arrow

Pecadora equivocada (1940)

Pecadora equivocada
Trailer
8,1
25.432
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
La mansión de los Lord se prepara para celebrar la segunda boda de Tracy Lord (Katharine Hepburn) con el rico George Kittredge (John Howard). Para inmortalizar los festejos una pareja de periodistas, Macauley Connor (James Stewart) y Elizabeth Imbrie (Ruth Hussey), son invitados especialmente por C.K. Dexter Haven (Cary Grant), el primer marido de Tracy. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Philadelphia Story
Duración
112 min.
Guion
Donald Ogden Stewart, Waldo Salt (Teatro: Philip Barry)
Música
Franz Waxman
Fotografía
Joseph Ruttenberg (B&W)
Productora
Metro-Goldwyn-Mayer (MGM). Productor: Joseph L. Mankiewicz
Género
Comedia Romance Comedia romántica Comedia sofisticada Bodas
8
Hepburn por Hepburn
Realizada por George Cukor, se basa en la comedia "The Philadelphia Story", estrenada en Broadway en marzo de 1939, escrita por Philip Barry e interpretada por K. Hepburn. Fue adaptada por Donald Odgen Stewart. Se rodó en los MGM Studios (CA) durante 8 semanas. Nominada a 6 Oscar, obtuvo 2 (guión adaptado y actor-J. Stewart). Producida por Joseph L. Mankiewicz, se estrenó el 1-XII-1940 (EEUU).

La acción tiene lupar en una mansión señoral de Filadelpia (Pensilvania), en 1939, durante 24 horas. Narra la historia de Tracy Lord (Katharine Hepburn), hija de una familia acaudalada, muy conocida en la ciudad, divorciada de C.K. Dexter Haven (Cary Grant). Es de temperamento indómito, mandón, vanidoso y caprichoso. Dos años después del divorcio está a punto de contraer matrimonio con George Kittredge (John Howard), un hombre oscuro, aburrido y mediocre.

La película es una comedia romántica, que incluye enredos, lucha de sexos y crítica social. Comienza con una escena retrosprectiva que explica el acalorado final del primer matrimonio de Tracy, que rompe un palo de golf de Dexter y éste, irritado, asiéndola con la mano en la cara la hace caer al suelo. La escena deja planteadas las líneas en las que se basa el film: el carácter ingobernable y obstinado de Tracy y las ansias de desquite de Dexter. Éste, en connivencia con una revista sesacionalista del corazón ("Spy"), monta una mascarada que permite el acceso a la casa de los Lord, el día antes de la boda, de un periodista, Macauley "Mike" Connor (James stewart), y de una reportera gráfica, Elizabeth "Liz" Imbrie (Ruth Hussey). Tracy se ve enfrentada a una inesperada situación, en la que cree que ha de elegir entre un novio del que no está enamorada, un admirador entrañable y un exmarido que la irrita con sus desaires. En realidad, Tracy se enfrenta a otro problema: la alternativa de madurar, adquirir tolerancia y comprensión, contener sus arrebatos de furia y convertirse en un ser humano, o seguir igual. El proceso de reflexión y decisión es complejo por falta de tiempo, inclinaciones personales arraigadas y la guerra de sexos que mantiene con varios hombres. La trama y la subtrama (el lío escandaloso del padre con una jovencita y la amenaza de su publicación) son conducidas por el realizador con delicadeza, gracia e ingenio.

La música, excelente, incluye una partitura de Franz Wazman de 3 movimientos: "Main Title", "MGM Fanfarria" y"The True Love". Añade 2 canciones ajenas ("Lydia, The Tattooed Lady" y "Over The Rainbow") y la marcha nupcial de Mendelssohn. La fotografía sobresale por su magnífico dibujo y el manejo del color (claroscuro, fondos oscuros, negros/blancos intensos, brillos, etc.). El guión está hecho a la medida de Hepburn. La interpretación de Hepburn es espléndida, en su cuarta colaboración con Grant. La dirección impone elegancia, sutileza y un fino sentido del humor.
[Leer más +]
65 de 82 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
No me ha gustado. Unos pijos de Philadelphia con sus tontas paranoias.
Me esperaba otra cosa de este clásico tan laureado. Puede que posea las virtudes que le atribuyen: que es una comedia romántica inteligente etc., etc.
Pues voy a decir ciertas verdades de lo que a mí me he parecido:
-He visto comedias mucho más inteligentes y que, de paso, me han hercho reír. Lo cierto es que con esta película no me he reído ni una sola vez. De hecho, el sentido del humor que pueda tener debe de ser demasiado rebuscado y estará escondido en alguna parte donde yo no lo he encontrado, pues ni siquiera me ha hecho esbozar una sonrisa. Todo es demasiado insulso, absurdo, los supuestos comentarios brillantes me dan la impresión de estar forzados.
-No llego a conectar con los personajes, no comprendo muchas de sus reacciones, me parece que todos actúan por meros caprichos absurdos e incomprensibles. No transmiten verdaderos sentimientos, todo da la impresión de falsedad, de demasiadas prisas, los personajes pasan de una cosa a otra como si nada, ahora te quiero y al momento siguiente si te he visto no me acuerdo, y viceversa. Al principio Tracy (la protagonista) y su padre son como dos extraños enemistados, su padre pone los cuernos a su madre y su hija se los recrimina, pero le dan la vuelta a la tortilla de manera que incluso parece que la culpable de todo es la hija y el padre es inocente de ponerle los cuernos a su mujer... Absurdo y estúpido. Y denigrante el machismo encubierto que se ve a lo largo de toda la película, por más que quieran hacer creer que Tracy es un espíritu libre y todo eso, pero yo veo un mensaje encubierto, y es que las mujeres tienen que tragar y someterse porque eso es lo decente y lo que está bien visto, y ser "comprensivas" y perdonar las "debilidades" de sus hombres, como por ejemplo, que sean unos alcohólicos y que les pongan los cuernos, total, esas son cosillas que las mujeres deben asumir cuando se casan. ¡Patrañas!
-No entiendo tampoco qué tiene Tracy para que los hombres la consideren tan "sorprendente", una "diosa", tan "irresistible". La actuación de Katharine está muy bien, pero lo que no me termina de llegar es el papel que interpreta, no la sitúo, me parece que me he perdido algo, no veo dónde está el supuesto halo irresistible a no ser que sea porque es una ricachona de una prestigiosa familia de la alta sociedad de Philadelphia.
-En definitiva, lo que se ve es una casona imponente en la que se va a celebrar una boda, comienza a llegar gente que una no sabe muy bien qué demonios pinta ahí, se ponen a beber y a desvariar la mayor parte del tiempo, la fotógrafa que acompaña al periodista (intrepretado por James Stewart), al que ama, una enamorada amargada y resignada a que su esquivo objeto de deseo pase de ella...
Por alguna razón que no termino de dilucidar, no me parece comedia, ni drama y a veces insulta mi paciencia. Por supuesto, sólo se trata de mis impresiones.
Clásico sobrevalorado. Katharine estupenda, pero desaprovechada. No me gusta ese papel para ella.
[Leer más +]
102 de 162 usuarios han encontrado esta crítica útil
Relaciones 1