arrow

Romeo e Giulietta (1954)

6,5
161
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Adaptación del clásico de William Shakespeare. La versión de Castellani es probablemente la mejor gracias, sobre todo, a la fidelidad al texto y al acierto de las localizaciones. Los escenarios veroneses, donde se supone que ocurrieron los hechos, son fotografiados admirablemente por Robert Krasker. En 1954 la película fue elegida como mejor film inglés por la British Academy Awards. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Italia Italia
Título original:
Romeo e Giulietta
Duración
138 min.
Guion
Renato Castellani (Obra: William Shakespeare)
Música
Roman Vlad
Fotografía
Robert Krasker
Productora
Coproducción Italia-Reino Unido; The Rank Organisation / Universalcine
Género
Romance
Grupos  Novedad
Shakespeare: Romeo y Julieta
7
Danza en colores primarios
A pesar de ser una adaptación muy fiel que respeta el 90% del verso original, lo último que yo recomendaría con este “Romeo y Julieta” es verlo como una versión de la obra de Shakespeare. Fácilmente se puede concluir que es un fracaso; si comparamos el aspecto actoral con la película de Zeffirelli (1968), vemos que allí el manejo interpretativo es abrumador, fresco, lleno de imaginación dramática y, sobre todo, de pura y coral interactuación escénica; aquí es casi siempre convencional, encorsetado, recitativo y carente de ambición. Sin llegar a la pobreza de la versión de Cukor (1936), desde luego. Los amantes de Verona sumaban entre ambos 28 años; Zeffirelli se acerca a la cifra (35 años) y eso se nota, es la versión de mayor lozanía; el intento de Castellani se queda más lejos (46 años entre Laurence Harvey y Susan Shental) y el de Cukor (77 años para Leslie Howard más Norma Shearer) es decididamente rancio y polvoriento.

Leo las críticas inglesas de la época y la indignación me parece justificada. Castellani ha eliminado el discurso de Mercutio sobre la Reina Mab, uno de los mejores textos del teatro universal que recibió un hermoso tratamiento en la versión de Zeffirelli. Ha convertido a Fray Lorenzo en una especie de zoquete bienintencionado, con el agravante de cambiarle el sentido a su maquiavélico monólogo de presentación. Y ha prescindido del uso de actores shakespearianos en los roles más importantes, con la excepción de Flora Robson y una breve introducción de John Gielgud. Es culpable de todos esos cargos.
[Leer más +]
10 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil