arrow

Day of the Bad Man (1958)

5,4
57
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
El clan de los Hayes irrumpe en la ciudad el día en el que el juez Jim Scott enviará a la horca a Rudy Hayes. Recibirá amenazas de muerte por parte de Charlie Hayes y empezará a plantearse la sentencia. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Day of the Bad Man
Duración
82 min.
Guion
Lawrence Roman (Historia: John W. Cunningham)
Música
Hans J. Salter
Fotografía
Irving Glassberg
Productora
Universal-International Pictures
Género
Western
5
Medidas de presión.
Fred McMurray es el juez de un bonito pueblo. En el viejo Oeste, un juez sentenciaba a la horca a un tío y, a continuación, alegremente quedaba con la novia. Sin problemas, la gente era así de tajante. Hay que tener en cuenta que el reo había matado a un paisano, pero daba igual, si hubiera robado un caballo iba a la horca también. Como la Justicia en el viejo Oeste no hay nada.

El caso es que al pueblo llegan los hermanos y los primos del asesino. La película cuenta cómo el miedo se va adueñando de la población por las amenazas de esta gente para que dejen libre al condenado. Se prevé que el desenlace final será un enfrentamiento. La trama se queda algo escasa ya que no hay más incertidumbre que esa, obviando el aspecto romántico del juez con su novia y la intromisión del sheriff de por medio.
[Leer más +]
6 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
En la senda de "Solo ante el peligro"
Convencional western que trata de seguir la senda trazada seis años antes por Fred Zinnemann en "Solo ante el peligro", aunque con menos fortuna e intención. El juez Jim Scott, interpretado por ese gran actor que era Fred MacMurray, aquí ya tratando de mantener el tipo como galán cuando había cumplido el medio siglo, debe tomar una decisión que puede enfrentarle no solamente a una banda de malhechores, sino incluso a la totalidad del pueblo, temeroso de su venganza; es decir, un hombre solo frente a los malvados y a su propia comunidad. Las complicaciones sentimentales no podían faltar, y su novia, la bella Joan Weldon (cuyo airoso cuello conviene destacar) parece tontear más de lo conveniente con el joven y atractivo sheriff (John Ericson). En fin, todo se desarrolla como es preceptivo, sin aburrir en ningún momento, aunque sin aportar tampoco nada nuevo ni de especial interés.
[Leer más +]
5 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil