arrow

Pepito Piscinas (1978)

3,1
685
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Don José (Fernando Esteso) es un tipo que se pasa los veranos en las piscinas tratando de ligar, aparentando que es un supermillonario, y no es más que un vulgar vendedor de coches al que todos llaman Pepito Piscina. Un día conoce a una millonaria viuda apasionada de los rallies que quiere competir en el Gran Premio Costa del Sol, Don José no sólo querrá venderle un supuesto Ferrari, sino que le cuenta que él mismo es un piloto de rally profesional, y juntos irán a Marbella a la competición. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ España España
Título original:
Pepito Piscinas
Duración
80 min.
Guion
Félix Paulet (Historia: Antonio Vich)
Música
Gregorio García Segura
Fotografía
José F. Aguayo
Productora
Ízaro Films / Acuarius Films S.A. / EMSE
Género
Comedia
8
Los chicos del coro
Tenemos todos los ingredientes del destape. Un actor carismático, como Esteso. Secundarios de orujo, como Emilio Laguna. Muslo y pechuga, como no podía ser menos. Representación costumbrista de un hecho sociológico de la época, como es el ligón de piscina (de hecho, el nombre de la película pasó a incorporarse al léxico del castellano para nombrar a este personaje).

Pero el grandísimo valor de Pepito Piscinas reside en el uso de una delirante figura: el coro griego. Tip y Coll son los encargados de permanecer al margen de la trama y hacer de las suyas sin venir a cuento. La decostrucción de la tragedia clásica sin ser conscientes de ello. Precediendo en el tiempo a Sammy Davis Jr. y Dean Martin en "Los Locos del Cannonball". Mucho antes que un acercamiento más "fiel" a este recurso en "Poderosa Afrodita", de Woody Allen.

Cuando menos se espera, salta la liebre.
[Leer más +]
22 de 30 usuarios han encontrado esta crítica útil
2
Una aburrida bobada, para quemarla.
La "película" es una bobada simplona sin pies ni cabeza, con el agravante de majadería total. Las peripecias descabelladas que vive un vendedor de coches usados, interpretado por un “actor” llamado Fernando Esteso, son para fallecer de vergüenza ajena. Con un endeble y casi nulo argumento y guión, arranca una insufrible película de otra época, es como viajar en el túnel del tiempo, para presenciar una especie de comedia bobalicona que llega a cansar al indefenso espectador, con un producto vulgar y aburrido, ¿Cómo es posible que incluso en los años 70, viera la luz este tipo de cine?. Por descontado, esta no es la peor cinta española, pero en la escala del 1 al 10, le otorgo un 2 por el empeño de los conocidos protagonistas en levantar esta pobre película.
Recomendación: Única y exclusivamente para incondicionales y despistados que tenga insomnio, también para nostálgicos de un cierto tipo de cine patrio, afortunadamente ya desaparecido.
[Leer más +]
8 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil