arrow

Speak Easily (1932)

Speak Easily
Trailer
5,2
89
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
El intelectual e ingenuo profesor Post hereda una enorme cantidad de dinero y decide que es hora de salir y disfrutar de la vida. Se enamora de una bailarina de una mediocre función de teatro y decide comprar el espectáculo con su herencia para llevarlo a Broadway. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Speak Easily
Duración
82 min.
Guion
Laurence E. Johnson, Ralph Spence (Story: Clarence Budington Kelland)
Fotografía
Harold Wenstrom (B&W)
Productora
Metro-Goldwyn-Mayer (MGM)
Género
Comedia
6
Las doncellas de la medianoche
El profesor Timoleon Zanders Post, se ha vuelto un hombre soso y desmotivado, sin más interés que el de leer y el de ahorrar cuanto centavo le sea posible. Su amigo, el profesor Jenkins, lo alienta para que salga en busca de la vida y hasta le recuerda lo ocurrido con el profesor Ferguson, quien se suicidó en la misma oficina que ahora Post ocupa, porque tampoco encontró un aliciente en su camino. De pronto, el mismo Jenkins le hará entrega a su amigo de una carta en la que se le informa que ha heredado nada menos que ¡750 mil dólares!… y así, nuestro anclado profesor, se verá animado a emprender un viaje para reclamar la herencia, conociendo en el primer tren a los miembros de la compañía, The midnight maids, que está montando una revista musical, con mucha ganas, poco talento y el más austero de los presupuestos. Atraído por Pansy Peets, una simpática y bonita miembro del grupo, el profesor Post se sentirá dispuesto a sacar el dinero de su billetera para apoyar a aquella gente, entre quienes ha logrado hacer unos cuantos amigos… y quizás hasta consiga descubrir un talento que jamás imaginó que lo cargaba consigo.

La historia de montar una revista – los obstáculos que salen al paso durante el proceso - y alguien que surge dispuesto a salvar la situación, resulta ahora harto conocida, pues con muchas o pocas diferencias, la hemos visto en títulos como “Calle 42”, “Melodías de Broadway 1955”, “El multimillonario” y otras. Lo curioso aquí, es ver al otrora grandioso protagonista de memorables comedias del cine mudo, Buster Keaton, emparejado con el simpático pero mediano Jimmy Durante, por orden del dictador de la MGM, Louis B. Mayer, de quien se especula que con esto pretendía quemar definitivamente a Keaton y poner en alto al pianista narizotas.

Contra todo, Keaton luce muy bien como el apacible y medio despistado profesor, pero se echa de menos la falta de un buen creador de gags que le permitiera lucirse como solía hacerlo, y según parece, ni él mismo pudo contribuir con gran cosa, pues se impuso al director Edward Sedgwick ajustarse al guión que le entregaron y lo único que se logró fue copiar, de muy buena manera, la estupenda escena alusiva a la seducción y borrachera de “Pobre tenorio” (1931), haciendo que ahora la fascinante Thelma Todd, demostrara por enésima vez, que era de esa suerte de mujeres que se guardan para siempre en la memoria.

Se da el lujo, la rubia Todd, de imponer con su belleza y su picardía los puntos más altos a esta ligera comedia, donde aparte de ella, lo más logrado quizás sea la escena del tren, junto a aquella otra en la que James se ufana de haber inventado un tema musical para la revista… y lo que toca es nada menos que “Singin’ in the rain”, la célebre canción que, el mismo Keaton, junto a Marion Davies y Jacques Haley, había cantado en “Hollywood revue” (Charles F. Reisner, 1929).

Con todo, “PIERNAS DE PERFIL” sería el segundo y probablemente el más fuerte eslabón de la trilogía que realizaron juntos Keaton y Durante, quienes ya habían aparecido en “El amante improvisado” (1932) y luego aparecerían en “¡Queremos cerveza!” (1933).

Pero fueron otros los grandes tiempos del maravilloso Buster Keaton.

Título para Latinoamérica: “SILENCIOSAMENTE”
[Leer más +]
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Buster Keaton en el teatro
Comedia de 1932 más interesante de lo que parece a simple vista. El aspecto visual, en parte de los acontecimientos y del humor, y en los clichés de algunos personajes (especialmente los femeninos) se asemejan a muchas otras comedías de la época, y aunque de por si no destaque por encima del resto, tiene detalles que hacen que su visionado merezca la pena, especialmente la presencia del genio del cine mudo Buster Keaton, siendo está una de las pocas películas sonoras que ha protagonizado, que aunque demuestre que el humor verbal no sea precisamente su fuerte, sigue demostrando un gran nivel en el humor físico, que da fruto a los mejores momentos de la película. Entre los mejores momentos destacaría la parte de los trenes (que recuerda a la obra maestra de Keaton, “El maquinista de la general”, pero sin llegar a su nivel) y el desenfrenado número final.

En resumen, una comedía que se salva casi únicamente por la presencia de Buster Keaton, que hace lo que puede con un guión débil, si este hubiera estado más pulido y con gagas más elaborados, estaríamos seguramente ante una gran comedía, quedando únicamente algo simpático.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil