arrow

Resplandece el sol (1953)

Resplandece el sol
Trailer
7,3
734
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Ambientada en 1905, narra la sentimental historia de un afable y popular juez de Kentucky que se presenta a la reelección contra un fiscal yanqui. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Sun Shines Bright
Duración
90 min.
Guion
Laurence Stallings (Historia: Irvin S. Cobb)
Música
Victor Young
Fotografía
Archie Stout
Productora
Republic Pictures
Género
Drama Comedia Remake Años 1900 (circa)
9
Los juicios de John Ford.
Asunto: el problema racial.

La calumnia: Ford era racista porque agraviaba a los negros en sus películas.

La defensa: a principios del siglo XX, cuando los prejuicios y el racismo recalcitrante eran una constante en la América incipiente, Ford (también El Genio a partir de ahora) resuelve el conflicto a base de tolerancia, de cariño y de admiración hacia un pueblo que solo conocía la esclavitud. Los linchamientos, humillaciones, deshonras y maltratos al inferior sirviente de color formaban parte de la cultura. Para El Genio no. Él comienza y termina la película con el entrañable Jeff, hace que suenen los coros de Góspel como colofón final al agradecimiento popular al juez o traza una línea donde se pone al lado de ellos para enfrentar a los irracionales.

Veredicto: absuelto. Ford no era un racista. Él estuvo en Normandía y vio que de los cadáveres negros también salían sangre y entrañas.
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Asunto: la cicatriz de la Guerra Civil.

La calumnia: Ford era un partidista y sacaba beneficio propio del conflicto.

La defensa: nadie, absolutamente nadie, ha cerrado las heridas de esa guerra en la pantalla como El Genio. La camaradería, la admiración, el recuerdo de la tragedia con el único objetivo de que no vuelva a suceder o el respeto entre vencedores y vencidos adquiere en este film momentos grandiosos, inigualables. Todo esto se resume en unas palabras del veterano confederado Juez Priest a su homólogo en el bando de la Unión. En ellas afirma que solo la grandeza de los vencedores cabe como explicación para que a él, como confederado, le hayan permitido ser juez en un país donde ha sido derrotado: “¡Un país, una bandera!”

Veredicto: absuelto. Y ya quisiéramos aquí que nuestros cineastas consiguieran ese ambiente de cordialidad y respeto en vez de rodar tantísima bazofia sobre nuestro conflicto.
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Asunto: el respeto a la mujer.

La calumnia: Ford era un machista que le gustaba pegar a las mujeres utilizando la mano de John Wayne.

La defensa: sobre esto podría hablar largo y tendido. Me ahorro las palabras. La escena del entierro, ya comentada por otros usuarios, habla por sí sola. Nadie ha tratado con tanta delicadeza y acierto los sentimientos de la mujer de esa época como lo hacía El Genio. La escena que comento o simplemente un recorrido por su cine dan fe de ello. Además, por si hubiera alguna duda, está ese último regalo llamado “Siete Mujeres” cuyos entresijos nos muestra a la mujer como motor del mundo.

Veredicto: absuelto. Si machismo es pensar que no somos “iguales”, yo también soy culpable.

(sigue sin desvelar partes del argumento)
[Leer más +]
35 de 36 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Algo tendrá el agua cuando la bendicen.
Una vez más J. Ford nos dibuja un personaje, el juez Priest, humano, simplón, generoso y sobre todo nostálgico y lleno de buenos sentimientos, en una película con cierta sensación de tristeza y melancolía, tan característico en la obra de un genio del cine como es Ford.

Estamos ante la que el declaró como su película favorita, pero que a mí me ha producido un cierto grado de decepción, me cuesta mucho escribir esto de uno de mis iconos cinematográficos, quizás sea debido a que era la película que más tiempo y con más ganas he deseado ver, pero me encontrado con un pequeño guión, alargado en exceso, en el que casi todo lo bueno ocurre en la 1ª parte del film, eso sí con dos escenas muy logradas como son la del juicio del joven negro y la que ocurre en la puerta de la cárcel, después se alarga mucho con dos secuencias larguísimas y casi juntas en el metraje de la película como son las del entierro y el desfile conmemorativo que coinciden casi con el final de ésta y que pueden suponer cerca de 15 minutos.

En definitiva, me ha parecido una película de un perfil parecido y con muchas similitudes con el último hurra, aunque ésta modestamente me parece mejor y me gusta bastante más, que a pesar de todo, recomiendo su visión a cualquier aficionado (yo la volveré a ver con la esperenza de rehacer esta crítica) al cine clásico, porque si John Ford dice......... pues eso va a misa.
[Leer más +]
17 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil
Relaciones 1