arrow

L' Aîné des Ferchaux (1963)

6,3
167
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Un banquero huye a América. Allí contrata a un ex-boxeador, que le hará las veces de chófer y guardaespaldas. Adaptación de una novela del escritor belga Georges Simenon: “El mayor de los Ferchaux”. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Francia Francia
Título original:
L' Aîné des Ferchaux
Duración
102 min.
Guion
Jean-Pierre Melville (Novela: Georges Simenon)
Música
Georges Delerue
Fotografía
Henri Decaë
Productora
Coproducción Francia-Italia; Spectacles Lumbroso
Género
Aventuras Drama Crimen
Grupos  Novedad
Adaptaciones de Georges Simenon
5
Cuadrilátero
Potentes los primeros minutos, de iluminación fantasmal, con un zoom que acerca progresivamente el cuadrilátero entre la bruma de la derrota. La voz en off no molesta, porque su protagonista, Michael Maudet (Jean-Paul Belmondo), se confiesa a tuba abierta. ¡Sí!, la derrota se observa y casi si huele. Se oye desde luego, por boca de su protagonista.

La siguiente escena cambia de tercio. Presenta al oponente de Maudet: Dieudonné Ferchaux (Charles Vanel). No lleva guantes ni viste calza grande. Su cuadrilátero son las finanzas y sus puños la arrogancia.

Presentados ambos rivales, Melville los junta casi por destino, de casualidad y en una escena que merecía mejor tratamiento por parte del director. Primera brecha abierta en la ceja.

La pelea continúa de manera acelerada, deslavazada y con momentos de homenajes sobrantes a la civilización estadounidense. Melville queda obcecado por su amor a la cultura sureña. La película que en sus primeros compases montaba sobre caballos crepusculares se transforma en una road movie conducida por Cadillac y demás clichés. Los personajes secundarios, nada perfilados, entorpecen o crean situaciones inverosímiles que rompen todavía más la unidad formal de la película (las dos amantes de Maudet e incluso los policías de inmigración).

Ferchaux acaba convertido en un alfeñique. Drástico cambio para uno de los pugilistas. Los puñetazos se dispersan. Esto, señores, acabará en puntos; y a puntos el cine nunca gana la batalla. Ambos personajes acaban reducidos a una necesidad mutua poco creíble, sumidos en una atmósfera que Melville si acierta en enrarecer en las afueras de New Orleans.
[Leer más +]
12 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
El Guardaespaldas.
Bueno, ésta es, con toda seguridad, la peor película de Melville que he tenido ocasión de contemplar.
He tenido también la desagradable oportunidad de, por primera vez, incluír los términos ruborizante y Melville en la misma frase, aunque sólo se limite a un par de secuencias.
Pese a todo, me ha gustado y he disfrutado de mi reencuentro con Belmondo y con el estilo habitual de Melville.
Pero no es El Confidente, no.
[Leer más +]
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil