arrow

I Know Where I'm Going! (1945)

I Know Where I'm Going!
Trailer
6,9
526
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Joan siempre supo lo que quería desde que era una niña. Ahora está a punto de casarse con un millonario, pero las fuerzas de la naturaleza parecerán conspirar para que cambie de idea. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Reino Unido Reino Unido
Título original:
I Know Where I'm Going!
Duración
92 min.
Guion
Michael Powell, Emeric Pressburger
Música
Allan Gray
Fotografía
Erwin Hillier (B&W)
Productora
The Rank Organisation
Género
Drama Romance Drama romántico
7
La ambiciosa Joan Webster
Película escrita, producida y dirigida por Michael Powell y Emeric Pressburger. Fue rodada en los Highlands de Escocia y en los estudios Denhom (Inglatera).

La acción viene dada por las incidencias del viaje de la protagonista desde Manchester hasta Port Erraig, pasando por Preston, Glasgow, Oban y Lochinvar, camino de Kirolan (Islas Hébridas/Escocia), en 1943. Narra la historia de Joan Webster (Wendy Killer), una muchacha independiente, de 25 años, hija de un banquero, práctica y pragmática, que trabaja desde los 18 y que por correspondencia coviene matrimonio con sir Roger Belinger, propietario de "Industrias Químicas Consolidadas" y otras empresas muy lucrativas, que vive en Kirolan, alejado de la guerra. A lo largo del viaje se entera que es un hombre de unos 55 años, caprichoso (se hace llevar el salmón desde Londres), usa gafas y tiene una voz gastada por la edad (cuando habla parece que está resfridado). Torquil MacNeil (Roger Livesey), de 33 años, movilizado por la guerra y destinado a la marina, regresa a su casa de la isla de Kirolan para disfrutar de unos días de permiso. Ambos se ven detenidos en Port Erraig a causa de una galerna que demora su llegada al destino final. De la mano de Torquil, Jean conoce las costumbres de los naturales del lugar, su lengua propia (el gaélico), los mitos y leyendas de su cultura, su música y bailes, su afición a la caza, etc. El encuentro de Joan con el mundo mágico y mítico del lugar, sus costumbres exóticas, su historia y sus leyendas, su desapego del dinero ("No tienen dinero, pero no son pobres"), la autenticidad de su vida sencilla y rústica, produce en ella un fuerte impacto, que la conmueve, la hace reflexionar y cambiar. Michael Powell se deleita con lo que más le gusta: el agua en movimiento, el mar embravecido, la furia de las tormentas, los bosques, ríos y colinas. La historia es un cuento moral simple, sencillo, tierno e infantil, muy similar a los de las leyendas milenarias.

La música combina, con excelencia, canciones populares tradicionales escocesas, interpretaciones a cargo del "Glasgow Orpheus Choir" y composicones de Allan Gray. La fotografía ofrece un recital de claroscuros, contraluces, proyecciones de sombras, reflejos en espejos, movimientos de cámara ingeniosos, enfoques directos del artesonado, zooms de aproximación, paisajes magníficos de Escocia, etc. Los efectos especiales se ponen a prueba en la secuencia de la tormenta en el mar con un resultado lleno de vigor y suspense. El guión muestra con calidez el complejo mundo de una comunidad aferrada a la tierra y a una cultura que alimenta su fantasía con mitos, leyendas, fábulas y cuentos, que hablan de amor, maldiciones y heroismos. La dirección aúna los esfuerzos de producción y hace una excelente puesta en escena.

Película deliciosa, que se ha de mirar con la ingenuidad de los ojos de un niño. Exalta la sinceridad, la autenticidad y los grandes ideales, contra el pragmatismo y el afán de enriquecimiento.
[Leer más +]
20 de 21 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Donde el destino me lleve.
Joan Webster (Wendy Hiller) ha sido siempre una joven independiente con las ideas muy claras que sabía perfectamente donde quería ir. Cumplidos los 25 años decide contraer matrimonio con un millonario entrado en años. Para llevar a cabo el plan debe viajar a las Islas Hébridas, donde le espera su amado para contraer dicho enlace. Pero el destino tiene otros planes y una serie de desdichadas contrariedades y unos cuantos Escoceses parece que van a echar por tierra los iniciales planes de la elegante Joan Webster.
Así comienza este drama costumbrista de ejemplar ambientación en los idílicos y brumosos paisajes de las Islas Británicas, que a pesar de ser una cinta poco conocida para el gran publico atesora virtudes dignas del mejor cine Anglosajón.
Destacable sin duda la fotografía bucólica incidiendo en los paisajes costeros, la banda sonora también merece ser elogiada, así como las leyendas Celtas con sus castillos y sus lugareños.
La película empieza de manera sugerente y atractiva decae un poco entre medias y remonta con un final estupendo lleno de belleza, intriga y emoción.
Antes de poner el punto final, añadir que es un filme a tener en cuenta, y para los que tengan oportunidad de verla seguro que se llevan una muy grata sorpresa.
[Leer más +]
6 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil