arrow

Blanche Fury (1948)

5,9
77
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Adaptación del libro 'Blanche Fury' de Joseph Shearing que relata una historia de estilo victoriano con pasiones olvidadas, secretos de familia y asesinatos. Un médico rural se dirige hacia Clare Hall, una gran mansión inglesa. Su dueña Blance Fury (Valerie Hobson) se encuentra gravemente enferma. El médico le administra un anestésico y, en el trance, Blanche recuerda su pasado, cuando utiliza su verdadero apellido, Fuller, y era una mujer joven. Todo cambió el día que recibió una carta de su tío Simón (Walter Fitzgerald), ofreciéndole empleo como gobernanta en la enorme mansión. Una vez allí conocerá a su primo Lawrence (Michael Gough) con quien acepta contraer matrimonio pese a estar profundamente enamorada de Philip Thorn (Stewart Granger), el hijo ilegítimo de los anteriores dueños de la mansión. Pero el día del enlace nupcial ocurre una gran tragedia... (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Reino Unido Reino Unido
Título original:
Blanche Fury
Duración
90 min.
Guion
Audrey Erskine-Lindop, Cecil McGivern, Hugh Mills (Novela: Joseph Shearing)
Música
Clifton Parker
Fotografía
Guy Green, Geoffrey Unsworth
Productora
Cineguild
Género
Drama Intriga Romance
4
La mansión de los Furbys
Si pudiera escoger un estado, un lugar y un momento para vivir durante una temporada, sin duda elegiría ser el fantasma de una de esas mansiones inglesas decimonónicas habitadas por familias rebosantes de turbios secretos -cuanto más turbios mejor- y agitadas por aún más turbias pasiones. Qué le vamos a hacer si una se ha criado como quien dice a los pechos de Jane Eyre.

De este estilo es "La mansión de los Fury", una peliculilla que trata de rescatar el encanto de esa época y de ese tipo de historias con un resultado más bien decepcionante. El planteamiento es harto atractivo, con la joven institutriz llegando a misteriosa mansión, pero lo demás se va a pique por culpa del guión que no sabe aprovechar el punto de partida y nos obsequia con un desarrollo de una vulgaridad rampante. Además, qué quereis que os diga, por muy mítico que sea Stewart Granger, actúa de pena. La tal Valerie Hobson ni siquiera me sonaba, ahora entiendo porqué.

Ni siquiera la familia Furby ésta guardaba un estupendo y turbio secreto del tipo incesto, ninfomanía o canibalismo, nooooo, sólo un mísero bastardo ambicioso que a nadie importa nada si se queda con la mansión furbyesca o se va a pescar salmonetes a Inverness. Es verdad que luego hacia el final, la cosa da un minigiro y se pone razonablemente turbia, pero de una turbiedad muy cutre, muy sosa, muy de andar por casa en pantuflas de conejitos.

Sólo recomendable para ver sin mucho afán mientras pelas las patatas o haces un bordado.
[Leer más +]
8 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
Entretiene sin apasionar.
Mala adaptacion de la novela, es infinitamente superior, aunque esta película te hace pasar un buen rato, con buenas interpretaciones y, un final bastante evidente, a la vez que moralizante. Curiosa la personalidad casi de "malo" del bueno del Granger, que en este film no hace del sempiterno galan bravucón. Se deja ver.
[Leer más +]
2 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil