arrow

The Bride Goes Wild (1948)

Añadir a listas
Sinopsis
Un mujeriego autor de libros infantiles toma prestado un niño para seducir a su ilustradora. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Bride Goes Wild
Duración
98 min.
Guion
Albert Beich
Música
Rudolph G. Kopp
Fotografía
Ray June (B&W)
Productora
Metro-Goldwyn-Mayer (MGM)
Género
Comedia Romance
6
Elegante comedia romántica entre papeles
Ambientada en el trepidante mundo de las editoriales, "The Bride goes Wild" alterna romance, impostura y seducción mediante la interrelación entre un autor de libros infantiles acosado por un bloqueo creativo, y tal vez demasiado dedicado a su actividad favorita, el galanteo, y una joven ilustradora impetuosa y muy segura de sí misma.

Aunque la MGM de los '30 y los '40 es recordada sobre todo gracias a su deslumbrante concepto del musical, aún inigualado, no es menos cierto que su línea de producción abarcaba con éxito casi todos los géneros, siendo capaz de crear verdaderas cadenas de montaje especializadas en un determinado tipo de películas: los mencionados musicales, el drama de propaganda bélica o, como es el caso, las comedias sentimentales a medio camino entre la despreocupada sofisticación de las clases medias y altas y la vida más o menos atribulada del hombre y la mujer de la calle.
Como corresponde a un gran estudio, en realidad el de Hollywood, que se jactaba de tener más estrellas que el mismísimo cielo, la MGM tenía su nómina estable de actores, actrices, directores y guionistas ocupados durante años en la producción de este subgénero de comedia en el que se encuadran películas como "The Bride goes Wild".

Van Johnson, uno de los más encantadores y jóvenes galanes de la época, a quien un grave accidente dispensó de alistarse durante la 2.ª Guerra Mundial, y June Allyson, cuyo rostro encarnaba la bondad, la inteligencia y la determinación que el cine de los '40 atribuía a la mujer americana, encajan a la perfección en sus respectivos papeles, mientras el guión se permite guiños literarios que llegan a parecer un velado homenaje a Mark Twain, y engaños y juegos de identidad que comprometen y ponen a prueba los buenos sentimientos de su protagonista femenina, quien descubre que ese supuesto hijo del escritor no es más que un joven delincuente contratado para inspirar su compasión...

Y como es lógico todo se resuelve con el típico final feliz y al gusto de todos que completa el círculo narrativo de una película poco trascendente pero muy por encima, al menos en cuanto a elegancia, a las patosas comedias románticas de nuestros días.
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica