arrow

The Wild Heart (1952)

6,3
55
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Versión reeditada de la película de 1950 "Gone to Earth", en la cual se añadieron un tercio de escenas nuevas por orden expresa del productor David O. Selznick, debido a un desacuerdo con uno de los directores de la original, Michael Powell. Las nuevas escenas fueron dirigidas y guionizadas por Rouben Mamoulian, e incluyen un nuevo prologo, partes explicativas y más planos de Jennifer Jones. Para esta versión también se eliminaron algunas partes que no eran suficientemente dramáticas. Si bien "Gone to Earth" no fue estrenada en España, si lo hizo esta nueva versión bajo el título de "Corazón salvaje". (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Wild Heart
Duración
82 min.
Guion
Michael Powell, Emeric Pressburger, Rouben Mamoulian (Novela: Mary Webb)
Música
Brian Easdale
Fotografía
Christopher Challis
Productora
Coproducción Reino Unido-EEUU; The Archers / London Film Productions / Vanguard Films / RKO Radio Pictures
Género
Drama Siglo XIX
7
Una muchacha con sangre de gitana
Mucho me hubiera gustado poder acceder a “Gone to earth”, la versión original de “CORAZÓN SALVAJE”, que realizaran, en 1950, los directores ingleses Michael Powell y Emeric Pressburger para poder aquilatar cuál de las dos versiones resulta más interesante. Pero ante el fuerte bloqueo que la industria hollywoodense sabe aplicar a las versiones originales que se convierten en obstáculo para sus intereses, creo que será tan difícil poder acceder a “Gone to earth” como lo ha sido conseguir “Luz de gas” de Thorold Dickinson o “The Barrets of Wimpole Street” versión 1934, entre otras.

Así las cosas, toca conformarse con la, por suerte, para nada desdeñable “CORAZÓN SALVAJE”, versión que, tras un largo lío jurídico por desavenencias con el director Michael Powell, consiguiera hacer David O’Selznick, el productor que, junto al magnate de la prensa William Randoph Hearst, y el también productor y pseudo-director Howard Hughes, conforma el trío de personajes más obsesivos y aduladores (“¡Te$ubiréalcielo, mami!”) de Hollywood.

Así como Hughes vivió chiflado especialmente por Jane Russell y a Hearst lo enfermaba su loca obsesión por Marion Davies, David O’Selznick lo daba todo por Jennifer Jones, actriz a la que consintió dándole el rol protagónico de grandes producciones y haciendo que los guiones fueran retocados con el único objetivo de favorecer, ¡cuánto fuera posible! su presencia.

La pelea con Powell apuntaba en esta dirección, y cuando ganó el juicio, O’Selznick llamó enseguida al director Rouben Mamoulian -a quien reconocía como un gran director de actores-, y sin reparo alguno le pidió que retocara el guión de “Gone to earth” -incluyendo cuanto pudiera a su adorada Jennifer- y que él mismo dirigiera el rodaje de las nuevas escenas -"recordando hacerle muchos, pero muchos primeros planos"-. No menos de media hora fue lo que incorporó Mamoulian al original -ahora titulado "CORAZÓN SALVAJE"-, y sin embargo, no aceptó ser incluido en los títulos de crédito, pues consideró éste, la suerte de trabajo que no es grato para nadie y menos cuando es en detrimento de dos grandes artistas como lo fueran Powell y Pressburger.

El resultado es un drama sobre una joven de sangre gitana y espíritu salvaje llamada Hazel Woodus (asociable a Vudú por la creencia en cuestiones de brujería que le legara su madre), quien vive en profunda comunión con los animales, y cuyo espíritu libre traicionará cuando, por contrariar a su machista y torvo padre, hará el juramento de casarse con el primer hombre que la pida en matrimonio.

Tendrá lugar entonces una emotiva y trágica historia de amor, en la que, con una magnífica fotografía que refleja muy eficazmente la época (1897) y una ambientación que contrasta, con precisión, el enclaustramiento tipo castillo con la luminosa libertad del campo, la joven Hazel se las verá entre un hombre bueno al que respeta pero no ama y un hombre que la apasiona pero a quien repele por sus afanes posesivos y su maltrato a la naturaleza. El afán de seguir entonces, no a la tradición ni a las convenciones sociales y ser “libre” como el zorro o como la liebre, hará que la joven Hazel se vea acosada por una sociedad enclenque que tan solo consigue ver la paja en el ojo ajeno.

Contra todo, “CORAZÓN SALVAJE” deja ese gusto a filme realizado por verdaderos artistas.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
Relaciones 1