arrow

The Life and Death of Colonel Blimp (1943)

The Life and Death of Colonel Blimp
Trailer
7,4
1.182
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
En plena Segunda Guerra Mundial (1939-1945), un anciano militar británico rememora su larga y excitante vida. Su larga amistad con un colega alemán o su desobediencia a las ordenanzas para ayudar a una bella compatriota en apuros sólo son dos episodios de una experiencia personal inolvidable. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Reino Unido Reino Unido
Título original:
The Life and Death of Colonel Blimp
Duración
164 min.
Guion
Michael Powell, Emeric Pressburger
Música
Allan Gray
Fotografía
Georges Périnal
Productora
Rank Film Distributors
Género
Drama Comedia Bélico Ejército Amistad Años 1900 (circa) I Guerra Mundial II Guerra Mundial
9
Vida y muerte del Coronel Blimp
Antes de la majestuosidad cromática de dos clásicos indiscutibles como Narciso Negro y Las zapatillas rojas, el dúo formado por Michael Powell y Emeric Pressburger rodó este delicioso ejercicio de estilo que no se molesta en ocultar su naturaleza de obra coyuntural destinada a teorizar (con inusitada sensibilidad) sobre la necesidad del combate bélico cuando las circunstancias así lo exigen, pero siempre contemplado desde un punto de vista humanista y atendiendo a valores hoy tan caducos como son el honor, el valor y el respeto al prójimo. Esto puede sonar muy conservador o reaccionario, pero conviene insistir en que la película está rodada en 1943, justo en plena Segunda Guerra Mundial, por lo que la pertinencia de su muy complejo discurso resulta innegable.

Sin embargo hay un tema que trata la película que me ha llamado más la atención: el del paso del tiempo, la adaptación al cambio y a las circunstancias, reflejado en la película mediante ese emotivo triángulo sentimental formado por los tres protagonistas. Y es que la película va mucho más allá de su elegante e inteligente patriotismo (en ningún momento se les ocurre condenar al pueblo alemán), puesto que también habla, con mesura pero sin pelos en la lengua, de las cosas que dan sentido a la vida: las esperanzas de juventud, los errores que nos marcarán hasta el fin de los días (qué preciosidad la historia de amor del coronel y Deborah Kerr, y qué inteligente la idea de hacerla interpretar tres papeles diferentes), la experiencia que iremos adquiriendo con el paso de los años, la aceptación de lo inevitable...

Por supuesto, todo esto está rodado de forma asombrosamente nítida, con una puesta en escena atenta al detalle, teatral cuando tiene que serlo, iluminando y resaltando tonalidades que enfatizan los aspectos dramáticos de cada secuencia, haciendo un uso acertadísimo de la elipsis y el flash-back y dejando a los actores adentrarse en sus personajes, sacando todo lo que tienen dentro. El resultado final es una película modernísima, que en contra de lo esperado no ha perdido ni un ápice de su vigencia, y que sigue fascinando quizás por la sabiduría con que afronta conceptos tan elementales como la amistad, el amor y la muerte. Quizás porque se centra en las personas y deja de lado moralinas innecesarias. Quizás porque prioriza lo humano frente a palabras huecas y rimbombantes que no dicen nada.

Lo mejor: la inteligencia de su guión.
Lo peor: que la tachen de patriotera, sin más.
[Leer más +]
35 de 40 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
El general Candy
Obra escrita, producida y dirigida por Michael Powell y Emeric Pressburger. Es su primera película en color y una de las más prestigiosas. Rodada en el RU durante la II GM, se estrenó (1943) en el moménto álgido del conflicto.

La acción se desarrolla entre 1902 y el otoño de 1942, en Berlín, Londres y alrededores. Narra la historia del militar Clive Candy (Roger Livesey) desde su regreso de la guerra de los boers (África) hasta su intervención en la defensa civil de Londres. La obra hace especial referencia a su larga amistad con un oficial alemán, Theo Kretschmar-Schuldorf (Anton Walbrok), a su búsqueda de la mujer ideal y a la obsolescencia de sus conocimientos militares. La película es un instrumento de animación patriótica tras 3 años de guerra y expectativas de una continuación prolongada. Anima a la participación en la defensa civil, relata los crímenes de guerra del nacismo y los errores de su ideología, denuncia la debilidad de los gestores de la victoria de 1918 y exalta la lucha por la supervivencia. La propuestas patrióticas se argumentan sin soflamas, sin estridencias y sin condenas del pueblo alemán. En la última parte del film cobra fuerza la amistad sincera y entrañable del viejo general inglés y el maduro ex-coronel alemán, ambos heridos por la vida, las guerras y el amor a una mujer. El general cometió un error de juventud al no advertir a tiempo su amor por Edith Hunter (Deborah Kerr). Perderla le ha supuesto una fuente de amarguras que le ha mantenido en una búsqueda incesante de la mujer ideal, la mujer perdida, con la que identifica a su esposa, Bárbara Wynne (Deborah Kerr), y a su ayudante y chófer en los años de retiro, Angela/"Johnny" Cannon (Deborah Kerr). Su afecto por ella, le llevará a ignorar las ordenanzas y la humillación postera que sufre a manos de su compañero sentimental. Al perdonarle, muestra la grandeza de su espíritu y su apuesta por la paz.

La música está presente, ocasionalmente, con melodías alegres, inquietantes, severas o distendidas. La fotografía exhibe una extraordinaria riqueza plástica, basada en una acertada iluminación, decorados exhuberantes, colores vivos y primeros planos de gran fuerza. La guerra se ve sólo por sus efectos sobre edificios y rostros, por sus sonidos y por la presencia de Cruz Roja. La interpretación de los protagonistas brilla a gran altura. Lovejoy está magistral y Kerr luce una belleza serena, pese a que a su alrededor se teje una trama de exquisita sensualidad. El guión apuesta más por la narración verbal, que por la visual y sonora. Los diálogos en ocasiones son algo largos en relación a los actuales. Algunas alteraciones del ritmo narrativo se han de juzgar a la luz de los recursos utilizados. La obra está punteada de humor y sana ironía. Kerr encarna una lúcida defensa de la igualdad de la mujer.

La película elogia la amistad y sus trasnacionalidad, el juego limpio, el esfuerzo de guerra y la adaptación al cambio. Deleita y engrandece el espíritu.
[Leer más +]
23 de 27 usuarios han encontrado esta crítica útil