arrow

Va savoir (2001)

Va savoir
Trailer
7,0
495
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Narra el regreso a Francia de una actriz de teatro que se había refugiado en Italia para olvidar sus problemas personales. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Francia Francia
Título original:
Va savoir
Duración
154 min.
Guion
Christine Laurent, Pascal Bonitzer, Jacques Rivette
Fotografía
William Lubtchansky
Productora
Coproducción Francia-Italia-Alemania; Pierre Grise Productions / France 2 Cinéma / VM Productions / Mikado / Kinowelt
Género
Comedia Drama
"El cine de Rivette siempre me ha parecido insoportable. Pero reconozco que "Vete a saber" tiene cierta inteligencia, cierta gracia"
[Diario El Mundo]
"Comedia libre y sin fronteras (...) joya del cine moderno (...) Y dos horas y media de cine noble y de alta pureza no nos deja ni rastro de fatiga en los ojos"
[Diario El País]
7
Nada acaba
Durante los títulos de crédito (blancos) sobre una sobria pantalla en negro, escuchamos un piano en directo con sonido ambiente. Parece ser un aula, pero aún nos falta información para saber que será el piano que una hora después veremos en las clases de danza que da Sonia (Marianne Basler). La música desaparece de escena durante el resto de la función (150 minutos en España o 220 minutos el montaje final estrenado en Francia) hasta que cae el telón y escuchamos la canción “Senza Fine” (original de Gino Paoli -y que siempre me traslada a mis impúberes veranos- interpretada para esta ocasión por Peggy Lee), con la que Rivette se befa (no sé si de él mismo o del espectador) del “problema” que parece tener con el reloj.

La ausencia de música podría ser algo anecdótico (puesto que ya son muchos los directores europeos que se han sumado a esta iniciativa de rodar sin música, exceptuando la diegética, como protesta a la burda injerencia de la música que hoy día tenemos que aguantar) pero Rivette será uno de los primeros en hacer uso de la ausencia musical.

Paralelamente a la obra de teatro (“Come tu me vuoi” de Pirandello) que se representa, surge bebiendo de la propia obra, la incertidumbre de Camille (Jeanne Balibar). El regreso después de tres años de Camille a París (lo que conlleva enfrentarse a su anterior vida y por ende a su ex-pareja Pierre (Jacques Bonnaffé) y los temas recurrentes en Rivette (teatro y libros) son los encargados de ir bordando esta comedia con tintes dramáticos (y esperpénticos) sobre el cruce de personajes e historias. Hace gala el francés, de su capacidad innata para ir desgranando el argumento al mismo tiempo que consigue enriquecer a los personajes con el paso del metraje. Para mí es sorprendente que hoy en día, películas de más de dos horas no caigan en lo reiterativo ni en las explicaciones forzadas. Tenemos una obra de gran empaque, donde no me sobra casi nada pero si me falta más mala leche en sus personajes.

Rivette dijo una vez que él siempre se proponía hacer películas de hora y media, pero que luego... ahh, luego... la libertad y la improvisación hacía que cantara eso de... “reloj, no marques las horas... porque voy a enloquecer...”

Sea medio improvisado o todo una falacia, el elenco de actores no sólo está a la altura del proyecto, sino que la supera con creces. Cada actor sabe naufragar con los distintos géneros que el director le propone. Quizás Bruno Todeschini desentone un poco, pero más que por demérito suyo habría que atribuirlo al enorme acierto del resto del reparto.

Al final, el teatro dentro del teatro, y una bonita alegoría que, tal cual nos canta Peggy Lee, nada acaba si uno no quiere.
[Leer más +]
10 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Amores ridículos
Jacques Rivette es uno de aquellos críticos de Cahiers du Cinema que decidió hacer cine para pasar de las palabras a los hechos. Vete a saber es una comedia de enredo y de relaciones humanas y amorosas en la que el teatro es la parte central del argumento y participa de la propia construcción cinematográfica.

Historias de amor erosionadas por el tiempo y la rutina. Antiguas parejas que no desarrollaron todas sus fantasías. Nuevas aventuras de corto recorrido. Morbosas y extrañas experiencias. Atracciones que arden y se apagan cual cabezas de cerillas. Todo sucede en poco tiempo para volver a la paz y el sosiego de la relación estable y el aburrimiento.

El academicismo de Rivette aporta limpieza, profesionalidad y orden a su película. Por contra, se ve, tal vez es la intención del autor, que todo transcurre en un escenario, transmitiendo cierta frialdad y haciéndonos espectadores y no partícipes de la trama.
Sergio Castellitto nos acerca, con su calidez, al personaje que interpreta. En cambio Jeanne Balibar hace que el suyo (histérica chirriante) sea inalcanzable y a veces inconcebible.
[Leer más +]
6 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil