin abusar de ella tanto como para estar ante una apología, pero sí lo justo para contar una auténtica historia de redención.

El montaje se muestra eficaz. Con sencillos plano-contraplanos describe completamente el estado alucinado de Jacob (Tim Robbins). Por ejemplo, planos de los “destellos” de la guerra vietnamita, mostrando helicópteros desde una posición postrada, se engarzan al contraplano cenital de Jacob sumergido en la bañera de hielo en su piso de Brooklin.

Especial mención merece el personaje de Louis el quiropráctico (Danny Aiello). “Pareces un querubín”, le dice Jacob. Su clínica inundada de luz dorada aparece como el único remanso de tregua para Jacob. Su arte tiene tintes de ser una sanación del alma a través del cuerpo. Hasta tal punto que obra el milagro del paralítico: luego de su heroico rescate del hospital lo hace andar y exclama “Aleluya”.

También hay que contraponer su arte a la medicina “moderna” del hospital (sucio y siniestro). Véase la atención que el director presta al instrumental médico que hace recordar a Louis la hoguera inquisitorial (planos detalle de agujas, tijeras, correas y artilugios metálicos para sujetar pacientes, termómetros, bombas de presión, etc.). En el fondo, la ciencia médica no se diferencia a los experimentos toxicológicos del ejército. No sólo comparten el mismo método científico. Más bien son aquí umbrales del infierno. Precisamente el tenebroso “descenso” se da en el hospital, camino a la sala de radiografías. La referencia erudita al Maestro Eckhart (filósofo alemán del Medioevo) no es gratuita: la experiencia mística del filósofo (contrapuesta aquí a la racionalidad moderna) es capaz de revelar el doble significado de las alucinaciones de Jacob y su posible salvación.

En esta línea se pueden interpretar los “demonios” de Jacob que “liberan” su alma: su novia Jezzie (Elizabeth Peña) incinerando sus fotos y el siniestro Papá Noel robando la única foto de su hijo muerto.

El título del film y su final se explican (...)

PARA VER MI INTERPRETACIÓN DEL TÍTULO Y DEL FINAL, VER SPOILER
[Leer más +]
53 de 58 usuarios han encontrado esta crítica útil